PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

Evidencia de líos sentimentales en masacre

Hacía bastante tiempo no se registraban asesinatos múltiples en un restaurante de tipo muy familiar

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 17 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

• Evidencia de líos sentimentales en masacre

• Queda con un pie fuera del Bachi por abusos

PUBLICIDAD

• Hace sufrir la regidora Karla al Secretario Ortiz

• Ahora busca aviaduría en la UNAM

Analistas policiacos que siguen de cerca el recrudecimiento de la violencia en la ciudad no ocultaron su alarma inicial por la masacre ocurrida ayer temprano en el restaurante Dennys, de la avenida Tecnológico.

Concluyeron en un principio que la guerra protagonizada por facciones de pandillas pequeñas en la periferia de la ciudad, que en mayo arrojó más de 100 asesinatos, habría escalado hacia mandos medios entre La Línea y La Empresa, dos grupos bien afianzados en sus operaciones en Juárez y gran parte del resto del estado.

Hacía bastante tiempo no se registraban asesinatos múltiples en un restaurante de tipo muy familiar, como el Dennys de la Tecnológico. La precisión, sangre fría y audacia de los sicarios, hizo presumir a los analistas los posibles conflictos entre los grupos mencionados.

Al transcurrir el día cambió el sentido del análisis al ser identificados los fallecidos(as) y quedar constancia en redes sobre posibles líos sentimentales entre víctimas y agresores. Inclusive quedaron exhibidos antecedentes penales al menos de una víctima.

Parece pues que no hay guerra general pero el grueso de la población no lo sabe. El temor y el terror son los mismos que si la hubiera porque en medio de esas confrontaciones quedan muchas víctimas inocentes, incluso amigos y familiares de los propios integrantes de los grupos delictivos, como pudo haber ocurrido ayer.

No queda más que insistir en la urgente coordinación, efectiva, entre los distintos niveles de gobierno responsables de combatir la inseguridad en todos los órdenes.

Los grados de impunidad demostrados en el Dennys hablan de lo poco que sirven las famosas “células mixtas” que recorren la ciudad si no van acompañadas por información asertiva de inteligencia.

***

Ayer le dieron fenomenal desconocida al director del Colegio de Bachilleres, plantel 16, José Ulises Limas Zambrano. Prácticamente quedó fuera del cargo pero deberán ser agotados algunos protocolos que se antojan de mero trámite.

En muy poco tiempo el directivo del centro escolar se ganó el odio del personal administrativo, académico y hasta de los padres de familia, quienes debieron soportar excesos como el corte obligatorio de cabello a sus hijos a la entrada del plantel antes de realizar exámenes ordinarios.

Fueron muchísimas las broncas en las que se metió solito Limas Zambrano. Algunas consideradas relativamente leves como ese obligado corte de pelo solo para los exámenes o acudir al trabajo de manera intermitente; a veces sí, a veces de plano no, y siempre mala gana.

Pero donde paró antenas extras el Director General de los colegios, Marco Antonio Licón, fue en el manejo financiero de la institución. Los que llaman “entes fiscalizadores” hallaron un desfalco cercano al cuarto millón de pesos.

Cada uno de los detalles le debieron ser expuestos ayer a Limas Zambrano por los representantes legales del Colegio en sus propias oficinas y él mismo tuvo el respectivo derecho audiencia.

Supimos que, una vez concluida la “comparecencia”, le fue levantada un acta administrativa y casi le dieron el adiós. Suspensión y de ahí para afuera. Muy pesado el legajo de quejas, de observaciones, de fallas y de irregularidades financieras.

Es inminente que la Dirección General de los Bachilleres designe al nuevo director o directora de ese plantel ubicado en la Ciudad del Conocimiento.

Licón se tomó su tiempo pero cuadró expedientes y puso manos a la obra. Urgía una determinación categórica a la comunidad en general del plantel 16, integrada por cerca de dos mil 500 alumnos y más de 100 profes.

***

En el ayuntamiento la regidora panalista, Karla Escalante, terminó por desarticular el bloque de ocho regidores que le juegan las contras a la coordinadora morenista, Ana Estrada.

Esta problemática se presenta en un momento crucial. La próxima semana serán votados en cabildo ocho asuntos de suma trascendencia para la administración. Algunos de ellos requieren mayoría calificada de los integrantes del ayuntamiento; es decir, las dos terceras partes de los 21 votos disponibles.

Los integrantes de la coalición acusan a Escalante de ostentarse como la coordinadora del bloque cuando no lo es y habla a nombre de los ocho sin tomarlos en cuenta.

Esa situación mantiene al máximo los esfuerzos llevados a cabo por el Secretario del Ayuntamiento, Héctor Ortiz, para alcanzar los votos necesarios, pues el principal problema lo tiene en casa.

Son tales las broncas generadas por la edil del Panal que ahora la coalición morenista parece fraccionada en cinco mini fracciones con las que se debe negociar por separado.

Estas mini fracciones se conforman de la siguiente manera: una de Morena integrada por Ana Estrada, Patricia Mendoza y Antonio Domínguez; otra de Morena, que lidera María Adame con Mayra Castillo y Cecilia Reyes Castro; una del PT con Pedro Matus y Hugo Avitia; y dos del Panal; una que integran Vanessa Mora y Jorge Bueno, y la última en la que se ha quedado solo Karla Escalante.

Trabajo extra para el buen Secretario del Ayuntamiento.

***

Ni las quejas, ni las denuncias por violaciones a los derechos humanos de los migrantes en las estaciones migratorias de Juárez y Janos contra mandos de la Oficina de Representación Chihuahua del Instituto Nacional de Migración (INM), le interesaron al Comisionado Nacional, Francisco Garduño Yáñez.

Su paso por la frontera fue sin pena ni gloria. Llegó a Juárez, impuso al frente de la institución otra vez al militar retirado Salvador González Guerrero, y luego se fue caminando a El Paso para sostener una reunión con la jefa de la Patrulla Fronteriza, Gloria Chávez.

Allá nada se dijo de la red de corrupción interna que prevalece en el INM y que mantiene a la alza las quejas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) contra funcionarios a cargo de las estaciones migratorias.

El silencio se entiende. Un análisis que elaboró Ficosec sobre el tráfico de migrantes revela ganancias hasta por 30 millones de dólares mensuales en la región.

Incluso, el secretario de Seguridad Pública Municipal, César Omar Muñoz ha dicho que “el negocio más redituable” para la delincuencia organizada –y la desorganizada- lo representan los migrantes, por eso es mejor “dejar ser” que combatir el flagelo de la corrupción en ese instituto.

***

Tal vez para dar una cátedra de golf, de eficiencia en el servicio público o de gobernabilidad, el exgobernador Javier Corral acudió en días pasados a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en busca de espacios académicos.

Andaba muy interesado el paseño, con carpeta bajo el brazo, en encontrarse con la socióloga Carola García, directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, a ver si le regresaba su clase o aviaduría que tuvo durante algunos años.

En sus tiempos de plurinominal, Corral Jurado supo sacarle provecho a sus influencias políticas; sin importar que su título profesional de licenciado en derecho fuera patito, pudo colarse a algunas cátedras de la UNAM.

Ahora que es apestado en el PAN, en Movimiento Ciudadano y hasta en Morena, sabe que tiene imposible cualquier candidatura pluri como aquellas de las que fue beneficiario durante más de dos décadas.

Por eso es que parece buscar refugio en la academia y fuera de la entidad que sí lo conoce muy bien, donde no lo pondrían a dar clases ni las cuestionadas preparatorias de las periferias que controlan ciertos grupos políticos.

En fin, allá donde no lo conocen en realidad, quién sabe qué tanto le abran la puerta al intento de hacerse pasar como académico.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search