PUBLICIDAD

Opinión

Cultura de la paz para el buen vivir

Hablando de adicciones y la Paz

Según las últimas estimaciones globales, alrededor del 6% de la población de entre 15 y 64 años ha consumido drogas al menos una vez durante el último año

Dra. Adriana Guadalupe Varela Prieto
Doctora en Psicoterapia Humanista

lunes, 19 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Según las últimas estimaciones globales, alrededor del 6% de la población de entre 15 y 64 años ha consumido drogas al menos una vez durante el último año, mientras que 3.3 millones de personas, es decir, el 13% del total de quienes utilizan drogas, sufren trastornos por su consumo.

En México, en el período de pandemia, el consumo de drogas duras en adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años aumentó un 15%. Por otro lado, el consumo de mariguana subió un 17% y el de alcohol, un 14%.

PUBLICIDAD

México se caracteriza por la ausencia de respuestas extremas, tratamientos y acceso a medicamentos para atender esta lamentable problemática, que la mayoría de las veces deriva en situaciones desfavorables para las familias. 

Según los estudios, el consumo de sustancias adictivas como el alcohol, tabaco y otras drogas, puede ir de leve a moderado, grave y ultragrave, que ya se convierte en adicción misma, que funciona como un mecanismo de liberación o anestesia de algún malestar relacionado con ansiedad, soledad, culpa o tristeza. 

Por otra parte, las estadísticas confirman que a nivel mundial 20% de los adolescentes presenta un riesgo de adicción a las pantallas, sobre todo entre los 14 y los 16 años.

Otra adicción muy de moda en la actualidad es la adicción a los videojuegos, en realidad las adicciones se van desarrollando cuando se tiene algún vacío en la vida. En el caso de los videojuegos, los expertos afirman que las personas prefieren vivir en su personaje o en su granja que vivir su propia vida, es una especie de fuga que genera dopamina y una sensación de bienestar. Los videojuegos enganchan porque ofrecen refuerzos positivos de forma inmediata. 

Y qué decir de la adicción a las redes sociales y la dependencia emocional que generan los likes y el número de seguidores, en un afán de obtener aprobación de la sociedad mediante los dispositivos. Esto se conoce como dependencia sin sustancias, ya que hay personas que incluso experimentan ansiedad al quedarse sin batería o sin conexión a Internet. 

Y no se trata de generar un proceso de separación de los dispositivos y las redes sociales, no; de hecho, se ha demostrado que son de gran utilidad por ofrecer alternativas de conocimiento, trabajo, y entretenimiento. Se trata de construir una relación sana, madura y responsable alrededor del uso de las mismas, y en general, una relación sana a nivel intrapersonal fincado en procesos de paz interna. 

Parece que la sociedad se va en caminando hacia una dificultad interior para aliviar su malestar basado en miedos e insatisfacciones personales y colectivas. Aún no se tienen datos confirmatorios, pero ya se puede dilucidar cómo, en este momento de la historia de la humanidad después de la última pandemia, el miedo fue la emoción más recurrente y universal. Miedo a la muerte, a perder el trabajo, a la misma incertidumbre y fue un proceso que se configuró resultando en miedo al propio miedo. El miedo está siempre detrás de la adicción. Y el miedo es una de las emociones que más alejan a las personas de sentir paz.

El tratamiento de las adicciones no se debe reducir sólo al uso de sustancias, se debe trabajar hacia desarrollar competencias en torno a la relación con el malestar emocional, para permanecer en este mundo de manera significativa encontrando un sentido y trabajando en procesos de paz hacia el interior. Y por parte de las autoridades, urgen estrategias de atención y sobre todo de prevención como cometido social que combata este asunto, que es ya un problema de salud pública. 

------------------------------

Cultura por la Paz es un proyecto de El Diario de Juárez en alianza con el Tecnológico Nacional de México, campus Juárez;  el Comité de Pacificación  y Bienestar Social (Copabis), y el Centro Familiar para  la Integración y Crecimiento A. C. (CFIC).

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search