OPINIÓN

Gana 56 mil mensuales el aviador más caro...

Es fotógrafo pero lo hicieron jefe del Departamento de Comunicación Social del Congreso del Estado

LA COLUMNA
de El Diario
lunes, 20 mayo 2019 | 06:00

• Gana 56 mil mensuales el aviador más caro...


• Cargan a Borruel facturas de priista disidente


• Mil candados a la participación ciudadana


• Quintana hasta prometió retroactivo...


Es fotógrafo pero lo hicieron jefe del Departamento de Comunicación Social del Congreso del Estado. Ahora funge como aviador de los más caros que ha tenido el Legislativo en su historia..

Se trata de Armando Víctor González, militante del ala radical de Acción Nacional, al que le cayó de perlas la pugna por la oficina dependiente de la Secretaría de Asuntos Interinstitucionales, que Morena descuidó y los panistas aprovecharon para controlar.

Los problemas internos de la bancada que coordina Miguel Colunga impidieron que los legisladores de izquierda, quienes disponían de esa posición, se pusieran de acuerdo para un nombramiento.

Después de semanas de indecisión, el colmillo del administrador legislativo y del coordinador azul, Jorge Issa y Fernando Álvarez Monje, llevó a un madruguete en la designación de González.

Así el vocero del Legislativo, considerado uno de los peores especímenes que manejan oficinas de prensa, se embolsa nada más 56 mil pesos, entre el modesto sueldo y la generosa compensación que paga el Congreso para sus empleados de cierto nivel.

¿Su labor? Ninguna, el área prácticamente se encuentra acéfala. Sería ocioso hacer un recuento de los yerros acumulados, basta decir que abonan a la pésima imagen que tienen los diputados.

Ahora a los levantadedos les duele la mala comunicación que padecen, pero ven y juzgan todo a su alrededor, cada tema que brota, cada problema que irrumpe, sin darse cuenta de las fallas propias.


***

Al director de la Comisión Estatal de Vivienda, Carlos Borruel Baquera, le tocó pagar la factura por la lealtad al nuevo amanecer del diputado Jesús Velázquez, disidente del PRI por conveniencia o por temor de algún expediente penal.

La Coesvi de Borruel no ha construido una sola casa en lo que va del gobierno de Javier Corral. Ni un pie de casa o los cimientos de alguna. Nada.

Cuesta en nómina y operación unos 130 millones de pesos al año, pero nadie sabe para qué ha servido, pues ni siquiera ha logrado reordenar la vivienda existente en su cartera.

Eso sí, el exalcalde de la capital presume –cada vez que su hijo le genera dolores de cabeza– algún supuesto ahorro con medidas de austeridad; o firma convenios con alcaldes, que tienen desde 2016 viéndolo pasear, llegar a tomarse la foto y olvidándose de los acuerdos convenidos.

Ahora vio la posibilidad de un ganar-ganar con la instrucción que le dieron del Palacio de Gobierno de hacerle realidad el sueño al diputado y exalcalde de Guadalupe y Calvo. Se trata de promover la autoconstrucción de vivienda ecológica para algunos municipios de la Sierra.

Fue el pago que logró “el Chu” Velázquez a cambio de su sumisión absoluta a la administración estatal y a la bancada del PAN, en la que Fernando Álvarez Monje ya hasta lo considera parte del rebaño azul.

El proyecto que ahora promueve la Coesvi busca dotar de adobes a familias y darles una beca aún no definida de entre 4 mil y 5 mil pesos mensuales, a partes iguales entre la autoridad municipal que corresponda y la dependencia estatal. Pero además busca sumar al Gobierno Federal con sus becas de Jóvenes Construyendo Futuro, que son de 3 mil 600 pesos.

Pero la gran crítica que recibe el programa del priista que ahora hasta se supone es parte del Plan Estatal de Desarrollo, es que la Coesvi no se coordina ni a sí misma para invertir, por lo que está en chino que logre coordinarse con las demás dependencias.

Veremos si algo se aterriza o se queda, para variar, en el puro anuncio.


***

Por cierto, Carlos Borruel hijo confirmó que es el peor enemigo de su padre, el exalcalde y director de la Comisión Estatal de Vivienda en este nuevo amanecer.

Después de su última detención por parte de la Policía Municipal el pasado 2 de mayo, el día 15 subió a su cuenta de Instagram la vieja noticia de que había recuperado su automóvil McLaren de más de 3 millones de pesos, el mismo que chocó y abandonó el 28 de abril de 2018, dejándoles la bronca por el influyentismo a los agentes familiares que lo atendieron.

Ya se sabía que había recuperado el millonario vehículo, pero ahora el junior se puso creativo y junto a la foto del auto posteó un texto en el que acusa, entre otras cosas, amarillismo de los medios de comunicación que publican sus escándalos para afectar a su padre.

Para algunos observadores azulados es obvio que Carlitos no se da cuenta que no son los medios, es él quien afecta a su papá directamente; y mientras no cambie Borruel la tendrá cuesta arriba, por más inversiones que haga en su imagen de dizque aspirante a gobernador que quiere proyectar.


***

La petición para la revocación de mandato con la que jugó el abogado chihuahuita Óscar Humberto González, a la que le dieron palo en el Instituto Estatal Electoral casi de oficio, tenía su destino marcado desde que nació como una iniciativa de activistas que alguna vez apoyaron a Javier Corral.

En el círculo de los promoventes en realidad no estaba lograr el proyecto de revocación contra el gobernador, sino exhibir los candados de la Ley de Participación Ciudadana, que el mismo Corral Jurado presumió como logro de su administración.

Hizo la ley para que se aplicara a otros, no a sí mismo; pero además dejó la vara tan alta para cualquiera que pretenda una revocación, que una empresa así tendría que alcanzar casi el total de la votación válida emitida para que sea procedente.

En suma, la norma que promulgó el nuevo amanecer no es otra cosa más que un catálogo de cerraduras y candados a la participación ciudadana. Eso quedó evidenciado y era en realidad el objetivo.

Ahora bien, el movimiento de la revocación, aunque para algunos se considera poco serio y desarticulado, tendrá nuevos derroteros.

Básicamente será una piedra más en el zapato del Gobierno en turno, incapaz de conciliar y convencer.

Por lo pronto, el prolífico líder del PRI en el estado y diputado local, Omar Bazán, retomó el tema e impugnó la decisión tomada por los consejeros electorales corralistas.

No hay asunto donde no se asome y haga buen ruido el dirigente priista. De eso podrán al menos estar orgullosos sus correligionarios. Cada día genera noticia.


***

Tras el pleito en el que mostraron sus miserias los diputados del PAN y el secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez, haciéndole casita al secretario de Desarrollo Social, Víctor Quintana Silveyra, éste logró liberar los recursos para estancias infantiles prometidos desde el mes de febrero.

La inversión por fin destrabada será de más de 20 millones de pesos, para dar becas a niños de 166 estancias, de 10 mil y 15 mil pesos por lugar registrado, con retroactivo al mes de marzo.

Del total de estancias que recibirán los recursos para finales de este mes, 102 están en Juárez y Chihuahua. El resto se entregará en Delicias, Cuauhtémoc, Parral, Camargo, Jiménez, Nuevo Casas Grandes, Buenaventura, Saucillo y Guachochi, Aldama, Allende, Aquiles Serdán, Bocoyna, La Cruz, Meoqui, Ojinaga y Rosales.

Con esto quedará zanjado el conflicto, que se aprovechó astutamente por el ala panista del nuevo amanecer, para tratar de tumbar al secretario Quintana, a quien no le perdonan su origen izquierdista.

El problema del dinero a las estancias, pues, quedará resuelto conforme se dispersen los recursos a los beneficiarios, que deberá ser antes del 31 de mayo. Pero la herida política queda abierta y sangrante.

Sufre el gobernador en su gabinete más incendios que los ocurridos por el centro del país.