Opinión

Gorogachi

La enorme dimensión del estado de Chihuahua no solamente se mide por la extensión de su superficie, sino también por la grandeza de su gente y la diversidad de sus paisajes

Juan Carlos Loera de la Rosa
Político

domingo, 06 septiembre 2020 | 06:00

La enorme dimensión del estado de Chihuahua no solamente se mide por la extensión de su superficie, sino también por la grandeza de su gente y la diversidad de sus paisajes, pero además, la amplitud de sus vocaciones productivas (industrial, ganadera, agrícola, forestal y minera) son propicias para que un gobierno como el actual, dedicado principalmente a asegurar el bienestar de la gente mediante el ejercicio de la inclusión, la pluralidad, la justicia y la democracia, el desarrollo integral llegue a todas las comunidades, incluidas las del Chihuahua profundo.

Hace un par de semanas junto al ahora secretario del Bienestar, Javier May Rodríguez emprendimos desde la capital del estado el largo camino hacia Gorogachi en el municipio de Chínipas de Almada, la tierra de donde fue originario el destacado historiador y gobernador del estado, Francisco R. Almada; el motivo principal fue visitar las comunidades de Aprendizaje Campesino, las cuales son el núcleo del programa Sembrando Vida que el secretario May ha sabido llevar a buen puerto; para llegar a Gorogachi saliendo de Chihuahua se emplean 12 horas, más de la mitad de ellas son por terracería, a nosotros nos tomó un día y medio, ya que hicimos escalas en el ejido San Alonso del seccional San Rafael, municipio de Urique y en Témoris, la cabecera municipal de Guazapares (siete mil 500 habitantes). En San Alonso nos reunimos con los sembradores que están dentro del programa y en Témoris con los 20 facilitadores del programa, profesionistas con amplios conocimientos en la materia, agrónomos, biólogos, ingenieros ambientales, forestales, fitotecnistas y también sociólogos y trabajadores sociales, estos últimos son los operadores territoriales, todos ellos llevan una consigna: bienestar para las comunidades.

El ejido San Alonso, donde los 68 beneficiarios de Sembrando Vida pertenecen a la etnia Rarámuri, también es la sede de uno de los dos campus en el estado de la Universidad del Bienestar Benito Juárez, la cual es completamente gratuita y además el 100 por ciento de sus estudiantes reciben la Beca Jóvenes Escribiendo el Futuro, esta consiste en un apoyo bimestral en efectivo de cuatro mil 800 pesos, sabemos con plena certeza que de este semillero habrán de egresar generaciones que impulsarán el desarrollo de sus propias comunidades.

Ya rumbo al municipio de Chínipas y luego de pasar por la esplendorosa y mundialmente conocida Barranca del Cobre llegamos al punto final del asfalto, el entronque Bahuichivo-Guazapares; ambas localidades también cuentan con estaciones de otro gran atractivo chihuahuense, el ferrocarril Chihuahua al Pacífico, o Chepe, como es popularmente conocido. Esta obra magna que fue concluida en 1961 comunica a Chihuahua con el vecino estado de Sinaloa, es justo aquí en este entronque donde la travesía se hace más interesante, y empieza una carrera de resistencia para aguantar lo complicado del camino, cuyas condiciones en un tramo determinado han mejorado por los trabajos que ha hecho la empresa Palmarejo -concesionaria de la mina-, para adecuarlo a las condiciones necesarias hacia, o desde la mina; esta es una de las fuentes principales de la extracción del oro y la plata en el estado y que actualmente proporciona empleo a 878 personas. En ese mismo entronque empieza el camino hacia lo que se conoce como la Baja Tarahumara, aquí el tipo de vegetación empieza a diferenciarse, lentamente vamos ingresando a otro ecosistema y la actividad forestal empieza a declinar; de hecho, ya en el municipio de Guazapares donde una de las actividades económicas más importantes es la ganadería, pudimos apreciar una gran diversidad de ganado vacuno, encontramos algunas vacas muy gordas, incluyendo algunas exóticas.

En este gobierno se han ampliado las actividades productivas dándole impulso y empleo a 395 sembradores de mezquites que ya están recibiendo el pago por el esfuerzo de su trabajo. 

Palmarejo está ubicada en el municipio de Chínipas (siete mil 400 habitantes), pero muy cerca del límite con Guazapares, incluso la gran mayoría de los trabajadores de la mina son guazaparenses. Así como la vegetación cambia en esta parte de la sierra, lo mismo ocurre con el relieve que se torna muy accidentado y también con la temperatura, puesto que la ruta hacia las comunidades del barranco es cuesta abajo y el ambiente se torna cada vez más cálido. Chínipas es uno de los primeros asentamientos formales en el estado, está enclavado en la Sierra Madre Occidental, su fundación data de 1626, aquí el tiempo parece haberse detenido. Como lo dije antes el acceso a este pintoresco sitio es por terracería, la señal de telefonía celular e internet opera con muchas deficiencias, sin embargo, la imagen urbana es pulcra. Enmarcado por el Río Chínipas, el pueblo cuenta con sus calles pavimentadas y banquetas casi en la totalidad de la cabecera, las casas y negocios en su gran mayoría tienen colores vivos y alegres que invitan a la convivencia entre sus habitantes.

Por otra parte, debo decir que las 166 localidades restantes del Municipio de Chínipas adolecen de serios rezagos, como lo he mencionado anteriormente en varias ocasiones, el aislamiento del Municipio y la ausencia del Estado condenaron por décadas a las comunidades (tanto en lo alto de la Sierra como en el barranco) al poder fáctico propiciando así la emigración cada vez más y controlando muchas de las actividades en la región, principalmente aquéllas al margen de la ley, esto ha provocado serias deficiencias en el sistema de salud, descuido en la infraestructura escolar y una grave carencia en vías de comunicación entre las comunidades; de hecho, al igual que en los municipios de Morelos, Urique y Batopilas, a los pobladores se les ha hecho sentirse más identificados como sonorenses o sinaloenses, que chihuahuenses, puesto que para ellos es mucho menos complicado el intercambio comercial, el abastecimiento de insumos y otras actividades como lo son el acceso a la educación superior y las transacciones bancarias con centros poblacionales como Álamos y Navojoa en Sonora, o Choix y Los Mochis en Sinaloa. 

El gobierno de la Cuarta Transformación ha emprendido una gran política de reivindicación para las comunidades en Chínipas basada en la inclusión de grupos prioritarios como los jóvenes, los integrantes de los pueblos originarios y los trabajadores del campo. Un gran ejemplo de ello se refleja en Gorogachi, lugar donde junto a Javier May nos reunimos con toda la comunidad compuesta por alrededor de 50 familias, quienes haciendo valer la frase del escudo del Municipio, nos trataron con hospitalidad y sinceridad.  Las palabras del presidente del comisariado ejidal, Ricardo Lagarda no pudieron ser más elocuentes respecto al éxito del programa Sembrando Vida: “Ya nada más quedábamos cinco familias en Gorogachi, las demás habían emigrado a buscar trabajo en Hermosillo, Álamos y Navojoa; con la llegada de Sembrando Vida mejor nos regresamos porque ya tenemos trabajo y podemos cultivar nuestras tierras”.  

Ahí en Gorogachi se da todo, hay suficiente agua, nos dijeron los pobladores, y han tenido buenas experiencias con el aguacate, el limón y hasta con los nogales. Por eso, además de apoyar para la siembra de granos básicos como maíz y frijol se estarán plantando 220 árboles por hectárea de aguacate y nogal acompañados del asesoramiento técnico de los facilitadores así como el fortalecimiento de la comunidad en el aspecto social.   

Nuestra presencia en Gorogachi también sirvió para entregar los cachitos de la rifa del avión presidencial, donados por la Fundación Delia Morán del grupo Vidanta a las dos escuelas de la comunidad y una de Mesa de Zamorano beneficiarias del programa La Escuela es Nuestra.   

De esta manera la Cuarta Transformación llega hasta lo más profundo de Chihuahua, cumplimos con la obligación de un gobierno emanado del pueblo, propiciar el bienestar de toda la población y dando prioridad a quienes habían sido relegados por la dictadura neoliberal.