Opinión

Ética, vida y moral, preguntas Kantianas para poder votar

Es el potente Emmanuel Kant quien coloca en la palestra filosófica preguntas fundamentales, las cuales consisten en ¿qué podemos conocer?, ¿qué debemos hacer? y ¿Qué podemos esperar cuando si hacemos lo que debemos?

Jorge Breceda
Analista

sábado, 06 febrero 2021 | 06:00

Es el potente Emmanuel Kant quien coloca en la palestra filosófica preguntas fundamentales, las cuales consisten en ¿qué podemos conocer?, ¿qué debemos hacer? y ¿Qué podemos esperar cuando si hacemos lo que debemos? Dichas cuestiones no solo funcionan para explicar -fácilmente- la historia de la filosofía, sino para la vida cotidiana. 

En este sentido -seguramente a Kant no le gustaría lo que se hará a continuación-, propongo examinar las preguntas y sus respuestas como eje transversal para términos políticos, con ello, lograr encontrar mayores elementos para la decisión del voto, en el entendido, que este derecho político es una obligación ciudadana no negociable, se debe emitir el sufragio -premisa categórica-.

La primera pregunta es ¿qué podemos conocer?, cuestión que puede complementarse con las siguientes frases: “… del candidato”, “… del partido político”, “… de la historia de gobierno de ese partido”, “… de la democracia mexicana” “… de las listas plurinominales” “… del voto indirecto” “… de las listas de regidores”, es decir, ¿qué podemos conocer… de la ideología partidista? 

Para la elaboración de las respuestas, se podrá remontar a la vida pública y privada del candidato o candidata, entender conscientemente la importancia de votar, no solo pensando en el candidato sino deliberando en que, de manera indirecta ese voto se va a los partidos, en particular a la elección de los plurinominales o listas de regidores. 

Lo más importante de la primera pregunta es la obligación del ciudadano para encontrar respuestas correctas, ajenas de elementos parciales, objetivando los discursos de los políticos y con ello, la posibilidad de eliminar la emoción de las palabras para centrarse en la propuesta y la capacidad material de actor político.

La segunda pregunta ¿qué debemos hacer?, la respuesta debe ser encaminada a la carga moral que tiene el ciudadano sobre la decisión pública, es decir, después de conocer cómo debe de actuar. 

Es preponderante la acción pública desde la responsabilidad ciudadana, con ello, se responderá a una perspectiva objetiva a partir de construir la decisión con una base reflexiva y critica, posteriormente, el voto se encontrará maduro: listo para ser practicado.

En conclusión, el deber hacer en política desde la moral pública asiente distinguir entre amigos y gobernantes, entre buenos profesionistas y excelentes políticos, entre personas “buenas” y personas éticas, porque en la vida pública no debe importar la amistad, la bondad o la profesión, sino las capacidades y habilidades para administrar las instituciones del Estado. 

La tercera pregunta, ¿Qué podemos esperar cuando si hacemos lo que debemos? (la respuesta debe ser maravillosa porque la ciudadanía ya se encontraría en el tercer estadio de un diagrama de flujo que inicio en el conocimiento, pasó por la decisión y ahora corresponderá la consecuencia. 

Lo potente de la tercera pregunta es que la “consecuencia” del ejercicio no solo se debe evaluar respecto a la certidumbre que tendrá la dirección del voto hacia determinado partido y candidato, si no permite evaluar la decisión pública antes de realizarla, es decir, se posibilita crear escenarios de gobierno y de no ser positivos para la sociedad, pues se deberá regresar a la primera pregunta ¿qué puedo conocer?

Ahora bien, la respuesta a esta tercera pregunta consentirá elaborar una respuesta que permita algunas certidumbres sobre la decisión pública hecha. 

Como ejemplo de lo expuesto, se construye lo siguiente: para conocer, se puede realizar las siguientes intrapreguntas: ¿qué partido político en el poder, le ha asignado el valor que le corresponde a Ciudad Juárez? ¿Qué candidata conoce a la ciudad -quién la ha caminado-? ¿Cuál ha sido la composición del Congreso que más ha apoyado a esta ciudad? ¿Qué candidato tiene una congruencia ideológica en su actuar político?, entre otras. 

Para la segunda pregunta, ¿debe considerar votar por diversos partidos en la misma elección? ¿Debe manifestar públicamente su decisión de voto?, por último, lo que debemos de esperar de nuestros próximos gobernantes -después de hacer el ejercicio kantiano-, es un apoyo determinante y férreo para mejorar la obra pública, aumentar la inversión presupuestal e incrementar la calidad de vida de los que vivimos y amamos a la mejor frontera de México.