Opinión

Faltos de prospectiva

Claramente, los apagones sufridos por una buena parte de los mexicanos en los días que corren, deberán ser explicados desde la más variada diversidad de enfoques

Luis Javier Valero Flores
Analista

jueves, 18 febrero 2021 | 06:00

Prospectiva: Ciencia que se dedica al estudio de las causas técnicas, científicas, económicas y sociales que aceleran la evolución del mundo moderno, y la previsión de las situaciones que podrían derivarse de sus influencias conjugadas.

Claramente, los apagones sufridos por una buena parte de los mexicanos en los días que corren, deberán ser explicados desde la más variada diversidad de enfoques.

El Gobierno federal debería estar muy atento a lo que desde la más variopinto conjunto de actores están opinando sobre las causas que llevaron a la CFE a programar diversos cortes “rotativos” en más de 16 entidades, luego de los “apagones” sufridas al inicio de la semana en las entidades del norte y noreste del país.

No podía ser de otra manera, la discusión está centrada entre los críticos y los seguidores de López Obrador, en la mayor parte de los casos de manera absolutamente acrítica.

Podrá haber mil explicaciones -desde la óptica gubernamental- para justificar lo que ahora es conocimiento extendido: No tenemos, ni reservas suficientes de gas; ni una infraestructura que nos permita afrontar con éxito los increíbles retos del desarrollo del país.

¿Por qué estos problemas no los tuvimos en el pasado? Ah, porque nos alcanzó el futuro. La demanda ha superado a la oferta de energía eléctrica, en todo el mundo, y solucionar tal problema es uno de los retos mayores de los gobiernos.

¿La culpa la tiene el gobierno de la 4T?

Pues sí, pero no solamente por las razones que los sectores conservadores de la sociedad están achacándole, los mismos que festinaron la reforma energética de Peña Nieto, cuyos autores fuimos nosotros, dijo el chihuahuense Gustavo Madero, al explicar que los priistas, cuando el PAN gobernaba, se opusieron a esa misma reforma, sólo que propuesta por Felipe Calderón.

Los firmantes del Pacto por México le apostaron a un modelo energético claramente favorecedor de los grandes monopolios financieros y energéticos del mundo para impulsar el desarrollo y crecimiento de esa industria, nunca creyeron que pudiera cambiar la correlación de fuerzas políticas en el país y que alguno de esos partidos no gobernara México.

En esa lógica, en el sentido más general, poco importaba quien tomara el poder al fin y al cabo que esencialmente coincidían en el modelo energético.

Además, las condiciones del mercado mundial favorecían el desarrollo de la extracción de gas y petróleo a partir del fracking.

Pero el precio del petróleo bajó e hizo incosteable ese procedimiento y López Obrador ganó las elecciones.

En tanto, habían lanzado una u mil convocatorias para la construcción de los gasoductos que surtirían de gas a la industria en general y en particular a las plantas generadoras de electricidad, además de sacar de la jugada a la CFE en la generación de electricidad “limpia”, mediante la obtención de energía eólica y solar y le adjudicaron la tarea de la conducción y transmisión de la energía, además de la obligación de privilegiar la compra de su electricidad a la de la producción de las plantas propiedad de CFE.

Los resultados de tal política los tenemos a la vista y no parece haber solución de fondo a la vista, prontamente, al contrario.

¿Y la responsabilidad de López Obrador en dónde está, son culpables los gobernantes del pasado y ya?

No, el ahora presidente supo, desde muchos años atrás, las dimensiones de la catástrofe en materia energética que podrían presentarse, en el supuesto de emprender cambios significativos a la política en vigor, su responsabilidad estriba, como en otros aspectos esenciales de la economía, en no contar con la prospectiva necesaria para hacerlo.

Al tomar posesión de su cargo, sabía de las escasas reservas estratégicas de gas existentes (en el mejor de los casos para día y medio sin gas natural) y no puso en marcha programa alguno para enfrentar una emergencia como la de ahora.

Y con la crisis encima, como en otros casos, se resuelve del modo como sea, comprando gas -en buques- y acelerando la generación de electricidad en las plantas que lo hacen con combustóleo y carbón mineral.

Mal.

Alguien debiera aportar, en ese gabinete, el pensamiento prospectivo necesario.

Y no se crea que los que se fueron eran mejores, esa es nuestra desgracia, en muchos aspectos eran peores, en uno sí, de manera incontrastable, eran muy corruptos.

asertodechihuahua@yahoo.com.mx; Blog: luisjaviervalero.blogspot.com; Twitter: /LJValeroF