PUBLICIDAD

Opinión

Feminicidios 'fakes'

Si una mujer es asesinada no necesariamente es un feminicidio, porque esa figura jurídica está perfectamente definida en nuestra legislación

Francisco Ortiz Bello
Analista

martes, 17 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

Cuando algunas personas lean este artículo, me calificarán de misógino, intolerante, conservador, insensible, y quién sabe cuántos calificativos más en ese sentido, pero se negarán rotundamente a aceptar la realidad. La cruel y dura realidad. Los calificativos a mi persona serán lo de menos, no importan, la realidad es la que no podemos cambiar. La verdad es la que prevalecerá por sobre cualquier otra consideración.

Una realidad que está oscureciendo nuestra sociedad, porque cada vez que una jovencita desaparece, las alertas se encienden y en el fuero interno de cada uno de nosotros se dispara la esperanza para que la encuentren pronto, y viva.

PUBLICIDAD

Pero, cuando nos enteramos que perdió la vida violentamente, la primera reacción es la de condenar lo que parece ya el estigma permanente de nuestra ciudad. En Juárez asesinan a mujeres.

Sin embargo, dejamos de lado el contexto de esos asesinatos. La misma autoridad, en un afán inexplicable por hacer lo “políticamente correcto”, envía boletines oficiales hablando de feminicidios, tan solo porque las muertas eran mujeres.

No. Definitivamente no. Si una mujer es asesinada no necesariamente es un feminicidio, porque esa figura jurídica está perfectamente definida en nuestra legislación.

Empecemos pues por definir el término feminicidio en sus dos vertientes, la jurídica y la etimológica. De acuerdo con la mayoría de los diccionarios en español, feminicidio significa que un hombre prive de la vida a una mujer, tan solo por el hecho de ser mujer (fuente: https://tinyurl.com/2fvwqs8a).

Para la definición jurídica, voy a utilizar el texto publicado en la página oficial de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, y que a la letra dice:

“En nuestro Código Penal Federal el feminicidio se encuentra tipificado en el artículo 325, el cual establece lo siguiente:

Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

1) La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo;

2) A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia;

3) Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima;

4) Haya existido entre el activo y la victima una relación sentimental, afectiva o de confianza;

5) Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima;

6) La victima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida;

7) El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.” Fin de la cita textual.

Queda pues claramente establecido que cuando un hombre, asesina a una mujer por razones de género, es decir, porque es mujer y cualquier otro tópico relacionado, es un feminicidio.

Pero si la razón del asesinato no está dentro de esos parámetros, estamos ante un homicidio sin mayor calificativo. Como el que pudiera ocurrir contra otro hombre o cualquier otra persona.

Recientemente, El Diario documentó puntualmente, con estricto rigor periodístico, los hechos en los que perdieran la vida dos jóvenes reportadas como desaparecidas. En su Columna del domingo 15 de enero, “Entorno de muerte para mujeres en pandillas” (https://tinyurl.com/2n7rzep4), y en la nota “Celos, droga y rivalidades motivaron los feminicidios” (https://tinyurl.com/2o4xefp4), se documenta puntualmente el nivel de involucramiento de ambas mujeres con actividades ilícitas.

Si una mujer, o un hombre, son asesinados porque están involucrados con el crimen organizado, la razón de su muerte no es el género, sino la naturaleza de sus actividades ilícitas.

Incluso existen videos (grabados por los mismos verdugos) en poder de la autoridad, que demuestran que el asesinato de ambas jóvenes, se trató de un ajuste de cuentas entre miembros de una banda criminal, y que la orden de ejecución provino de una mujer, y no de un hombre, por lo que tampoco se cumple el otro precepto del feminicidio.

Si una persona, hombre o mujer, se involucra de cualquier manera en actividades del narco, así va a terminar, asesinada violentamente o en la cárcel, pero eso nada tiene que ver con su género, sino con su decisión personal de realizar actividades fuera de la Ley.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search