OPINIÓN

Ha muerto tras caer en los tubos del vapor

Don Carlos estuvo en agonía por alrededor de 10 días tras caer sobre los tubos del baño de vapor en el Club Campestre de esta ciudad. Sufrió fuertes quemaduras en su cuerpo

LA COLUMNA
de El Diario
martes, 03 diciembre 2019 | 06:00

• Ha muerto tras caer en los tubos del vapor


• Más que a la deuda le temen a Pensiones 


• Alista el IEE formal reversa a plebiscito


Ha muerto aquel respetable señor del que hablamos en este espacio el pasado 22 de noviembre, el célebre, alegre taekwondoín, don Carlos Pérez. 

“Descanse en paz, G.M. Carlos Porfirio Pérez Barrio, quien fuera presidente de la Asociación Estatal de Chihuahua y miembro del Consejo Directivo de la Federación Mexicana de Tae Kwon Do”.

Así dice la esquela que dicha agrupación divulgó entre sus agremiados ayer tras enterarse del fallecimiento de su compañero. Falleció en Lubock, Texas (en la versión digital de La Columna presentamos la ilustración correspondiente).

Don Carlos estuvo en agonía por alrededor de 10 días tras caer sobre los tubos del baño de vapor en el Club Campestre de esta ciudad. Sufrió fuertes quemaduras en su cuerpo.

Ya serán las investigaciones ministeriales correspondientes las que definan las causas finales de su deceso. Presumiblemente el señor Pérez cayó sobre los tubos hirvientes de vapor tras un desvanecimiento. 

Socios del Campestre que atestiguaron los hechos consideran que don Carlos no tuvo la atención rápida necesaria ni suficiente para evitar que sufriera mayor daño tras sufrir el desmayo.

Los directivos del Campestre han mantenido bajo obvias reservas el caso pero seguramente llegará el momento de las explicaciones respectivas tanto a la sociedad juarense como, específicamente, a sus cerca de 800 miembros.

Es una vida la que ha sido perdida en ese incidente.

Que descanse en paz.


***

Entre la múltiple carga de pasivos que enfrenta el Estado preocupa más el peso de las pensiones y el servicio médico de los burócratas, que hasta el de la deuda pública.

Tras la entrega del proyecto de Presupuesto de Egresos 2020 por parte del secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez, a la primera hojeada que le dieron en el Congreso saltó a la vista entre los incrementos destacables el de Pensiones Civiles del Estado.

El colapso financiero de la dependencia y la carga cada vez mayor al presupuesto público es notable. Si el año corriente PCE cuesta a los chihuahuenses cuatro mil 443 millones de pesos, el próximo se elevará a cinco mil 140 millones de pesos.

El aumento de un año a otro será de 15.68 por ciento, como ninguna dependencia comparable en tamaño. El gasto en seguridad, como ejemplo, tendrá un incremento del 13 por ciento, y es de los más altos que se presumen en el proyecto 2020, el destinado a proyectos de la Fiscalía General del Estado.

La programación de pago directo a la deuda pública crecerá a tres mil 136, con lo que absorberá un 4.17 por ciento del Presupuesto de Egresos. Pensiones por sí misma se llevará un 6.56 por ciento del gasto global estimado del Gobierno del Estado.

La crisis de PCE ha empeorado pese a recortes insignificantes y poco sustanciales que ha hecho Alberto “Tito” Herrera, que sólo han enardecido a los burócratas, porque cada vez es peor el servicio que brinda.

De fondo no hay alguna acción tendiente a enderezar el barco. Por el contrario parece que la instrucción es la de hundirlo.

El problema es que PCE no se lleva de corbata sólo a sus asegurados y derechohabientes. Llevarse más del seis por ciento del presupuesto –cuando el gasto de inversión en obra no alcanza tampoco el 4 por ciento– es una señal de que arrastra las finanzas estatales sin freno alguno.


***

Tras la decisión del alcalde Armando Cabada de cancelar el proyecto que había propuesto para modernizar el alumbrado público, el que quedó en el limbo fue el Instituto Estatal Electoral (IEE).

Como el organismo responsable de las elecciones ya había declarado procedente un plebiscito, formalmente tiene ahora que cancelarlo.

Se espera que en esta semana el Ayuntamiento juarense notifique formalmente su acuerdo para que el IEE haga lo propio.

Lo conducente es declarar sin materia el plebiscito acordado el 11 de octubre, debido a que la autoridad municipal promotora del proyecto de alumbrado público determinó cancelarlo, con lo que obviamente se hace innecesaria la consulta.

Por cierto, para futuros ejercicios el año próximo el IEE deberá ser dotado de entre 50 y 70 millones de pesos extra en su presupuesto.

Parece un exceso a la vista de los ciudadanos comunes, pero los promotores de la participación ciudadana y la llamada democracia participativa consideran necesarios los mecanismos que inciden en las decisiones públicas, fuera de los procesos electorales habituales.

Por eso, independientemente de los 150 millones de pesos que anualmente debe distribuir a los partidos políticos y lo que le queda para la operación rutinaria, si se quiere que la Ley de Participación Ciudadana cobre vida plena, hace falta dinero.

De lo contrario el IEE y la norma que se estrenó con el plebiscito de Chihuahua nomás estarán para andar dando lástimas, como pasó en las últimas semanas.


***

El sábado se arranca Armando Cabada con todo en la ciudad de Chihuahua, o al menos tenemos la presunción que tras el Colectivo Ciudadano que será presentado en el salón de eventos Verona, quien es la mano que mece la cuna es el alcalde independiente.

Estará en ese evento como invitada especial la periodista Beatriz Pagés. Será a las 12 del mediodía.

La asistencia se espera nutrida de líderes sociales, posiblemente el independiente alcalde Parral, Alfredo Lozoya, y al menos una centena de políticos “pesados” de distintas partes del estado.

Prometen que harán buen ruido. En versión digital una copia de la invitación.