Opinión

Estado fallido

No entiende que no es su función elegir si el Estado actúa o no contra la delincuencia, como tampoco ordenar liberar a un delincuente como Ovidio

Miguel Ángel Godínez García
Analista

viernes, 03 julio 2020 | 17:11

Ciudad de México.- López Obrador llega a su segundo año de gobierno con una larga lista de pendientes en materia de seguridad. Para él no mereció en su discurso del 1 de julio ninguna palabra sobre los acontecimientos que califican un Estado fallido. Evento en el que destacó la seguridad de los secretarios que, ahora sí, tal como lo sugerí en la pasada columna, se vieron llegar a bordo de camionetas blindadas.

No entiende que no es su función elegir si el Estado actúa o no contra la delincuencia, como tampoco ordenar liberar a un delincuente como Ovidio. Las decisiones tomadas en este corto periodo presidencial en SN han violado leyes que rigen al Estado mexicano, su estabilidad y la paz social. Los alcances de la delincuencia traspasan el límite de tolerancia, declaran la guerra al Estado, aunque se rehúse a ser él quien la declare. El atentado al SSC de la CDMX, es ejemplo de que los cárteles entienden con balazos y no con abrazos. El uso de armas letales en este hecho mostró la capacidad con la que cuentan los cárteles para atentar contra quienes toquen sus más preciados intereses financieros o humanos. Santiago Nieto no sólo ha dado golpes financieros para debilitarlos, hay pendientes varias extradiciones a las que se oponen y podrían atentar contra jueces. Difícil creer que un cártel con este poder fallara por incapaz, como impensable la teoría de un autoatentado o el descontento de la hermandad policiaca.

Si bien las armas eran las indicadas, fueron puestas en manos inexpertas a las que abandonaron sin pudor alguno. En mi opinión, el objetivo es dejarle al Estado un mensaje que fuera capaz de ponerlo de rodillas para darle la puntilla a su debilidad. Queda al descubierto la falta de experiencia para enfrentar la crisis en estos casos, su traslado a Médica Sur es inexplicable, aunque haya sido en helicóptero, estando tan cerca el Hospital Central Militar.

Fallaron en los protocolos de seguridad, no sólo debieron pensar en la atención médica del secretario, sino también en su seguridad y en la de terceros al correr el riesgo de que se buscara concluir el atentado, luego de darse a conocer el lugar donde se encontraba, sobre todo después de que García Harfuch señalara al CJNG como responsable.

En el HCM se cuenta con atención de primer nivel y con seguridad militar que lo hace impenetrable. La liberación de familiares de “El Marro”, integrantes del Cártel SRDL, quienes en palabras de la autoridad fueron detenidos infraganti en delitos de venta ilegal de combustible y portación de armas, fueron puestos en libertad después de que el líder huachicolero amenazara al gobierno, quedó claro para el resto de cárteles quiénes son los que mandan. Los vericuetos de las autoridades judiciales frente a todo este escenario, enrarecen más el clima de incertidumbre que enfrenta este gobierno, jueces que dictan sentencia son acribillados, jueces que temen dictar sentencia, liberan delincuentes y reciben favores, procuradurías como en el caso García Harfuch que, de manera inexplicable y expedita, atraen la investigación, aunque ésta corresponda a la federación, son motivos que generan especulaciones que a nadie benefician.

De Imaginaria

No todo en estos dos años ha sido un fracaso. El desempeño de la GN ha demostrado que su formación ha vencido la adversidad en todos los sentidos, Rodríguez Bucio debe sentirse orgulloso de su gente como ellos de su mando. Quién lo diría, la senadora Nestora Salgado diagnosticada con coronavirus, después de haber sido tratada en un hospital en Guerrero, goza de especial atención al ser trasladada en aeronave militar a la CDMX para internarla en un hospital también de las FA y garantizarle la mejor atención posible, pese al trato insultante de la senadora hacia el Ejército mexicano.