Opinión

OPINIÓN

Fue una sobria tunda la despedida

Presentó la gobernadora los saldos de un recorrido en números, cifras y escenarios manejados periodísticamente durante cinco años por un solo grupo informativo, seguido por otros medios de comunicación, pero reporteados, investigados por El Diario, por el grupo de los Diarios

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 10 septiembre 2021 | 06:00

-Fue una sobria tunda la despedida

-Novatez, alusiones... mensajes, omisiones

-No puede quejarse Maru del trato federal

-Llama ‘Es-tranza’ al exauditor Esparza

Enfundada en un sobrio traje blanco largo, con detalle de botones ejecutivos, voz firme y clara, María Eugenia Campos Galván, dedicó en su discurso y a su manera apenas las líneas necesarias a la X monumental a sus espaldas “que algo tiene de cruz y de calvario”, a una brevísima explicación sobre su toma de protesta en Juárez, y a dos fundadores de su partido, el PAN, Luis H. Álvarez y Manuel Gómez Morín.

Fue ese todo el preámbulo tras tomar protesta como gobernadora constitucional del estado en la Plaza de la Mexicanidad. En el siguiente tema no dejó hueso sano de su antecesor, Javier Corral Jurado. Ni en claridad, ni en tono, ni en contenido se limitó. “Todo esto se los digo hoy, y lo diré por única ocasión, solamente porque es indispensable saber dónde estamos parados”.

Presentó la gobernadora los saldos de un recorrido en números, cifras y escenarios manejados periodísticamente durante cinco años por un solo grupo informativo, seguido por otros medios de comunicación, pero reporteados, investigados por El Diario, por el grupo de los Diarios. Confirmó de nuevo los datos que motivaron furia y sistemáticas acusaciones de Corral contra esta empresa.

Bajo el solo zumbido de los drones por encima de 700 invitados y los gritos de protesta más por la derrota opositora que por una administración recién desempacada, todavía inédita en el ejercicio del nuevo régimen, Maru no dejó al títere con cabeza.

Su resumen fue preciso y contundente.

-Es mi deber decirles que hemos sido engañados.

-Sabíamos que estábamos mal, pero la quiebra es mucho peor de lo que siempre nos dijeron.

-Pagamos 600 millones adicionales cada año por intercambio irregular de tasas de interés.

-Javier Corral abusó de la contratación de créditos de corto plazo a tasas muy elevadas.

-Se gastó indebidamente mil 800 millones de pesos por adelanto de participaciones federales que le correspondían a la administración entrante.

-Cuando no pudo endeudar más empezó a sobrevivir de fiado.

-En cuatro años elevó los pasivos en 11 mil millones de pesos.

-El combate a la corrupción fue solo discurso.

-Recibió una gran deuda, pero no hizo nada para remediarlo.

-Duele el engaño, pero duele más el costo en obras tiradas aquí y en otras partes del estado... o en haber dejado que más de 90 millones de pesos en medicinas caducaran.

-Esta grave situación no se va a repetir. No seré ni irresponsable ni displicente.

-Estoy aquí para poner orden en la casa.

Una fotografía sin duda clara, sin necesidad de entrar en los detalles de la frivolidad y la ineptitud que dieron pie al auténtico desastre que negó Corral hasta el último suspiro de su administración.

Así dejó asentado Maru el inicio de una nueva etapa para Chihuahua, con los puntos sobre las íes sobre el auténtico fraude por fortuna ya ido.

***

Pagaron los recién llegados el precio de la novatez en la gran Plaza de la Mexicanidad, sede de la gran X.

Correspondió al Congreso del Estado la organización del protocolo y por lo tanto del evento. A la gobernadora y su equipo le autorizaron determinada cantidad de invitados, pero hasta ahí. Clara Torres debió sacar el simón y quééé para ingresar y acomodar a sus amazonas y otros invitados (as).

La impericia ocasionó que los invitados especiales desconocieran al ingresar lo más básico, los lugares que ocuparían en el sillerío.

Así llegó el alcalde, Armando Cabada. A un lugar, luego a otro, y a otro. De la misma forma el presidente electo, Cruz Pérez Cuéllar y su hermano Alejandro. Quedaron en filas del frente, pero muy retirados del presídium ocupado por la representación del Andrés Manuel López Obrador; la propia gobernadora; el presidente del Congreso, Mario Vázquez y el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Pablo Héctor González.

Peor le fue al alcalde electo de Chihuahua, Marco Bonilla. Llegó acompañado de su esposa recién iniciado el evento y debió ser rescatado por sus compañeros del equipo de Maru para conseguirle espacio cerca del templete.

Fue notoria inclusive la informalidad de tres o cuatro diputados (as) que llegaron iniciada la ceremonia y no hallaban su lugar aun arriba del entarimado. Nada fuera de lo común en los órganos legislativos.

La gobernadora fue muy cuidadosa de las formas. Agradeció la presencia de un par de obispos, de varios gobernadores de otros estados; aventó ramos completos de flores a los alcaldes actual y electo de Juárez, Armando Cabada y Cruz Pérez Cuéllar, pero sin duda no reparó en su amigo, sucesor en la alcaldía de Chihuahua e integrante de su equipo político más cerrado, justo Marco Bonilla.

De nada le sirvió viajar hasta Juárez y esperar las horas previas en amena plática y comida china con Héctor Arceluz al exgobernador, José Reyes Baeza. Tampoco hubo mención.

Hubo palabras de aplauso igualmente para el dirigente nacional del PRD, Lorenzo Zambrano, pero queda claro que con los otros aliados, los del PRI, se han ahondado las diferencias. Ni dirigencia estatal en el evento ni enviado nacional. Omar Bazán muy cerca de la gobernadora, pero la institución tricolor en Chihuahua muy lejos.

Es apenas el inicio, pero con tanto apuro y carencia por todos lados antes que termine el año podremos saber si la novatez legislatura es superada en bien del estado y el equipo político de Campos Galván deja atrás esa distancia con el tricolor, sobre todo si, como dijo Marko Cortés, la gobernadora es ahora también presidenciable. Por delante el desafío, el tremendo reto de los siguientes seis años, pero presidenciable.

***

Después de tres años de recortes federales en la gestión de Andrés Manuel López Obrador, el 2022 será de incrementos en el gasto federalizado que se aplica en Chihuahua. Sin duda llegó con suerte la gobernadora recién instalada, Maru Campos.

Cuando Campos Galván habló de recursos federales en su toma de protesta, fue incisiva con el representante presidencial enviado al acto protocolario, Víctor Manuel Villalobos Arámbula, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural.

Pero el mismo día en que la gobernadora asumió su cargo, por la mañana se presentó el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022, que le abre un poco la llave a los estados después de un largo período de sequía.

En general el gasto federalizado se estima crecerá en 4.7 por ciento con relación a lo aprobado para 2021, lo que sería el mayor incremento desde el último año de Enrique Peña Nieto, cuando creció alrededor del seis por ciento.

Por ramos, en cuanto a las participaciones que forman parte del gasto no programable, el alza real sería del 6.7 por ciento en promedio.

Aquí en este renglón, Chihuahua es uno de los estados más favorecidos, con un incremento superior a la media: 11 por ciento, tal como lo muestra el reporte del primer análisis del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados (imagen en versión digital).

En el gasto programable, diferente al gasto federalizado aunque también contempla algunos ramos de éste, el incremento promedio será del 9.6 por ciento, pero Chihuahua, con 25 por ciento de aumento, se ubica entre las 10 entidades que tendrán alzas de dos dígitos.

Son indudablemente buenas señales para el año que viene. Señales de recuperación natural tras las cifras recesivas de la pandemia.

Mejor esos números que más representantes federales en la toma de protesta de Campos Galván, que ni hicieron falta.

***

Con eso de que ahora todos los duartistas procesados son angelitos que buscan la protección del nuevo gobierno, el exauditor Jesús Manuel Esparza fue de los que presentó denuncias penales contra exfuncionarios del corralismo acusándolos de extorsionarlo.

Uno de esos acusados es el exconsejero jurídico estatal, Maclovio Murillo, quien no se quedó con las ganas de responderle a Esparza, a quien, aseguró, conocen con el mote de “Es-tranza” tanto dentro como fuera de la Auditoría Superior del Estado.

Entre lo que cuestiona Murillo es que la denuncia llega tardísimo, si hace tres años y medio dejó de ser Consejero Jurídico del gobierno de Javier Corral.

Peor aún, como consejero jurídico no tenía facultades de agente del Ministerio Público ni de juez, como para garantizar, a cambio de la cuota que según Esparza le pedían para no ir a la cárcel, que los fiscales estatales no lo procesarían.

Visto así, el exauditor actúa con ingenuidad o desconocimiento pleno de las facultades que tienen los funcionarios estatales.

Así que si alguien le pidió dinero a nombre de Murillo, cuando menos debió cerciorarse si era experto en detectar irregularidades, a menos que no le haya dejado experiencia profesional alguna el haber sido titular de la ASE en tiempos de César Duarte.

La aparición de Murillo, también exsecretario municipal de Juárez, es el preámbulo de otra demanda contra Esparza ahora por daño moral, al fin que ya tiene colección de procesos legales en contra.

close
search