Opinión

OPINIÓN

Entregó la oficina con manita de puerco

Tenemos en La Columna las últimas imágenes de un berrinchudo Javier Corral abandonando a la media noche del martes Palacio de Gobierno

LA COLUMNA
de El Diario

jueves, 09 septiembre 2021 | 06:00

• Entregó la oficina con manita de puerco

• Viene asunto penal por tiradero en la troncal

• Debe Estado más de su presupuesto anual

• Fitch estanca posibilidades de buen crédito

Tenemos en La Columna las últimas imágenes de un berrinchudo Javier Corral abandonando a la media noche del martes Palacio de Gobierno por la Calle Aldama y no por la Calle Libertad para no “toparse” con más indeseables enemigos que puntualitos llegaron reclamando las oficinas de la Secretaría Particular que los chihuahuenses les otorgaron con su voto el pasado 6 de junio.

Es tradicional que gobernadores y sus funcionarios con oficinas en Palacio ingresen y salgan por la bonita peatonal Calle Libertad (de la capital del estado). Corral bajó las escaleras a la media noche echando chispas de coraje y no quiso exponerse a más bilis de quienes contentos y alegres entraban y salían por la puerta que da a la Libertad.

El ahora exmandatario sufrió un último gran coraje en el despacho de la gubernatura al momento de firmar la entrega a su sucesora Maru Campos. Debió esperar más de una hora antes de las 12 de la noche en el Salón Rojo y no en la oficina del gobernador, ocupada ya por Campos Galván. Le dieron una sopita del chocolate que recetó durante cinco años con singular despotismo.

Renegó, amenazó con retirarse sin la firma y hasta exigió que no hubiera fotógrafos. Ya no estaba para semejantes desplantes. Dejaría de ser gobernador en unos minutos.

-“Si no quieres, vete”, le asestó alguien en voz queda.

Debió hacer las cosas como las indicó el equipo receptor. Imposible seguir colocándose moños. Firmó ahí mismo donde debió esperar y salió tan fúrico como presuroso seguido por sus dos cómplices en el gasto de cientos de miles de pesos en viáticos sin comprobar, Francisco “La Coty” Muñoz, su “privado”; y su jefe de escoltas, Juan Manuel “Elena” Escamilla.

Primer adelanto de las que debe.

***

No es delicado, es grave lo ocurrido con los movimientos financieros que soportan la construcción de la ruta troncal 2, particularmente los tramos originados en la desesperación y la avaricia.

Javier Corral insistió ante Armando Cabada para tener los permisos municipales al menos del famoso subterráneo que mantiene paralizado parte del Centro de la ciudad. No lo consiguió.

Quién sabe si lo sepa el alcalde, pero esos proyectos están soportados con decenas de millones de pesos desviados entre distintos orígenes y objetivos; es decir, hay dinero surgido del Fideicomiso de Puentes, o de créditos, que de manera alguna fueron presupuestados para la troncal y/o el famoso subterráneo.

Si Cabada hubiera participado en esos vistos buenos no solamente se hubiera adelantado a luces verdes que ya le corresponden a nuevas autoridades, sino que hubiera incurrido en responsabilidades de entrada administrativas, pero que fácil serán convertidas en penales.

Así está la construcción de la troncal por la 16 y más hasta el fondo, hasta el pretendido túnel.

***

El reporte que hizo llegar el auditor Superior, Héctor Acosta, y que difundió ayer el presidente del Congreso, Mario Vázquez, fue lanzado a los diputados como una advertencia del verdadero nivel de la crisis financiera que heredó Javier Corral.

Después de que la gobernadora Maru Campos hablara de 72 mil millones de pesos de obligaciones contra el Estado heredadas de su antecesor, la Auditoría Superior emitió su cálculo valuándolas en más de 75 millones.

Si la primera estimación era que Chihuahua debía el 96 por ciento de su presupuesto anual, con la segunda la proporción subió a casi el 103 por ciento. Una barbaridad de recursos de los que no dispone la entidad.

En versión digital está el monto total del Presupuesto de Egresos por 74 mil millones de pesos publicado en el Periódico Oficial del Estado y el oficio que difundió Vázquez con la comunicación de Acosta Félix.

Deber más de lo que se ingresa en un año representa cancelar un montón de inversiones necesarias, para lo que hará falta más que créditos a corto plazo, de los que ya se habla como primera opción para salir del bache por parte del nuevo gobierno.

El mensaje que lanzó el presidente del Congreso, pues, fue que vienen medidas dolorosas que deberá anunciar el Ejecutivo por su cuenta. Eso de dolorosas seguramente implica recortes e incrementos en contribuciones fiscales.

Pero aparte el Legislativo tendrá que jugar su papel de fiscalizar y corresponsable del manejo financiero de la entidad, con la autorización de financiamientos de largo plazo y otras medidas para un mejor control del gasto público.

Las estrategias de corto, mediano y largo plazos serán fundamentales para poder salir del hoyo en el que se encuentran las finanzas. Ahí el Congreso deberá jugar un papel protagónico porque no va a poder sola la gobernadora.

***

Para no dejar el tema financiero, parece que el exsecretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez, se guardó hasta el final de la administración otra mala noticia.

Una de las calificadoras más importantes, Fitch Ratings, habría estancado las posibilidades de Chihuahua de acceder a buen crédito debido a que mantuvo la calificación de riesgo del estado en niveles apenas aceptables.

No son las calificaciones de los créditos de largo plazo refinanciados en el gobierno corralista, que dieron resultados medianamente favorables luego del costoso descalabro que fue el primer intento de una reestructura.

Esos créditos se mantienen con una doble A nada despreciable, con la garantía de pago aportada y el respaldo del Fondo General de Participaciones.

El problema estaría en la calificación general del estado de Chihuahua, que Javier Corral recibió en A y a la vuelta del primer año la bajó a B, para seguir hacia abajo o estancada, como mediocremente se encuentra ahora.

Esa posición que es parte de la herencia financiera del corralismo le impide a la entidad adquirir créditos a buena tasa de interés, por el riesgo que ya se conoce de un eventual impago si se sigue cargando la mano a la tesorería estatal.

Sí hay posibilidades de crédito a la nueva administración, pero la banca comercial desde luego que se fija mucho en la calificación general para fijar sus tasas.

close
search