Opinión

OPINIÓN

En plena tempestad de Aras, viene Vitas a Juárez

No es un secreto que Vitas, negocio igual de desregulado que Aras, comienza a recibir quejas por su operación

LA COLUMNA
de El Diario

lunes, 22 noviembre 2021 | 06:00

• En plena tempestad de Aras, viene Vitas a Juárez 

• Se perfila para la UACH rectora, en lugar de rector

• Viene polémico presupuesto esta semana

• Congela denuncias, pero exonera a corralistas

Profusamente han circulado invitaciones y agenda oficial del foro “Políticas públicas por la transformación de Ciudad Juárez”, que morenistas de la 4T y del ayuntamiento promueven como la actividad más importante de la semana.

El foro se vende como un espacio que fomenta el pensamiento crítico, político y económico para la frontera, con tres días de presentaciones en esta semana a partir de mañana martes. Todo en instalaciones de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Los personajes de mayor peso que asisten son el canciller, Marcelo Ebrard; el director general del Infonavit, Carlos Martínez; el titular del Seguro Social, Zoé Robledo; el director general de Aduanas, Horacio Duarte Olivares y el líder de los politólogos chairos, Antonio Attolini.

Los encargados de armar el foro fueron los chihuahuenses que se agruparon en la no muy bien afamada “División del Norte” de Morena, esos que tomaron ciertas posiciones de poder en la capital del país a partir de 2018 y luego fueron poco a poco desplazados del partido.

Ahora han sido arropados por algunos miembros del grupo que ganó la Presidencia municipal y se autodenominan “MAFIT XXI”, críptica referencia a los integrantes y objetivos de la agrupación.

El caso es que entre las muy reputadas personas que habrán de estar en la frontera durante la semana, se coló Jovanny Hinojos, director de Vitas Financial, una Sociedad Anónima Promotora de Inversión (SAPI) que opera en la capital, Juárez y supuestamente en medio país.

Decir SAPI en estos momentos es casi sinónimo de esquema piramidal, como el mismo que promovió el grupo Aras, que sigue siendo un escándalo porque burló a miles de chihuahuenses con la promesa de fantásticos rendimientos financieros.

No es un secreto que Vitas, negocio igual de desregulado que Aras, comienza a recibir quejas por su operación, junto con la sospecha de lavado, pirámide y otros señalamientos, que ya se registran en blogs especializados y redes sociales. El ejemplo puede verse en versión digital.

Es sumamente extraño que ese grupo morenista promotor de la transformación de Juárez vea la tempestad de Aras y ahora traiga a Vitas.

La ponencia que le dieron a Hinojos, relacionada con la transformación de las empresas en la era post-Covid, sólo se explica con cierto interés financiero detrás del grupo norteño de Morena, al que le sobran prietitos en el arroz.

***

Como si no bastaran el Ejecutivo, el Congreso del Estado y el Poder Judicial con mujeres a la cabeza, ahora ya se habla de que también en la Universidad Autónoma de Chihuahua podría haber rectora en el lugar del agotado rector Luis Fierro Ramírez.

La jugada trae con la cabeza baja a los directores de facultades que creyeron que seguían vigentes las mismas reglas del juego que antes, cuando cada grupo sacaba un aspirante y luego se hacían acuerdos y negociaciones con el poder estatal.

Hacían su luchita ya los directores de Contaduría, Medicina, Derecho y hasta el de Zootecnia, Luis Raúl Sánchez, Luis Carlos Hinojos, Luis Alfonso Rivera y Carlos Ortega Ochoa, respectivamente. Seguían cada uno las instrucciones de su librito.

Sobre esos cuatro aspirantes giraba la rectoría universitaria de la que de facto fue relevado Luis Fierro semanas atrás, para poner en su lugar al nuevo secretario general, Jesús Villalobos Jión.

Pero el fin de semana comenzaron los mensajes sobre la posibilidad de que no sea rector sino rectora. Si bien para el cargo generalmente pesan más los directores de unidades académicas, la ley no exige que sean titulares de facultades.

Según la Ley Orgánica de la UACH, para ser rector no hace falta más que haber sido profesor universitario con título de licenciatura y cinco años de brindar servicios docentes o de investigación. Eso aparte de obvio, la ciudadanía mexicana, buena fama pública y edad de 35 años en adelante.

La norma abre mucho más el abanico. No limita a esos 15 notables directores de facultades o esos dos o tres cabezas de grupos amplios, donde por cierto ninguna mujer aparece.

***

Si van bien las cosas, en esta semana se entrega al Congreso del Estado el paquete económico 2022 por parte del secretario de Hacienda, José de Jesús Granillo Robles. El límite es hasta el 30 de noviembre, pero se espera que para el viernes tengan los legisladores la pelota en su cancha.

Las expectativas están en los ingresos, el déficit que se habrá de reconocer y la montaña de deuda pública sobre la que descansan todos los programas del Gobierno estatal. En esos puntos es donde está la potencial polémica que viene para estos días.

Así lo ven quienes participan en el armado del proyecto, que ven con suma preocupación la forma en que vayan a tomarlo los diputados de Morena, que han sido insistentes en ciertas cuestiones fiscales y del gasto que muy seguramente no serán tomadas en cuenta.

En cuanto a los ingresos, la duda está en la forma en que se buscará elevarlos, vía impuestos o derechos al alza. En el déficit, si éste logra reducirse en unos mil millones de pesos o más, podría pasar como un gran salto financiero favorable, pero nada está dicho.

Es en la deuda donde podría haber mayores discusiones, pues es muy posible que se busque incrementar los plazos con el objetivo de bajar los montos que deben pagarse, lo que podría hacer con ciertos límites la Secretaría de Hacienda sin pedir aval al Legislativo.

En la reestructuración de los compromisos que tiene en contra la entidad es donde podría centrarse la discusión de los siguientes días.

La unanimidad no se ve como la meta más alcanzable, pero sí se visualiza una mayoría aplastante cuando menos. Eso se confirmará de aquí a que se someta a votación, para lo que todavía faltan más de tres semanas.

***

El que está muy cómodo sin atrapar peces, ni gordos ni flacos, es el coordinador de agentes del Ministerio Público del área de Delitos contra el Servicio Público, Héctor Alonso Hernández Uribe, quien despacha en la Fiscalía General del Estado.

El funcionario fue sostenido aun con la llegada del nuevo fiscal, Roberto Fierro Duarte, pese a ser el mismo que firmó el no ejercicio de la acción penal contra el exsecretario de Hacienda de Javier Corral, Arturo Fuentes Vélez.

Lo hizo a conveniencia. Apenas un mes después de que Ficosec denunció a Fuentes Vélez por desaparecer 130 millones de pesos, Hernández Uribe determinó que no había delito alguno. Lo exoneró ipso facto: recibió la querella a finales de junio y el 2 de agosto la desechó.

El caso debió reabrirse por disposición judicial, a petición del organismo afectado, pero igual la investigación está dormida.

Podría decirse que actuó por presiones del corralismo en ese caso. Pero resulta que ahora existe una queja en la Función Pública contra el mismo funcionario, la Q/2021/OIC/FGE/DE31, en la cual se le acusa de tener dos años con una denuncia congelada.

Ni la ha desechado ni ha decretado el ejercicio de la acción penal en un caso que involucra de fondo derechos de una niña maltratada. Quién sabe qué esconde el jefe de los ministerios públicos como para estar jugando en la rayita.

Tal vez se olvida que la negligencia también es considerada entre los delitos de corrupción y puede pasar de persecutor a perseguido en un instante. 

close
search