Opinión

OPINIÓN

Fueron asaltados y nunca contestó el 911

Problemas de desconexión total del 911 ya se habían registrado en Juárez en abril de 2019, incluso varios casos terminaron en tragedia mayor por eso

LA COLUMNA
de El Diario

lunes, 29 noviembre 2021 | 06:00

• Fueron asaltados y nunca contestó el 911

• Alista ‘El Diablo’ contragolpe a los fiscales

• Había un plan B si no entregaba su renuncia

• Viene otra sentencia vestida de absolución

Le hará falta a Juárez su plataforma escudo como la que hay en la ciudad de Chihuahua o cuando menos llenar los turnos del 911, porque va en ascenso un problema que rebasa lo técnico-operativo del número de emergencias y comienza ser preocupante para la población.

El fin de semana, nomás como ejemplo, un par de jovencitos fue asaltado en calles del fraccionamiento Infonavit Ángel Trías, a eso de las 10 de la noche del pasado viernes.

Era un asaltante solitario con pistola. Viajaba en automóvil sin placas, al parecer Honda color negro, con franja roja en medio, en calles Prolongación Morelia colonia Vistas del Valle.

A las víctimas, de 17 y 18 años, les robaron sus celulares y perdieron unos cuantos billetes y monedas, mientras el agresor rondó el lugar en busca de más “clientes” por alrededor de 20 minutos.

En ese tiempo, los afectados trataron de hacer contacto con el 911 mediante el teléfono de un vecino, pero nadie, nadie les respondió. Así que toda información no la pudieron brindar a los policías porque nunca llegaron.

Todavía después le hicieron el intento con una llamada de auxilio a la Estación Sur de la Policía Municipal directamente, ubicada en Valle del Cedro; y a la Estación Oriente, de la calle Río Amacuzac. Tampoco tuvieron respuesta.

Problemas de desconexión total del 911 ya se habían registrado en Juárez en abril de 2019, incluso varios casos terminaron en tragedia mayor por eso.

Municipio y Estado tienen responsabilidad pareja en el problema, pero en ambos niveles parecen olvidar uno de esos aforismos políticos herencia del clásico Reyes Heroles: problema que se soslaya, estalla.

De ahí que haya preocupación nuevamente en el funcionamiento del enlace de emergencias, porque este del Infonavit Ángel Trías no es el único caso.

* * *

Venció el notario capitalino Luis Raúl Flores, mejor conocido con el torcido mote de ‘El Diablo’, la andanada de ataques del corralato, luego de tener cerrada la Notaría Pública número 4 durante dos semanas allá entre los meses de marzo y abril pasados.

A punta de amparos y recursos en la justicia federal, dado que tenía vedado el acceso a la estatal en los meses que la desesperación invadió a Javier Corral, pudo defenderse a medias de las acusaciones de haber certificado recibos de la supuesta nómina secreta de César Duarte.

Fue durante unos meses el blanco de una perversa estrategia fraguada en el Palacio de Gobierno, en complicidad con fiscales a modo y El Heraldo de Chihuahua, de raquítica circulación en la ciudad de Chihuahua.

El objetivo no era propiamente el notario, sino la que hoy despacha como gobernadora, Maru Campos, a quien Corral trató de forma reiterada impedir su avance político, pues en su locura soñaba con que podía dejar sucesor que le cuidara las espaldas.

Pero sin ser precisamente el objetivo a destruir y desacreditar, Flores Sáenz fue aplastado por el poder estatal. La maquinaria penal de la Fiscalía del Estado y la del Registro Público de la Propiedad y el Notariado trataron hasta de quitarle la patente.

Su reputación, que la tiene bien cuidada a pesar que algunos le llamen Luzbelito, fue manchada aun mediante la protesta silenciosa del gremio de la fe pública, que finalmente depende del Ejecutivo y trastabilló a la hora de ponerse a las patadas con el golfista que despachó cinco desastrosos años como gobernador.

Pues bien, no quitó ‘El Diablo’ el dedo del renglón en su defensa por un proceso que le inició la FGE. Aunque le negaron derechos elementales, al fin pudo lograr peritajes oficiales que desacreditan la versión de Corral y de sus fiscales a modo, agentes del Ministerio Público vendidos a la causa política corralista.

Ahora se habla de que Flores Sáenz está por dar la sorpresa con el contragolpe que evidenciaría la fábrica de pruebas que montó el exgobernador en la FGE. Esa fábrica de recibos, esos montajes, firmas falsas... en fin, todo un fraude elaborado para tratar de hundir a los rivales.

Claro, con peritajes en mano, dictámenes oficiales, evidencias de la estafa corralista, no se quedará ‘El Diablo’ cruzado de brazos a disfrutar de su conciencia tranquila. El contragolpe a los fiscales y a sus superiores será seco y rudo.

* * *

Sobre la renuncia-expulsión del ahora exrector de la Universidad Autónoma de Chihuahua, Luis Fierro Ramírez, quienes ahora tienen la delicada tarea de rescatar del bache a la institución cuentan una historia muy clara de ese capítulo que se cerró el viernes pasado.

Para empezar, aseguran que Fierro se fue porque tenía que irse. No había de otra dado que a principios de noviembre hizo compromisos firmes con los enviados del Palacio de Gobierno a estabilizar la universidad, pero dos días después se volteó e incumplió.

Esos compromisos abarcaban poner orden en el modelo educativo fracasado, hacer eficiente la administración de la institución hundida en deudas y con una enorme carga de aviadores, así como hacer una necesaria limpia de puestos que había concedido Fierro a incondicionales.

Sobre todo esa limpia de incondicionales era prioridad, porque ni siquiera eran del ahora exrector sino de la exconsejera de la Judicatura del Estado, Luz Estela “Lucha” Castro, que hasta la fecha y desde algún lugar de España seguía dándole instrucciones al exdirector de la Facultad de Filosofía y Letras.

Esa sumisión a “Lucha” –casi, casi documentada por el poder estatal– fue otro clavo en el ataúd de Fierro.

El plan original no era que se fuera. Eso está muy dicho. Tenía su cargo garantizado hasta el fin del período con el único compromiso de no jugarle las contras a la misma UACH, dándole oxígeno a gente tan nociva como su patrona, a la vez encendida corralista, loerista, morenista y desestabilizadora profesional.

No cumplió los acuerdos. Por el contrario, después de dar marcha atrás él mismo a su fracasado modelo educativo, se dedicó a tratar de defenderlo fuera de la universidad, con otro interés más turbio que la mera decisión académica.

Cuando el ahora rector interino, Jesús Villalobos Jión, le habló claro a Fierro sobre la necesidad de su renuncia ante las evidencias de su traición e incumplimiento, éste aseguró tener pactos más arriba, con la gente del Estado y hasta del centro del país.

Básicamente se envalentonó creyéndose protegido de ese grupo político al que pertenece su protectora, que a la vez buscaba ya la forma de levantar a estudiantes contra la decisión de tumbar el modelo de Fierro, misión imposible porque todos estaban a favor de acabar con esa farsa.

Fue así que se ideó un plan B. Si no renunciaba Fierro, el Consejo Universitario buscaría su expulsión. Cada uno de los 15 directores de facultades había comprometido su voto y el de sus consejeros para eso. Estaba advertido de que eso pasaría.

Por eso fue expulsión de facto más que renuncia voluntaria.

* * *

En la edición del jueves 25 de noviembre anticipamos que no estaba tan lejos como parecía la liberación de los tres productores hasta entonces presos por la guerra del agua.

Por la noche de ese jueves quedó en claro que el abogado Maclovio Murillo ya tenía casi pactada la sentencia, con libertad condicionada en medio, de los primos Juan Lechuga, Juan Carlos Rivera y Rosendo Lerma.

Desde entonces, el conocido abogado, que también fue secretario del Ayuntamiento en Juárez, dejó abierta la puerta y el caminito recorrido en la Fiscalía General de la República para ahora alistar la liberación de Andrés Valles, el cuarto detenido en este conflicto.

El caso del dirigente de los módulos de riego de la región sur del estado es más complejo jurídicamente y tiene menos tiempo con la medida de la prisión preventiva, desde el pasado 22 de julio de este año.

Pese a eso, es muy probable que esta semana también se concrete la resolución del caso judicial, de darse un procedimiento abreviado para que reciba sentencia, pero con un desistimiento parcial de parte de la FGR.

Aunque sea declarado culpable, pues, la sentencia condenatoria tendría carácter de absolución, así como pasó con los tres agricultores del municipio de La Cruz. El acuerdo que firmó en las alturas de Gobernación Maru Campos estaría así dando sus resultados en cuanto a los presos políticos.

close
search