Opinión

OPINIÓN

Golpes, reacomodos y peligros

Dicho en frase común, el poblado de Creel permanece a la buena de Dios. No cuenta con un solo policía municipal o agente de Vialidad

LA COLUMNA
de El Diario

domingo, 26 septiembre 2021 | 06:00

Dicho en frase común, el poblado de Creel permanece a la buena de Dios. No cuenta con un solo policía municipal o agente de Vialidad. Tampoco hay presencia de agentes estatales ni militares. A lo mucho “rondines” simuladores de la Guardia Nacional y caravanas inútiles de “fuerzas estatales”.

Presentamos en esta edición fotos de la “comandancia” de policía sola, cerrada. A 15 minutos de ahí está Bocoyna, la cabecera municipal; y a 15 de Bocoyna, San Juanito.

Un testigo nos compartió un breve video de un pequeño grupito de “amanecidos” junto a un puesto de comida tarareando lo que intentan ser las letras de “Que me lleve el Diablo”. Una guitarra suena sin emoción hasta la vialidad principal.

Esos tres poblados terminaron al final del corralato “gobernados” por el crimen organizado a pesar de que, paradójicamente, integran la zona con mayor turismo “de aventura” en la entidad. En la misma región se ubica el Divisadero Barrancas (Urique) y a mayor distancia la Cascada de Basaseachi, en el municipio de Ocampo.

Dos o tres amanecidos en la calle representan el mal menor, hasta anecdótico, para los miles de turistas nacionales e internacionales que llegan cada semana a la zona, el problema significativo es la ingobernabilidad que por ahora no afecta sustancialmente a los visitantes, pero sí a las decenas de miles que viven ahí. Es un cotidiano calvario.

Vale la pena tocar el tema porque hay nuevos funcionarios policiacos y ministeriales en Chihuahua que si bien conocen a grosso modo cómo corre el agua de la violencia en aquella región y aún en Juárez, no tenían siquiera idea sobre el tamaño real del control existente en la sierra y Cuauhtémoc ni la presencia de “nuevos jugadores” en la cancha fronteriza.

***

Fue detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) a principios de semana en Cuauhtémoc, Jesús Omar G. C., alias “La Changa”, considerado el principal generador de violencia en aquella ciudad pero con lazos precisamente hacia Creel y hacia toda la región de Madera.

Esos lugares fueron tomados durante el corralato por el grupo Gente Nueva, del Cártel de Sinaloa. En sus enfrentamientos contra sus enemigos de La Línea (Cártel de Juárez) hubo masacres de ambos lados.

Policías del estado, federales y hasta militares han caído en las refriegas. La Línea conservó San Juanito, Nuevo Casas Grandes, Zaragoza, Gómez Farías, Buenaventura, etc.

Para la detención de “La Changa” no imaginó el nuevo fiscal General de Justicia, Roberto Fierro, los obstáculos y resistencias que hallaría incluso al interior de las corporaciones. Así se explica al menos un lustro de impunidad.

Hubo serias dificultades tanto al momento de la detención como durante los operativos de traslado y vinculación a proceso. Ayer todavía seguían en preparación de este último paso. Consiguieron vincularlo solo por “tentativa de homicidio” y portación ilegal de arma. Nada.

Tuvo mensaje de fondo en ese sentido que apareciera en la conferencia de prensa y en primer plano el aún fiscal de la zona occidente, con sede en Cuauhtémoc, Jesús Manuel Carrasco Chacón.

Días antes de la detención, fue objeto Carrasco de un inexplicable como supuesto “ataque” de “La Changa”. Todo entre comillas porque Carrasco duró prácticamente los cinco años del corralato en el mismo cargo, “conviviendo” durante todo ese tiempo en la misma ciudad con Jesús Omar.

“Todo allá está plagado de garrapatas”, concluyó un nuevo jefe policiaco que estuvo en el operativo como “observador”, refiriéndose al desempeño de las corporaciones policiacas y también a las fuerzas militares.

El líder criminal se desplazaba por la ciudad y por la región sin mayores problemas en su Mercedes Benz blindada con placas regulares, de cartón por provisionales, pero oficiales. Eran obvias las complicidades desde hace años.

Sin duda habrá reacomodos e intentos de desplazamientos. Cuauhtémoc es una plaza vital para el crimen porque contempla toda la zona urbana de esa ciudad manzanera cada vez con mayor crecimiento y un corredor comercial menonita único en la región norte del país.

También es el centro operativo justo hacia la región turística de Creel-El Divisadero y hacia Guerrero y Madera, donde se conecta con los poderosos grupos delictivos de Sonora.

El fiscal Fierro deberá tener en cuenta todos esos factores para planear el paso siguiente que dará en busca de aminorar la agobiante violencia y disminuir los índices de inseguridad.

Esperemos no se trate una detención, la de “La Changa”, motivada circunstancialmente por el “ataque” a Carrasco y otros muchos delitos de alto impacto cometidos por su banda.

Para la misma salud política del fiscal es vital un plan de fondo que contemple la recuperación de la autoridad policiaca y para la sociedad la paz. Insólito, pero Cuauhtémoc tampoco cuenta con agentes preventivos; se los arrebató al municipio prácticamente por la fuerza Javier Corral y los entregó a la Secretaría de Seguridad Pública estatal con las funestas consecuencias hoy conocidas.

***

También a principios de semana ocurrió en Juárez un hecho que debe alertar a los órganos de seguridad. Hubo cambio de régimen estatal, de administración municipal, de jefes policiacos. Río revuelto.

En Plaza Sendero fue ejecutado a bordo de una pick up GMC Sierra de lujo, último modelo, el empresario inmobiliario chiapaneco, Aarón Clemente L. E.

Ayer hablamos de la conexión entre ese homicidio y el decomiso de una camioneta XTrail cargada de armas de alto poder tanto cortas como largas, cartuchos de distintos calibres y cuatro kilos de cocaína supuestamente de buen grado de pureza.

El aseguramiento ha sido informado, fue llevado a cabo en las calles internas de uno de los fraccionamientos más exclusivos de la ciudad, Misión de los Lagos.

Fuentes policiales han dicho que la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) identificó al vehículo utilizado en Sendero por los sicarios y lo ubicó en una colonia periférica de la ciudad.

Detuvieron ahí los investigadores a un par de individuos. Desconocemos si tienen relación directa con el homicidio, no hay información oficial que hable hasta ahora sobre los avances en esa investigación en particular, pero sí fue posible saber que de ahí se derivó el conocimiento del vehículo cargado con armas y coca descubierto en Misión de los Lagos.

A diferencia de otros operativos donde son ubicados los detenidos como pertenecientes a determinado grupo delictivo local, Artistas Asesinos, Mexicles, La Línea, La Empresa, Aztecas viejos, nuevos, en esta ocasión han hallado los policías la intervención de un individuo apodado “El Chino norte” como líder de “los nuevos en la plaza” que posiblemente haya trabado alguna alianza con alguno de ellos, pero se autodenomina “independiente”, con orígenes operativos en la región de Saucillo, el centro del estado.

Este es otro escenario que debe preocupar al fiscal General del Estado y a la propia Secretaría de Seguridad Pública Municipal, pues en este territorio, en un lugar muy concurrido como Plaza Sendero, se dio la ejecución del empresario; y en otra zona que también se supone bastante vigilada, Misión de los Lagos, el aseguramiento de la XTrail. Ambos hechos enlazados.

No solamente están colocados frente a los grupos tradicionales con bastante poder operativo y de fuego, sino ahora con posibles “visitantes” que incrementan la inseguridad y la violencia.

Esperemos ahora sí sean tomadas las medidas por lo menos de control suficientes y no sigamos bajo el mismo estado de desastre heredado también en materia de seguridad por la administración estatal que se fue el siete de septiembre.

Notas de Interés

Te puede interesar

close
search