Opinión

Fin de jornada

Este domingo 31 de mayo terminó la 'jornada de sana distancia'

Sergio Sarmiento
Periodista

martes, 02 junio 2020 | 06:00

Ciudad de México.- Este domingo 31 de mayo terminó la "jornada de sana distancia" que originalmente iba a durar del 23 de marzo al 19 de abril. Una "jornada" es, en sentido estricto, un trabajo, un viaje o una actividad de un día, pero esta se prolongó dos meses y una semana. Lo peor es que ha provocado un desplome de la actividad económica y la pérdida de más de un millón de empleos. 

No está claro qué viene ahora. El presidente López Obrador afirma que estamos regresando a una "nueva normalidad", pero el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, no ha parado de recordar a la gente que no es el fin de la pandemia, ni siquiera, paradójicamente, de la sana distancia: "No quiere decir que ya se puede salir a la calle, que a las cero horas del lunes ya se pueden hacer las actividades normales; tampoco es que el comercio y empresas pueden abrir". 

El mensaje se complica porque, mientras López-Gatell lanza estas advertencias, el presidente ha emprendió una prolongada gira por el sureste del país en una caravana de camionetas Suburban. El mandatario quiere mandar el mensaje de que sus proyectos favoritos, como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, siguen avanzando, a pesar de que buena parte de la actividad económica del país está paralizada. 

López Obrador ha declarado que "ya se domó la pandemia, ya que se alejó el riesgo de una saturación de hospitales que hubiese significado más pérdidas de vidas humanas y mucho dramatismo". Los números de contagios y de muertes, sin embargo, siguen aumentando, a pesar de que México es uno de los países que menos pruebas aplica. López-Gatell previó en su momento que el acmé, el momento de mayor intensidad de la pandemia, tendría lugar el 8 de mayo, pero después cambió la fecha al 10 de mayo. Hoy ya ningún funcionario se atreve a predecir cuándo se alcanzará ese punto máximo. Parece que estamos llegando a él todos los días. 

El único cambio concreto tras el fin de la jornada de sana distancia es la reactivación de la construcción, la minería y el sector automotor. Es positivo que regresen estas industrias ante el desplome económico, pero la forma ha sido declararlas "actividades esenciales". Esto podría haberlo hecho el presidente hace tiempo, al igual que decretó como esenciales sus proyectos favoritos. 

Hay una enorme necesidad de reactivar la economía. La situación de millones de mexicanos se vuelve cada vez más penosa, cada vez más angustiante. No se entiende, sin embargo, por qué se estableció originalmente una jornada de sana distancia, que ni era ni jornada ni garantizaba la sana distancia, sólo para eliminarla después, cuando los contagios y las muertes están creciendo más. Nadie sabe, por otra parte, qué fase la está reemplazando. Si no se puede salir a la calle, si no pueden abrir la mayoría de los comercios y las empresas, ¿en qué han cambiado las cosas? 

Esperemos que no se haya puesto fin a la jornada solo para que el presidente pudiera hacer un viaje de cinco jornadas por carretera que a cualquiera se le antojaría. Muchos millones más necesitan reanudar sus actividades. y quieren hacerlo en un ambiente que disminuya la posibilidad de un contagio. En eso deberíamos concentrarnos: definir qué actividades podemos abrir con la máxima seguridad para todos. 

Logros

"Hoy cumplimos año y medio de gobierno -dijo ayer AMLO-. Me siento satisfecho con lo alcanzado, a pesar de la adversidad. Sigue avanzando la transformación de nuestro país". La realidad es que la economía ha pasado de crecimiento a recesión, los homicidios han registrado niveles históricos y llevamos 10 mil muertes oficiales por la pandemia. No todo es culpa del gobierno, cierto, pero tampoco hay mucho que celebrar. 

Twitter: @SergioSarmiento