PUBLICIDAD

Opinión

Hacer política sin morir en el intento

Es importante que las personas cambiemos el paradigma del político desde la base, cuando alguien cuestiona ¿ustedes qué tienen que ofrecerme?

Gabriela Cisneros Gallegos
Analista

jueves, 28 julio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Es muy trivial escuchar las frases que hacen denostar o nos señalan al quehacer político como una de las peores ocurrencias y ocupaciones del ser humano. Desde convertirse en seres privados de inteligencia, pero sobrados de astucia, arribistas, ventajosos, corruptos hasta esa frase que dice que el arte de la política es experimentar ánimos coprológicos, para poder ingerir  heces sin hacer gestos. El tema político se convierte en un tópico incomodo, polarizado, escabroso y a veces inmoral.

Lo cierto es que al menos en Ciudad Juárez encontramos más de 300 organizaciones civiles, cientos de comités de vecinos, grupos de padres de familia en las escuelas, asociaciones de matrimonios, clubes de motociclistas o de ciclistas, protectores de mascotas, vecinos organizados, ambientalistas, estudiantes en sus consejos técnicos, filántropos, mujeres marchando el 8 de marzo y una de sus finalidades, que tal vez no este implícita, es la de hacer política. En la votación de junio del 2021, se tuvo la participación de 437 mil 529 juarenses que apostaron por alguna de las opciones partidistas actuales, incluso la de la nulidad del voto.

PUBLICIDAD

La definición puntual de lo que es política no es de mi dominio o franco conocimiento, la RAE nos dice que es “arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados”. Su humilde servidora es médico de profesión, de las áreas públicas, federales, estatales y municipales, y cualquiera pudiera pensar entonces si hacer este análisis es necesario y creíble desde mi experiencia.  Pero según la evolución de las definiciones y los nuevos enfoques respecto a la política, nos plantean que somos seres que desde nuestra libertad hacemos acuerdo, buscando una mejor convivencia porque vivimos como seres humanos y con seres humanos. Es decir, somos políticos desde que somos sociales. En la mesa de los hogares se hace política para decidir en qué gastar las quincenas, quién hereda propiedades, organizar vacaciones, se hace política cuando se organiza el cuidado de un parque, organizar graduaciones, cuando se alza la voz por una mujer desaparecida, para exigir aumentos salariales, y claro en los diferentes escenarios que involucran familias, empleados, vecinos, jóvenes, y ¿por qué no? los profesionistas de la salud. 

Las quejas de las personas, cuando hacemos alusión a una convocatoria política casi siempre son las mismas: “solo nos piden el voto y no vuelven”, “¿qué nos van a dar si los apoyamos?”, en una retórica que hace referencia a los espacios de poder y la asimetría entre gobernantes y gobernados. Como si los primeros por hacer oficio político, gozaran de inmunidad y privilegios que nosotros los gobernados a modo de víctimas de un sistema les otorgamos. A veces olvidamos que el político antes de eso es persona, amigo, padre o madre de familia, sujeto con obligaciones y derechos, creyente y también ha estado como usted y como yo arreglando el mundo tomando sorbos de café. Olvidamos que la base ciudadana, vecinal, partidaria o sindical es la que a través de los impuestos, votos o asambleas, tiene el poder real y sustancial de hacer cambios en un beneficio común.

Los tiempos y las nuevas sociedades, exigen que la ciudadanía se organice para tomar decisiones dentro de la tarea pública, sobre todo en el manejo del presupuesto, por ejemplo hace un par de semanas, 21 mil juarenses participaron para apoyar las propuestas ciudadanas para beneficiar a 96  proyectos locales, con el uso de 300 millones de pesos, eso es político.

Como gremio de salud, hemos tenido participaciones desde la pugna por derechos, la seguridad en nuestros empleos, exigir condiciones óptimas de trabajo, derechos sindicales, hemos marchado por el derecho a la protección de la salud de todos  los mexicanos, sin embargo, no estamos en los espacios de toma de decisión, ni con la representatividad suficiente, gritar desde el desierto en un coro de pocas voces, no hace cambios sustanciales; por ello la organización colectiva es necesaria, así como encontrar en el quehacer político, en un partido o sin él, brinda la oportunidad de generar catalizadores de cambios reales y mejores presupuestos.

Resulta complejo imaginar por ejemplo que a más de 2 años de pandemia, sean contados los espacios políticos para algún personaje de la salud, candidaturas mínimas en cualquier proceso, poco apoyadas. Sería honroso tener personal de enfermería, médico o de cualquier área afín a la salud, como alcaldes, diputaciones, regidurías, ya que en ese sentido, se conoce de primera mano las necesidades y administración de los recursos de salud. Lo mismo pensará tal vez alguien del gremio magisterial respecto a la educación, los obreros de las empresas maquiladoras, respecto al trabajo, los jóvenes universitarios, las jefas de familia, las mujeres en general  y es posible, muy posible que todos tengamos nuestra parte de razón.

Es importante que las personas cambiemos el paradigma del político desde la base, cuando alguien cuestiona ¿ustedes qué tienen que ofrecerme? Puedo pensar en todo lo que esa persona tendría para aportar a un proyecto político de cualquier índole y creo que esa es la clave, si las voluntades fueran encauzadas a cambiar los cuestionamientos tal vez con un simple ¿qué puedo aportar yo a estos proyectos? Pensando desde el quehacer político que empieza en lo privado y luego se hace público, sería un comportamiento muy diferente para nuestros gobiernos. Dejar de romantizar y de hacer deidades que hacen favores milagrosos,  a quienes ejercen la política, pero también dejar de estigmatizarlos de criminales omnipotentes, porque al hacerlo, como gobernados estamos marcando una desigualdad y dotando un inmenso y tirano poder, y como dijera un gran amigo en una charla a un gran político cuando le dio su confianza ¿a quién le gusta firmar cheques en blanco?

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search