Opinión
OPINIÓN

Ha sido 'güevornador' y pretende escoltas al irse

Dicen los agentes que cómo se atreven a pedir escoltas si ha sido evidente el desprecio que han mostrado a su labor, ni condiciones dignas de trabajo les ofrecen

LA COLUMNA
de El Diario

lunes, 05 abril 2021 | 06:00

• Ha sido “güevornador” y pretende escoltas al irse

• Definen prioridades en arranques de campaña

• Ganan más los federales sin exponerse a “topones”

• Siguen oxidándose los Torino 2014

Del tamaño de las culpas es el miedo. Ahora la prioridad de Javier, “El Güevornador” Corral, en el Congreso del Estado es concluir durante las semanas siguientes una serie de reformas a la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, a la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Pública y a la Ley de la Fiscalía General, que le garanticen seguridad personal luego de terminar su administración.

Turnadas las propuestas a la Comisión de Seguridad –que preside la panista Georgina Bujanda e integran Gustavo “Pichú” de la Rosa, Fernando Álvarez, Jesús Villarreal y Marisela Sáenz–, en suma plantean finiquitar la separación de la inútil Secretaría de Seguridad y la Fiscalía.

En apariencia a eso se orientan las reformas planteadas, algo de estética y cosmética que institucionalizará el fracasado modelo de seguridad y la laxa política criminal del régimen corralista.

Pero esconden además todo un título denominado “de la seguridad y protección de las personas funcionarias públicas al concluir su encargo y nombramiento”, mediante el cual se obligará al siguiente jefe del Ejecutivo a darle escoltas a su antecesor durante cuatro años.

“La seguridad y protección, tratándose de la persona titular del Poder Ejecutivo, será por el período de cuatro años contados a partir de la conclusión de su nombramiento”, establece la posible adición a las normas, sin determinar el número de elementos que se habrán de disponer.

Además, en el colmo de los absurdos, propone dotar de escoltas a quienes fungieron como secretarios de Seguridad y de Gobierno, en este caso Emilio García Ruiz y Luis Fernando Mesta, por el tiempo proporcional en que tuvieron esos cargos, igual que al fiscal general, César Augusto Peniche.

“Los elementos que proporcionarán la seguridad y protección personal a que se refiere el artículo anterior estarán dotados del equipamiento necesario para el ejercicio de su función”, agrega. Todo con cargo al erario, por supuesto.

Pretende con esto blindarse a “El Güevornador”  y también a sus funcionarios una vez terminada la gestión, como si algo temieran a pesar de los nulos resultados en materia de seguridad, como si el sometimiento a los grupos criminales no hubiera existido.

Entre los grupos especiales estatales la propuesta ha resultado difícil de creer. Lógico, dicen los agentes que cómo se atreven a pedir escoltas si ha sido evidente el desprecio que han mostrado a su labor, ni condiciones dignas de trabajo les ofrecen. Ni en sus funerales se paran cada vez que hay un caído.

Por otra parte, el costo económico de mantener la seguridad a los que pronto serán exfuncionarios no se aborda ni por error en la iniciativa que ya comenzó a ser analizada por los diputados.

•••

En el arranque de campaña definieron sus prioridades los candidatos a la gubernatura que participan en esta elección. Para empezar los punteros, Maru Campos de la coalición PAN-PRD y Juan Carlos Loera de Morena, Partido del Trabajo y Nueva Alianza, no desperdiciaron ni un minuto.

La alcaldesa de Chihuahua con licencia arrancó en La Boquilla, al sur del estado. Mandó el mensaje contra Morena y la 4T desde el emblemático punto que incrementó los odios a la gestión federal morenista.

Por la tarde de ayer, además, hubo una megacaravana por la capital en apoyo a la panista. Sería una muestra de fuerza, arranque de campaña en su tierra y respuesta política al auto de vinculación a proceso dictado la noche del Jueves Santo. No le dejó hueso sano a Corral en sus señalamientos.

Loera de la Rosa, por su parte, lo hizo desde su terruño, donde tiene asentada la gran estructura electoral que lo pone con una ventaja que las cuentas alegres morenistas no bajan de dos a uno en lo que respecta a la frontera y municipios vecinos.

Ese arranque del fundador morenista también sirvió para el despliegue de dicha estructura que posee en Juárez, la cual comenzó a movilizarse a la capital y a la Sierra, donde buscará afianzarse en el electorado.

La otra candidata que empezó derrochando esfuerzo y buscará capitalizar el desgaste de los punteros, Graciela Ortiz, del PRI, comenzó con una estrategia adecuada a los tiempos de la pandemia. Vía redes al primer minuto del domingo develó lonas con su nombre y de los candidatos a diputados federales por todo el estado.

El resto de los aspirantes, con posibilidades escasas en realidad, hicieron su luchita por sobresalir en la agenda de los arranques. Fue poco el impacto, señal de que la carrera difícilmente dará sorpresas más allá de los que lideran las preferencias.

•••

La tropa de estatales expuesta a los “topones” y emboscadas en la Sierra recibe órdenes desde la capital del estado por parte de los mandos federales comisionados a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, cuyo número se incrementó con la llegada de Emilio García Ruiz hace más de un año.

Los agentes de la extinta Policía Federal, hoy Guardia Nacional, enviados como jefes de la Comisión Estatal de Seguridad, ni se despeinan por un sueldo que roza los 30 mil pesos más su compensación arriba de 10 mil que se les paga religiosamente cada mes.

Viáticos no les faltan, además, cuando llegan a salir de la ciudad a operativos especiales o comisiones en las zonas más calientes de la entidad, a donde llegan, comen y se van.

Los estatales de origen, en cambio, batallan por una compensación mínima y un sueldo que en promedio apenas rebasa los 13 mil pesos. A los federales eso no les preocupa dado que llegaron a Chihuahua ya con grados asegurados, desde subinspector hasta inspector en jefe.

Tras el último ataque sufrido en Madera –sí, otra vez Madera– los policías estatales intensificaron sus quejas por el desamparo en el que se encuentran. Algunos creyeron los discursos iniciales del secretario García Ruiz de que serían dignificadas las tropas. Hoy están decepcionados. Su jefe la pasó de vacaciones en la Ciudad de México.

A ello obedece en buena medida la falta de resultados de la CES, que ha sido notable todo el quinquenio, y lo peor es que ahora crece la preocupación porque los mandos federales aseguran tener garantizado el cargo hasta en el siguiente gobierno, gane quien gane.

¿De qué tamaño será esa mafia de los federales que se siente tan segura de permanecer en Chihuahua incluso cuando acabe la gestión corralista que la instauró y dejó crecer en el estado?

•••

Oxidándose y desgastándose por el sol se encuentran más de 20 camiones rotulados con los logos del “Bravobús”, todo porque el director de Transporte y el juarense secretario de Desarrollo Urbano, David Holguín y Luis Felipe Siqueiros, se adelantaron a toda planeación.

Entre ambos se echan la pelotita ahora pero ya tienen más de un mes las unidades conocidas entre los choferes como los Torino 2014.

Son meras chatarras con ruedas, arreglados con “mexicanadas” y, eso sí, muy coloridos por lo único nuevo que tienen, el plastificado azul, naranja y blanco con el nombre del fracasado sistema de transporte mal diseñado para Ciudad Juárez. Mal honor le hacen con eso a los Bravos del fut.

Si bien va y arranca la segunda ruta troncal en la frontera, que sigue siendo la causa de muchas molestias de miles de juarenses, los camiones desechados en la capital van a circular por la Tecnológico, Triunfo de la República y 16 de Septiembre hasta dentro de algunos meses.

Pero alguno de los dos funcionarios, Holguín y Siqueiros, se avorazaron y los rotularon en Chihuahua. Quién sabe si lo hicieron con algún interés económico de por medio o nomás por quedar bien con el patrón que despacha en Palacio de Gobierno, Corral, que por cierto estará hoy en las oficinas de Pueblito Mexicano tras aventarse más de una semana de vacaciones.

Ahora esos camiones sólo ocupan espacio en los patios de la Operadora de Transporte en la capital y se mueven de un cajón a otro ocasionalmente, agregándole el desgaste por el sol al mecánico que ya tienen desde hace años.