Opinión

Gobierno y actores sociales en Juárez

El pasado mes de septiembre la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chihuahua, implementó la Iniciativa Redes Mujeres Constructoras de Paz, cuyo objetivo es la prevención de la violencia y la delincuencia en nuestra ciudad

Antonio Salas Martínez
Analista

viernes, 22 octubre 2021 | 06:00

El Manual sobre la aplicación eficaz de las Directrices para la prevención del delito de las Naciones Unidas menciona que el concepto de éste término se basa en la idea de que el delito y la victimización se ven favorecidos por números factores causales o de fondo que inciden en la vida de las personas y las familias, destacando que los entornos locales facilitan esta victimización y delincuencia. 

Los movimientos de población y la rápida urbanización, en ocasiones sin una adecuada planeación, pueden generar factores de riesgo que en el ámbito local se pueden referenciar como la deficiencia de la infraestructura urbana, precarias condiciones de vivienda y vecindad conflictiva, así como la falta de espacios públicos sustentables. 

Lo anterior pudiera genera un debate de responsabilidad compartida para mantener en condiciones óptimas y seguras los espacios de convivencia común de nuestra localidad para lograr cohesión y fortalecimiento del tejido social, donde gobierno y sociedad tuvieran un compromiso equilibrado en la preservación de áreas de convivencia  diaria, delimitando derechos y obligaciones generando ciudadanía. 

Lo anterior nos invita a reflexionar sobre la importancia de diseñar programas y políticas de intervención considerando a los actores que habitan las zonas donde se pueden ejecutar proyectos, a través de diagnósticos participativos reales que permitan contextualizar las acciones que deben establecerse para la ejecución de estrategias conformadas por indicadores  dimensionados de forma adecuada.

La colaboración institucional en estos esfuerzos comunes es de vital importancia, ya que involucra experiencias y capacidades que permiten garantizar el éxito de esfuerzos que procuran disminuir la incidencia delictiva en Ciudad Juárez. 

El pasado mes de septiembre la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chihuahua, implementó la Iniciativa Redes Mujeres Constructoras de Paz, cuyo objetivo es la prevención de la violencia y la delincuencia en nuestra ciudad. El enfoque  se centra en el rescate de espacios públicos en colonias ubicadas en zonas e atención prioritaria donde se conformaron grupos de redes de trabajo con perspectiva de género, cultura de paz, derechos humanos y pertenecía cultural, considerando a las mujeres en multiplicadoras de procesos de paz a nivel territorial y coadyuvantes de la prevención social de la violencia. 

En el caso de las autoridades municipales, se comisionó a la  Secretaría de Seguridad Pública, a través de la Dirección de Prevención Social a ser partícipes de este proyecto a través de un  esfuerzo para atender necesidades detectadas en los diagnósticos realizados por la institución universitaria iniciando en una primera fase en la Zona de Riberas del Bravo Etapa Nueve. 

En el segmento poblacional atendido se establecieron relaciones con los habitantes del sector que externaron que el principal motor que los impulsa en su cotidianidad son sus familias, la búsqueda de un mejor nivel de vida que les brinde oportunidades económicas, de acceso a la salud y a la educación, pero además manifestaron que la existencia de espacios púbicos en óptimas condiciones puede lograr  una adecuada convivencia entre vecinos y al estar ocupados estos espacios con actividades físicas y recreativas inhibirían la comisión de delitos en la zona. 

La presencia de docentes, funcionarios y policías les ha permitido en las primeras semanas del proyecto participar activamente en el remozamiento de esta área común y proponer soluciones a la problemática que se vive en sus espacios, ya que gracias a la convivencia y al desarrollo de actividades coordinadas por ambas instituciones se sienten seguros y motivados a involucrarse en acciones que blinden el desarrollo armónico de la comunidad. 

Este tipo de colaboraciones deben existir de manera permanente, ya que generan en los ciudadanos confianza y ánimos de ser parte de una transformación que garantiza el desarrollo sustentable, porque detona la apropiación de sus áreas de convivencia común, la buena relación entre los habitantes y crea una conciencia común en adoptar estrategias que prevengan la comisión de delitos. 

Las alianzas estratégicas de colaboración entre los actores académicos y los cuerpos de seguridad deben marcar tendencias en nuestra realidad como ciudad, máxime que son programas que se encuentran en su etapa de ejecución y se van a evaluar buscando siempre mejorar los resultados y los alcances.  

close
search