Opinión

OPINIÓN

Enojado por falta de tickets hasta del café

Era desconocido que Corral Jurado se haya agenciado de una “caja chica” por 600 mil pesos mensuales en medio de una severa crisis financiera en el estado impulsada por su pésimo manejo financiero y también por la pandemia

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 08 septiembre 2021 | 06:00

-Enojado por falta de tickets hasta del café

-Un gabinete de aliados y afines a Maru

-Una última ocurrencia en Comunicación

-Un billete atorado en el tiradero de obras

Pegó el lunes Javier Corral tres sendas regañadas en público antes de irse. Escaso público, pero el suficiente para alcanzar los datos a La Columna.

Le gritoneó en la entrada del Parque Central a un modestísimo técnico de cámaras que estaba grabando mientras regañaba a su jefe de escoltas, Juan Manuel Escamilla; y barrió de pasada con su alfombra de principio a fin, Manuel “Igor” del Castillo, por permitir la transmisión de sus “conversaciones”.

Todo se esperaba el gobernador a su llegada a Juárez menos la publicación detallada de sus gastos personales con tarjeta de débito del gobierno. Manejó El Diario esa información el lunes.

Era desconocido que Corral Jurado se haya agenciado de una “caja chica” por 600 mil pesos mensuales en medio de una severa crisis financiera en el estado impulsada por su pésimo manejo financiero y también por la pandemia.

Tenía el gobernador tres tarjetas de débito entregadas por la Secretaría de Hacienda, una manejada por él mismo, otra por su jefe de escoltas, Juan Manuel Escamilla; y otra más por su secretario privado, Francisco “La Coty” Muñoz. Cada una con un saldo para manejo discrecional por 200 mil pesos cada mes. Obvio, aparte de eso, sus respectivos sueldos más “prestaciones”.

Con esas tarjetas gastaron en muchísimos litros de café en Starbucks, en varias cantinas, en lujosos y modestos restaurantes y hoteles de renombre: el Casino Español, Hyatt Regency, Camino Real, El Cambalache, La Calesa, el Shangri acá en Juárez; Ruizeñor Gozadería... hasta un modestísimo café con galletas por 49 pesos pagaron de la bolsa chihuahuense. Tacaños hasta lo miserable, hasta lo corriente. (Imágenes de los estados de cuenta en versión digital).

La regañada de Corral a Escamilla también confirmó la escasa valentía del gobernador. Le echó la culpa por no presentar los comprobantes respectivos, pues parte del escándalo es que le metieron duro al gasto con las tarjetas y deben comprobaciones por cientos de miles de pesos.

A estas horas sin duda busca todavía cuadrar los números el oficioso y cómplice secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez.

Acabarán con los tickets de todas las burrerías. Ya están en el infierno, que más da otra chispa.

***

Cumplió la gobernadora electa Maru Campos con la expectativa de un gobierno de coalición de facto, dándole posiciones en el gabinete a priistas y hasta perredistas, sin descuidar al PAN y en especial al grupo que es como su familia.

Juarenses fueron apenas dos, ninguno panista de cepa: en Educación Javier González Mocken, el célebre “SuperMocken”; y en Desarrollo Rural a la exsenadora Lilia Merodio Reza, que obedece a hilos tricolores más allá de la dirigencia, además de tener cercanía con Campos.

La inclusión del panismo fronterizo sí se dará una vez que asuma el primer nivel, obviamente con todas las representaciones en Juárez y con espacios en otras dependencias con despacho en la capital.

Para cumplir con acuerdos políticos nacionales dentro y fuera del PAN, dejó al sonorense Luis Serrato como nuevo secretario de la Coordinación de Gabinete y a Diódoro Siller Argüello, expresidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, como secretario del Trabajo.

También en este paquete, y para dar una buena sacudida al sector, llegó el anestesiólogo Fernando Sandoval Magallanes como secretario de Salud. Con eso se quitó a varios que se andaban promoviendo como los titulares de tan delicado ramo.

A los semimaderistas Fernando Álvarez Monje y Roberto Lara Rocha les dejó dos desconcentradas grandes, la Comisión Estatal de Vivienda y la Junta Central de Agua y Saneamiento. Les fue bien después de muchas versiones de que quedarían fuera porque fueron como uña y mugre de Corral.

A la expriista Teporaca Romero, hija del exsecretario general de Gobierno de César Duarte, Raymundo Romero, le dejó el Instituto Chihuahuense del Deporte y al tricolor Omarbazanista, Enrique Rascón, la Comisión Estatal de Pueblos Indígenas.

Al exdiputado perredista Pável Aguilar Raynal, cemento de muchos ladrillos tanto dentro como fuera de Acción Nacional, lo puso de subsecretario con Serrato, pero con mención tan especial que hasta pareciera secretario.

Las posiciones clave fueron para el equipo de Maru. Que más que equipo es familia: César Jáuregui, secretario de Gobierno; Pepe Granillo al mando de las finanzas estatales; Roberto Javier Fierro, fiscal general; Gilberto Loya al mando de la Policía Estatal y Nacho Galicia como secretario de Desarrollo Humano y Bien Común (Desarrollo Social).

Otras posiciones donde Maru mostró mucho interés con los nombramientos fueron Comunicación Social, a donde llega César Navarrete, y Pensiones del Estado, tigre que se sacó en la rifa Francisco Hugo Gutiérrez, quien había sido titular de PCE en tiempos de Francisco Barrio.

Entre otros nombramientos que sin duda darán de qué hablar, este es el equipo básico con el que comienza a partir de hoy la nueva gestión estatal.

Quedó fuera de la distribución el PRI-PRI. No apareció la declinante Graciela Ortiz ni nadie de su equipo. Tampoco nadie del PRI estatal a cargo de Alejandro Domínguez. Quizá se los lleven a otros puntos del país, donde operan con más holgura.

***

Fue una trasmisión en vivo desde la Coordinación de Comunicación Social una de las últimas ocurrencias de Javier Corral durante el día de ayer.

Al mediodía e improvisadamente su fiel comunicador, Manuel “Igor” del Castillo, organizó un mensaje de despedida de los médicos de la Secretaría de Salud que han atendido la pandemia los últimos 17 meses.

Maltratados, discriminados, expuestos a todos los riesgos, apenas ahora les dejaron foro Corral y su desaparecido secretario Eduardo “El Higadito” Fernández, cuyo afán de protagonismo los llevó a producir y conducir sus somnolientos programas durante la contingencia sanitaria.

Pues bien, ahora que cedieron el espacio fue con tan mal tino que durante casi toda la trasmisión se mantuvo con cero espectadores.

De muestra la imagen en versión digital, donde la conductora estelar de “Igor”, Miriam Saldívar, le hablaba a la nada y nadie mientras presentaba su especial y vergonzosa despedida.

***

En solo un día pretendió Javier Corral desarrollar el ejercicio político y administrativo que no llevó a cabo en años. No hay más explicación para este apuro que algún billetito atorado; o mejor dicho, un billetote entrampado.

Mientras recorría el tiradero de obras en Juárez y presumiblemente entregaba paquetes computacionales en algunas escuelas, pidió a sus asistentes abrir sus teléfonos a una llamada telefónica “urgente” del presidente municipal, Armando Cabada.

No entró la llamada aún ayer a las 11 de la mañana. Insistió Corral hasta la imploración por el visto bueno del Ayuntamiento para autorizar los permisos de construcción subterránea en las obras de la ruta troncal centro.

Cabada no quiso dejar esa herencia a su sucesor y correligionario moreno, Cruz Pérez Cuéllar. Ni esa herencia ni otras más que tienen que ver con la infausta ruta troncal dos.

Corral movió cielo, mar y tierra sin lograr su objetivo porque la mera lógica del tiempo no da para más. Todo eso debió hacerlo meses, años antes, con paciencia y metodológicamente.

Debió presentar con tiempo proyectos y ejercicios financieros no únicamente al alcalde Cabada y al Cabildo, sino a los juarenses todos. No lo hizo por pereza y por soberbia.

Hoy, a unos minutos de irse y con el mundo encima, pretendió apelar a Cabada, la única relación medio sana que mantuvo hasta el final, pero el alcalde quedó imposibilitado ya de “operar” esos permisos porque le corresponden no solo al sucesor Cruz sino a la gobernadora, María Eugenia Campos.

Deben ser muchísimos los acuerdos lucrativos corralista con empresas constructoras y “asesores” financieros. El tiradero en las vialidades es horrible, grotesco, pero cientos de millones de pesos lo que ha costado... y lo que costará todavía.

Esos billetes son los atorados en los apuros de Javier Corral Jurado.

***

Ayer varios testigos escucharon clarito en la Junta Municipal de Agua y Saneamiento que los guardias del edificio “voceaban” a la administradora Martha Adriana Durán porque la buscaba un “propio” de Jesús Antonio Pinedo para la realización de algún trámite.

No hubo mayores datos, Durán atendió a la persona y listo, lo cual quiere decir que el excoodinador de Comunicación Social del corralato podrá permanecer prófugo, pero con influencia hasta el último instante de la administración.

close
search