Opinión

OPINIÓN

Estos son los chismes, las mentiras y politiquerías

Mañana estará en su penúltimo día como gobernador en Ciudad Juárez, Javier Corral Jurado

LA COLUMNA
de El Diario

domingo, 05 septiembre 2021 | 06:00

Mañana estará en su penúltimo día como gobernador en Ciudad Juárez, Javier Corral Jurado. Lo hará sin pena alguna por su dignidad ni la dignidad del cargo que protestó cumplir y hacer cumplir en 2016, el de gobernador.

Regresa a esta frontera en su último de los muchos lunes usados solo para eventos pantalla sufragados con cantidades millonarias de viáticos y gastos en combustible y mantenimiento de vehículos terrestres y aéreos.

Viene estas últimas horas hablando de una larga lista de resultados, pero recorriendo los escombros dejados como lo hizo patéticamente en la ciudad de Chihuahua el viernes. Las imágenes son incontrovertibles y de pena ajena para cualquier hijo de buena madera.

A las verdades inobjetables justo sobre su ejercicio gubernamental en Juárez y en todo el estado les ha llamado patrañas; las ha calificado de mentiras, de chismes... de intentos de extorsión.

Con esa arenilla ha pretendido tapar los desechos regados a lo largo de cinco años por la entidad y evadido la fundamental autocrítica personal. Utiliza como escudo patológico contra la crítica el ataque sin clemencia, sin consideración, pero también sin solvencia documental y menos moral.

Nos llegó a La Columna un último gesto de solidaridad y desahogo por parte de quienes, laborando muy, muy cerca al lado de Corral, nunca aceptaron el trato despótico y humillante cometido contra ellos mismos, y fueron también siempre conscientes que su patrón no tenía la capacidad ni siquiera básica para desempeñar el cargo ostentado.

Lo empezaron a comprobar desde el inicio de la administración. Fue un irredento apasionado defensor, pero exclusivamente de su vanidad.

Tal gesto con El Diario es una fotografía en blanco y negro que mantuvo el gobernador en una esquinita de la oficina que llaman “privada” en la Secretaría Particular de Palacio de Gobierno. Fue tomada por allá en los noventa.

La retiró entre viernes y sábado junto con palos de golf, raquetas, equipos de sonido, uniformes deportivos y otros artículos que siempre mantuvo ahí y en un espacio aledaño.

Esa foto, que esta vez no compartimos por razones de seguridad, contiene la imagen de Corral, la colega periodista Miroslava Breach asesinada en marzo del 2017 y de otro compañero periodista que primero fue sacado de Chihuahua por amenazas contra su integridad y posteriormente autoexiliado en otra parte del mundo.

En la carta abierta recién dirigida por César Duarte que hizo explotar de coraje al gobernador más contra El Diario por publicar esa exclusiva que contra su antecesor, señala el ballezano nexos de Corral con el crimen organizado a través de su exsecretario de Desarollo Social, Víctor Quintana, y de un “cura”.

Ese es un hecho nuevo, una noticia que era desconocida; sin embargo, por evidentes ligas de cualquier naturaleza con grupos de esa índole, evitó de un solo golpe que avanzaran las investigaciones nada menos que contra los asesinos de Miroslava, aún siendo considerada una de sus amigas más próximas.

Semanas después del asesinato, meses y años después, ha flotado sobre la superficie la verdad insólita; o en calificativos del gobernador, “el chisme, la mentira...”. Indirecta y directamente fueron cómplices del crimen tres de sus más allegados colaboradores, José “El Siniestro” Luévano, Alfredo Piñera Guevara y Hugo Schultz, este último encarcelado y sentenciado por esos hechos. Los dos primeros aún libres y protegidos por Palacio.

No son pocos los testigos que hablan de Schultz como el responsable de entregar el dinero del grupo delictivo para la campaña electoral de Corral. Podría entonces el gobernador preservar la imagen de su amiga en uno de sus escritorios pero estaba, estuvo, imposibilitado de alcanzar justicia por complicidad.

Esos son los datos reales.

***

Igual que en el tema anterior, atacó el gobernador a medios de comunicación, y en particular a El Diario frente a palmarias demostraciones informativas sobre asuntos del mayor impacto para la administración pública chihuahuense. Nadie los inventó, ahí aparecen por todas partes.

La politiquería señalada por Corral Jurado aparece casi por todos los rumbos de Juárez traducida en un puente inconcluso en Zaragoza y Las Torres, en varios puentes terminados, pero caros y mal hechos.

También quedan 26 paraderos de la ruta troncal 2 en menos que obra negra desde la Panamericana frente al aeropuerto; la Tecnológico, Paseo Triunfo y hasta las Américas…

Y de ahí “los chismes” recorren hasta el corazón mismo de Ciudad Juárez por toda la avenida 16 de Septiembre por completo bloqueada para los

conductores y para los clientes de los comerciantes en todo ese trayecto.

Quien miente en lo menos lo hace en lo más. Demandó en Estados Unidos a El Diario en calidad de ciudadano estadunidense, no de mexicano, por revelar la operación personal irregular que llevó a cabo para adjudicarse un terreno de modesto costo, pero legalmente emproblemado con la intervención a su favor al menos de un juez y de un notario.

No podía esperarse menos, entonces, al desviar de forma ilegal varios miles de millones de pesos pertenecientes a honorables instituciones educativas y sociales como las universidades Autónoma de Chihuahua y de Ciudad Juárez; la Cruz Roja, el Crit y hasta el Ficosec.

Igualmente abusó del dinero de los chihuahuenses colocando a varias amigas de su hermana Leticia Corral en la nómina de la Secretaría Particular de Palacio de Gobierno, pero sin desarrollar actividad laboral alguna. La presunción es que ese dinero era entregado a Leticia, la “llamada vicegobernadora”, de la cual no se conoce actividad productiva alguna.

No se preocupó por generar siquiera un esquema más “decente” para ayudar a su hermana o entregarle de su bolsa alguna cantidad.

Terminó públicamente aceptando que Leticia cuenta con escoltas y vehículos oficiales de gobierno, pero durante casi un año lo negó inclusive a través de mecanismos jurisdiccionales.

No tuvo empacho en que fueran cometidos ahí varios delitos derivados de las negativas de información por parte de las unidades de transparencia de la Secretaría de Seguridad Pública estatal como de la Fiscalía General de Justicia.

Todas esas “mentiras” fueron suficientemente documentadas en diversas publicaciones periodísticas.

No hubo ni hay justificación alguna, ni la presentación de un análisis de riesgo, que explique ese gasto tremendo en favor de su familiar

También ha calificado como chisme la creación de un impresionante equipo de Comunicación Social, con muchos directores, muchos reporteros sacados de algunos medios, y equipo de alta tecnología a un costo superior a los dos mil millones para contrarrestar en particular a Los Diarios y a la oposición política interna y externa.

No solo fue un fracaso palmario ese despliegue, ese gasto monumental y de insulto a las empobrecidas finanzas chihuahuenses, hubo y hay corrupción comprobada.

Adjudica a la politiquería que ande prófugo su entrañable amigo, socio y cómplice, Jesús Antonio Pinedo Cornejo, aquel titular de Comunicación Social que por primera vez en su vida se calzó botas, sombrero y vestimenta vaquera para “adueñarse” del palenque Santa Rita en sus ediciones 2017 y 2018, sin faltar por supuesto una güera a su lado. Muy cerca de él y semejante indumentaria, el propio Corral.

Son también múltiples las pruebas donde aparece el gobernador subiendo y bajando de aviones y helicópteros que forman parte de la flotilla oficial gubernamental para ser colocadas en venta como parte del mentiroso decreto de austeridad firmado con su puño y letra desde 2017. Su atrevimiento es ilimitado al llamarse austero ante AMLO.

Ni politiquerías ni chismes. Toda la información está comprobada. Son más de mil vuelos los acumulados a lo largo de su administración.

No se diga sus incontables juegos de golf y de tenis mientras debiera estar trabajando para Chihuahua al menos para desquitar los 400 mil pesos que estuvo costando al erario en sueldo y viáticos. Mañana tendremos una gran sorpresa en El Diario para los chihuahuenses sobre esto último.

Las redes sociales, las hemerotecas, los órganos ministeriales y judiciales  rebosan de pólvora, municiones y de bilis lanzadas por todos sus colaboradores y por él mismo contra la hoy gobernadora María Eugenia Campos Galván. Son capaces Jorge Espinoza, Manuel “Igor” del Castillo y Luis Fernando Mesta de seguir diciendo que son falsedades, inventos creados por El Diario.

La deuda estatal que deja Javier Corral va por más de 64 mil millones de pesos. El saldo en violencia es por casi 12 mil homicidios durante los cinco años.

Manejó con gravísima irresponsabilidad la crisis provocada por la pandemia; sin dinero en hospitales ni para medicinas, solo con jarabe de pico como apoyo económico para las microempresas que murieron por cientos ante el abandono oficial, incluido el acoso y extorsiones cometidos por parte de las células Covid.

Como corolario están las “mentiras” de su aplastante derrota partidaria y constitucional; su separación explícita del PAN, la suma a la Cuarta Transformación, su calificación en las encuestas nacionales como el peor gobernador del país.

Todos esos son los “embustes” publicados en particular por El Diario, pero en realidad esa es la imagen de la absoluta derrota que cada día observa y seguirá observando en el espejo por el resto de su vida Javier Corral Jurado. Esta es historia ya escrita, más allá de cualquier calificativo.

close
search