PUBLICIDAD

Opinión

Había una vez un Museo en el Valle

En el Valle de Juárez hay un lugar improbable que muchas personas, tal vez, no conocen

Hernani Herrera
Analista

lunes, 02 mayo 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

En el Valle de Juárez hay un lugar improbable que muchas personas, tal vez, no conocen. Se encuentra más o menos en el kilómetro 29 de la carretera Juárez Porvenir. Justo en el ejido de San Agustín de donde sobresale un edificio del gris pavimento por su pintoresca fachada. Ese es el Museo Regional del Valle de Juárez, el cual cumplió 40 años de haber sido inaugurado un 30 de abril de 1982. 

Generalmente cuando alguien escucha sobre el Valle de Juárez se piensa en lo peor, en un lugar aislado e intraspasable. Muchas otras ni siquiera logran reconocer dónde está o qué es. Sobre todo en las nuevas generaciones no hay nociones del Valle, pero claro que eso no es culpa de la juventud. Fueron procesos sociales y económicos los que quisieron borrar al Valle del mapa. Estos problemas son parte de una realidad, que se debe reflexionar, dialogar y buscar transformar.

PUBLICIDAD

He ahí la importancia de un lugar como el museo de “Sanagus”,  pero ¿cómo se haya en un lugar tan improbable? Pues bien, la historia comienza por un profesor que llegó por error a la Primaria Plan de Ayala en San Agustín en 1959. En realidad se bajaba en San Ignacio, no obstante se quedó ahí y empezó a sacar a sus estudiantes a recorrer los alrededores de la escuela. Durante sus expediciones los alumnos empezaron a encontrar piezas de todo tipo, hasta llenar las estanterías e ir formando toda una colección de fósiles, máquinas de escribir y pinturas.

Un proyecto que se mantuvo en pie gracias al sustento económico del “Profe Robes”, como le decían de cariño. Así como del apoyo de la comunidad, artistas, gestores y activistas. Ahora el museo se encuentra en una nueva etapa, dirigido por el Profr. Ernesto Robles. Así, se sigue buscando impulsar las juventudes, las infancias, los adultos mayores y el espíritu comunitario. El Museo es una propuesta distinta a una realidad impuesta desde escritorios y burócratas. 

El Valle se mantiene en la memoria de la gente cuando se iban a hacer días de campo. Con sus campos de algodón y un río Bravo de admirar. Hoy la imagen es muy distinta, pero se deben desmantelar ciertos prejuicios. El Valle no se puede reducir a cosas negativas, que lo único que han hecho ha sido aislarlo. El Valle merece ser escuchado, conocido y amado. Esa región preserva un fuerte arraigo de identidad, que muchas familias presumen con orgullo. Desde Loma Blanca hasta el Porvenir, por eso debemos empezar a divulgar otra cara.

El Museo tiene por objetivo mostrar a quien lo visite esa riqueza cultural e histórica de un lugar que han olvidado políticos y candidatos. Es así que la existencia de grupos cautivos es vital para esa labor. Como el Consejo del Adulto Mayor, que se reúne cada jueves, o el grupo Semilleros del Valle, conformado por estudiantes de diversos grados preocupados por el lugar donde viven. La gente tiene que saber que en ese lugar a la orilla del Bravo hay espíritus gigantes.

Son cuatro décadas de arduo trabajo en ese lugar improbable, que para sorpresa de muchos sigue vivo y brillando a la orilla del río. Sus salones han sido testigos de la visita de Lázaro Cárdenas, la lucha contra el tiradero de Sierra Blanca y las risas inquietas de infantes. Sus salas ahora vibran con los ecos de la historia que hoy nos negamos a olvidar. 

El camino no ha sido fácil, pues el “Profe Robles” batalló mucho para que los gobiernos reconocieran la importancia de un espacio así en el Valle. Y hoy, con orgullo se puede decir que hay un relevo generacional, solo falta con visitar el museo para encontrarte a esas almas inquietas. Una juventud que defiende ese legado histórico.

Vayan a visitar un fin de semana el Valle de Juárez. Créanme que se van a sorprender y quienes sean más grandes sentirán nostalgia. Ver los campos, respirar un aire puro y apreciar el volar de las garzas nos saca a otro mundo. ¡El Valle no se olvida, el Valle vive! Y no dejen de pasar por ese lugar improbable donde se lucha, se ama y se sueña un mundo mejor.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search