PUBLICIDAD

Opinión

Finanzas municipales en Juárez y Chihuahua

Juárez primero hizo ajustes draconianos a tablas de valores, que es sobre lo que aplicará el cobro de predial

Arturo García Portillo
Analista

viernes, 18 noviembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Antes de que termine noviembre deberán quedar aprobadas las propuestas de leyes de ingresos de los municipios. Y entonces sabremos de cuánto va a ser la mordida fiscal de este orden de gobierno al ciudadano contribuyente.  

Apenas hace dos semanas el alcalde de Chihuahua Marco Bonilla acudió a la Ciudad de México, específicamente a la Cámara de Diputados, como parte de la asociación de municipios capitales de estado, para plantear en conjunto la necesidad de contar más recursos en los gobiernos más cercanos al ciudadano. Mucho dijeron diversos y encumbrados actores de ese poder del estado mexicano, que antes de pedir deberían ajustar sus propios mecanismos de recaudación, y poco más pudieron sacar los alcaldes que esas clases gobernanza. 

PUBLICIDAD

A lo largo de este gobierno ostentado como la cuarta gran ola renovadora del país, y que está terminando en un grosera regresión al centralismo-autoritarismo, se han ido reduciendo partidas a los estados y municipios, y en cambio se les han ido agregando responsabilidades, algunas de ley y muchas más por la vía de hechos.  Claramente, la reducción que antes se daban para comparar equipo capacitación y sueldos de policías, ha desaparecido, y esa fue una demanda central de los alcaldes capitalinos. Pero de hecho muchas otras como atender guarderías, a la población migrante, y obras púbicas. 

Como es bien sabido México solo en el papel es un Estado federado. Del total de recursos que se recaudan en el país, 80 los gasta el gobierno central, 16 los estados y solo 4 el total de municipios. De ellos, solo un puñado es medianamente exitoso en términos de sus finanzas públicas. El de Chihuahua es uno de ellos, pues su Hacienda depende apenas en un 55 por ciento de esas aportaciones centrales. Ningún otro en el estado tiene esa proporción, desde luego no es el caso de Ciudad Juárez, y menos el resto. Y solo pocos en el país pueden presumir una salud financiera semejante. Y eso asumiendo que no tienen deuda, cosa que también sucede con apenas unos cuantos. 

Es por ello que al analizar las propuestas que primero solventarán los respectivos cabildos, y luego el Congreso del Estado, los diseños son muy diferentes. En las circunstancias que describo, de gran centralismo, poco apoyo de la Federación, pocos ingresos propios, este proceso resulta de una gran importancia de cara al ciudadano. Nada de lo anterior esta en manos de alcaldes y regidores, pero si los rubros de sus ingresos propios. 

De los ingresos propios, el grueso proviene del impuesto predial y del de traslación de dominio. Que estos sean una proporción alta resulta determinante para la calidad y cantidad de obras y servicios que se prestará al ciudadano, a su seguridad. Destaca el predial. Este, decía alguna vez un amigo, es un impuesto muy sensato. Primero, lo paga el que tiene, el que es dueño de un bien grande y valioso como es un terreno, edificio o casa habitación. Los que no poseen, los pobres, evidentemente no pagan. Luego es progresivo. Entre mejor sea la zona por la calidad de obras y servicios y entre mayor sea costo calidad del inmueble, la contribución será mayor. Pero aún así, hay muchos gobiernos que no lo cobran, o no a todos, ni hacen esfuerzos porque así sea. Pero para quienes si lo hacen queda el problema de actualizarlo. De nuevo, por motivos políticos hay quienes no lo hacen, con lo que en los hechos reducen sus ingresos por perdida inflacionaria. Lo sensato sería proponer ajuste en el mayor de los casos, igual que la inflación, que no significa un aumento real. Además, se pueden poner incentivos de diverso tipo, como descuentos por pronto pago, y aun mayores a segmentos específicos como personas con discapacidad o adultos mayores. Este será el caso de Chihuahua, pero no así el de Juárez, que primero hizo ajustes draconianos a tablas de valores, que es sobre lo que aplicará el cobro de predial, y tendrán aumentos significativos, ya lo verá el ciudadano en sus recibos. 

Otro tema que es una fuente de ingresos relevante es el derecho de alumbrado público, DAP. Desde hace varios años la Suprema Corte ha resuelto que es incorrecta la manera como se ha venido haciendo eso es diferenciando los cobros al ciudadano, algo que parece justo. Pero se trata de un derecho no de un impuesto y eso significa que el cobro debe de ser parejo. Por ejemplo, cuando se expide un acta de nacimiento se cobra algo pequeño, pero es exactamente igual y no importa si quien pide el acta es pobre o rico, se les cobra igual. Así debe suceder con el DAP. Pues bien, Chihuahua capital se pagó estrictamente a esta regla y no ha sido ya impugnado. Juárez en cambio persiste, por motivos populistas, en cobros diferenciados y ha perdido todos los casos. 

Hasta para cobrar hay que ser honestos. Ser claros en lo que se pide y se hará, no engañarnos ni dorarnos la píldora. Es sensato exigir mayor apoyo de los otros órdenes de gobierno, en articular del federal que nada mas aumenta en lo de sus clientelas electorales. Estamos a tiempo. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search