Opinión
OPINIÓN

Gobernar a calles fantasmas y garrote en mano

La historia se repetirá cada día y cada fin de semana hasta que se le ocurra a Corral. Prometió que serán 15 días pero nadie cree ya en su palabra porque no la cumple

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 06 noviembre 2020 | 06:00

-Gobernar a calles fantasmas y garrote en mano

-Se notó cansado y harto que no lo comprendan

-Impone Madera récord letal a policías

-Más denuncias por venta de candidaturas

Desde ayer a las siete de la tarde quedó Chihuahua reducido a estado fantasma. Por las calles de sus ciudades y poblados solo empezaron a circular las tristes ambulancias, los indispensables taxis, los policías “guardianes” del orden y los periodistas transmisores de las noticias.

Los agentes policiacos podrán sancionar con amonestación y/o remisión a los ciudadanos que no justifiquen su presencia en las calles. Es improbable que lo hagan porque esta medida no fue consultada siquiera con las presidencias municipales, la determinó por sus pistolas Javier Corral; pero la posibilidad y la advertencia existen.

Las rejas de la prohibición serán abiertas en Juárez y todo el estado a las seis de la mañana de este viernes pero cerradas de nuevo a las siete de la tarde; y reabiertas hasta el lunes a las mismas seis de la mañana.

La historia se repetirá cada día y cada fin de semana hasta que se le ocurra a Corral. Prometió que serán 15 días pero nadie cree ya en su palabra porque no la cumple.

El gobernador impuso el toque de queda como único recurso al alcance de su pobre capacidad para enfrentar contagios y muerte por Coronavirus pero su decisión es contraria a la ley, comprobadamente discriminatoria, inclusive criminal para las familias de menos recursos económicos por recaudatoria en cobros de sanciones económicas, y discrecional hasta la médula.

El miércoles que salió de su burbuja dorada en Palacio de Gobierno solo para anunciar las nuevas medidas restrictivas, aseguró mentirosamente que las mismas fueron adoptadas por el Consejo Estatal de Salud, órgano consultivo en materia sanitaria y hasta ahí, no facultado para decidir sobre sanciones. Los castigos son “cortesía” de él y sus funcionarios.

Quienes en todo caso deberán cargar con parte de la aplicación de sanciones a través de las policías son las presidencias municipales pero ya han advertido los principales de ellos, la alcaldesa de Chihuahua, Maru Campos; y de Juárez, Armando Cabada, que los agentes a su mando solo amonestarán. Ellos, ni los presidentes de los restantes 65 municipios de la entidad, fueron tomados en cuenta para semejantes decisiones.

Corral no tiene la menor idea sobre el impacto de sus determinaciones porque en el fondo ignora lo que ocurre en materia sanitaria y en el rubro económico. Lo asustan sus asesores con números y estadísticas, y lo manipulan para cargar las restricciones hacia uno u otros sectores según el interés particular de los propios funcionarios consejeros.

Esa es la realidad. Chihuahua fue convertido en fantasma ayer a las siete de la tarde pero sin explicación creíble alguna sobre los factores que la han colocado en tal condición y los factores objetivos por los que cualquier persona que ande en la calle sin cometer actividad ilegal deba ser sancionada con cárcel y con multa. Una locura.

***

Por cierto, sin desperdicio ver a Javier Corral sentado en la sala de la que pensamos es su otra casa en El Campanario (allá en la ciudad de Chihuahua), con una taza de café sobre el sillón, su mirada extraviada, para dedicarle una larga hora a lanzar estiércol en ventilador.

No dejó títere con cabeza: se fue contra los ciudadanos, los medios de comunicación, los conductores de Uber y Didi, los supermercados, los transportistas y muchos etcéteras.

Cómodamente aposentado en el mullido mueble de color blanco, pontificó y despotrico al mismo tiempo. Lucía cansado y harto de que nadie lo comprenda.

De las críticas provenientes de los medios de comunicación, esos altavoces que lo critican, ni hacer caso. “No son un elemento a considerar”, afirmó con dedo flamígero y aire de suficiencia, como pensando “Chihuahua no me merece”.

Lo exasperó incluso el servilismo del conductor, que apresurado se adelantaba con torpeza a tratar de suplir el dejo de indiferencia del “señor”.

Colocado en el pedestal fustigó a las plataformas que ofrecen transporte privado por no ser solidarios; los supermercados que han obtenido ganancias pingües porque no han dejado de funcionar.

“¿Dónde está su compromiso y solidaridad?”, se pregunta con fastidio.

“Estoy decepcionado de la manera en que algunos sectores han reaccionado” ante las medidas de control por él ordenadas sin lógica ni fundamento.

“Es incomprensible, inconcebible, el nivel de inconsciencia social e irresponsabilidad” que existe en la sociedad.

Verdaderamente es digna de verse una y otra vez dicha entrevista. En particular para quienes deseen interponer un amparo por la violación al libre tránsito.

Brincándose las trancas, ha ordenado interceptar a las personas que circulen en sus vehículos en el horario denominado de restricción. Cualquier autoridad revisará que traigan algún documento que justifique su traslado.

Si eso no es toque de queda entonces no sabemos qué es.

***

Justamente ayer, cuando nuevos hechos de violencia se registraron en la región de Madera, fue entregado un reporte a la Secretaría de Seguridad Pública Estatal que daba cuenta del índice de letalidad de los policías en Chihuahua.

Con la muerte de otro agente estatal ya se superó el récord de asesinatos de policías. Suman 32 en el año, uno más que lo reportado en 2019 y cifra igual a la registrada en 2018.

Hasta el mes de octubre el concentrado de bajas policiacas, que incluye agentes federales, estatales y municipales, era de 31, o sea lo mismo del año pasado solo que en 10 meses. Con la muerte de otro ayer se supera la cifra y esperemos que los seis heridos más no pasen a engrosar la mortal estadística que lidera la Policía Estatal.

Lo ocurrido en Madera (otra vez Madera, zona de amplio dominio criminal), levantó algunas voces dentro de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), cuando comenzaron a conocerse los saldos de los lamentables hechos.

No es un secreto ni algo desconocido: los enfrentamientos generalmente son a causa de los arreglos de los mandos con los grupos criminales. Son esos enjuagues con un grupo que de inmediato generan reacciones en otro. No son casualidades, pues, sino ataques dirigidos por alguna afrenta, por incumplimiento de pactos, por favorecimiento a rivales.

La peor parte la llevan los elementos caídos, porque los jefes no son los que se juegan el pellejo en la sierra, menos esos nuevos jefes que han ido apoderándose de posiciones por la cercanía que dicen tener con el secretario de Seguridad, Emilio García Ruiz.

En este renglón de los policías caídos hay otra muestra del fracaso en la estrategia de seguridad que se inauguró este año, con la división y debilitamiento de la Fiscalía General del Estado para crear una nueva Secretaría, cuya ineficiencia se acredita plenamente cada día.

***

El secretario de Organización de Morena, el juarense Andrés Domínguez, debió salir a poner la cara por las denuncias de venta de candidaturas que le achacan al aspirante a dirigente estatal, el expriista Fernando Meléndez Bailón.

Durante la tarde del miércoles y la mañana de ayer, siguieron las denuncias de que grupos, a nombre de quien se presume como futuro dirigente morenista, andan pidiendo papelería a diversos aspirantes en Juárez y Chihuahua, asegurándoles alguna candidatura por una módica cantidad. Piden el dinero dizque para los gastos y reportar más arriba en la jerarquía partidista.

Ante eso, Domínguez debió enviar una circular al interior del partido para clarificar que los tiempos del registro de aspirantes a candidaturas de puestos de elección popular aún no están abiertos. Así que primero se deben esperar a que se emita el informe oficial a través del Comité Ejecutivo Estatal.

El responsable del registro del “Padrón de los Protagonistas del Cambio Verdadero” -como le llaman pomposamente los morenistas a su lista de militantes- es precisamente Domínguez, desde la modificación de estatutos que hizo el Consejo Nacional de Morena en 2018. Así que las denuncias sobre la venta de candidaturas es a la Secretaría de Organización a la que más le pegan.

“Hay algunas personas que les están pidiendo documentos y que los quieren registrar… Morena todavía no inicia ese proceso. No se dejen engañar, no vayan a dar dinero, no vayan a caer en ese tipo de estafa con esa gente que ni es de Morena y que solo busca sacar ventaja”, fue el contenido textual de la comunicación que puso a circular el directivo morenista.