Opinión
OPINIÓN

El vaquero de Corral fue vaquero de Duarte

Anduvo por los cascos de las haciendas más con envidia que con espíritu justiciero. Su indumentaria era vaquera. Botas ropers, entre la vestimenta

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 20 mayo 2020 | 06:00

• El vaquero de Corral fue vaquero de Duarte

• Otro secretario florero en Palacio 

• Van por exenciones otros dos meses 

• El doc Díaz en teleconferencia con Trump

El particular, Héctor Hugo Pérez Robles, hizo publicar el domingo un primero de cinco prometedoramente atrevidos comunicados directo y a la cabeza del gobernador, Javier Corral Jurado. Es un tema de alto contenido político y presuntamente delictivo: la administración de una buena cantidad de ranchos asegurados en la pseudo operación justicia para Chihuahua al exgobernador, César Duarte, varios miembros de su familia y exfuncionarios de la administración estatal 2010-2016. 

Se trata de ranchos todavía altamente productivos, más de cuatro mil cabezas de ganado y cientos o miles de hectáreas de nogales. No hay sentencias judiciales sobre ninguno de ellos pero ya están metidos en tremenda disputa por el descuido del actual régimen. Pérez Robles era el administrador de esos bienes, según su “carta abierta”, y se muestra preocupado tanto por la muerte del ganado –por desatención- como por su situación legal, pues sin advertir agua fue removido de ese “cargo”. 

Señala el empresario ganadero como actual mente maquiavélica al administrador de la Fiscalía General del Estado, Eduardo Fernández Armendáriz, efectivamente un consentidazo del gobernador Corral, pero que seguro descubrió movidas y removió tosca y quizá hasta de forma ilegal a Pérez Robles. Entre la carta aparecen conmovedoras imágenes de vacas muertas junto a sus becerritos. Pero da la casualidad de que Pérez Robles ha representado algo así como uno de los muchos testigos protegidos usados por el corralismo para golpear al equipo duartista sólo que evidentemente ahora exhibe las irregularidades porque dejó de manejar los millones para administrar esas propiedades. La disputa es de pesos y centavos. Se desprende con facilidad del texto aludido. 

Nada más para darnos una idea de lo anterior, baste con mencionar que Héctor Hugo Pérez Robles fue uno de los principales operadores de Carlos Hermosillo (ya finado), amigo, socio y operador político en primera línea del exgobernador Duarte. En las relaciones con el denunciante aparecen grandes ganaderos de apellidos conocidos como Balderrama, Ferreiro y otros inimaginables que, si es franco y sincero, los mencionará en alguno de sus cuatro comunicados restantes. Será más que interesante el desenlace de este caso en particular. Corral aparece hasta el cuello en las irregularidades señaladas. Anduvo brincoteando feliz aspirando el fresco aroma de las gobernadoras en los terrenos de Duarte. Se impresionó con la calidad del ganado. 

Anduvo por los cascos de las haciendas más con envidia que con espíritu justiciero. Su indumentaria era vaquera. Botas ropers, entre la vestimenta. De esos momentos, de esos recorridos, de los enlaces con quienes serían convertidos en inminentes testigos protegidos, surgió el nombre de Pérez Robles como administrador. Un duartista entre los más duartistas. El momento de la carta es ideal: exhibe a Corral y lo presiona en momentos que su margen de maniobra para responder es cada vez más reducido porque estamos en medio de la pandemia y en la orilla de la sucesión de la gubernatura. Ayer Corral en monsergosa conferencia de prensa sólo aceptó que, efectivamente, ya está vendiendo el ganado de su antecesor. No abundó en detalles, no necesitó; mordió el anzuelo. 

*** 

De mero florero ha quedado el secretario de Salud, Jesús Enrique Grajeda, cuyo cargo quedó en vilo tras el nombramiento de Mirna Beltrán como subsecretaria de Prevención. O como “comandanta” contra el coronavirus, según la bautizó como chistorete el gobernador Javier Corral. La pugna entre el titular y la subordinada, de acuerdo a las versiones que surgieron desde su designación, parece haber concluido con la derrota del primero. En una foto que puede verse en la edición digital de La Columna aparece Corral con Beltrán a un lado y muy lejos del gobernador el secretario Grajeda. Pese al cubrebocas que usan todos se alcanza a ver el rostro del secretario, congelado por el frío de la lejanía con su jefe. 

Aparecen en el arranque de una obra, el pasado lunes, en el Hospital General de Chihuahua, donde habrá de construirse un búnker para la instalación de un acelerador lineal que se usa en el tratamiento del cáncer. Nada que ver el proyecto con la Subsecretaría de Prevención, posición inventada por Corral como parte de la serie de ocurrencias que ha tenido durante la pandemia. Nada tenía que hacer, por lo tanto, la que formalmente toma las decisiones en esta crisis sanitaria y que en los hechos busca tomar las riendas de todo el sistema de salud estatal. Más allá de la foto que dice mucho en la Secretaría de Salud aseguran que el titular hace semanas que dejó de llevar el control de la dependencia. 

Primero se la requisaron desde el Palacio de Gobierno y luego se la entregaron a la doctora Beltrán prácticamente. Aunque Grajeda intentó doblegar a su colega cortándole flujos de recursos y negándose a reconocerle autoridad, con el paso de los días el doblegado fue él. Por eso corre la idea de que el cambio es inevitable pasada la contingencia, a menos que Corral decida mantenerle la beca superior a los 100 mil pesos que le tiene a varios de sus colaboradores en calidad de “asesores”, o aviadores. 

*** 

El plazo de los incentivos fiscales municipales que lanzó el independiente Armando Cabada termina junto con el mes de mayo. Aunque han tenido un efecto favorable en la economía de los juarenses, su impacto todavía es mínimo en comparación con la crisis que se viene encima. Se trata de los descuentos en diversos impuestos y trámites municipales como el Predial, cuyos recargos se condonaron al 100 por ciento en las cuentas con recargos hasta por 200 mil pesos; así como el de Traslación de Dominio, también condonado en su totalidad en los recargos de hasta 50 mil pesos. 

En el paquete de incentivos fiscales también entraron las Licencias de Funcionamiento, Licencias de Construcción y Anuencias Municipales hasta 50 mil pesos con un 50 por ciento de descuento; las multas de tránsito, excepto choques; y conceptos como Dictamen de Contingencia, Dictamen de Seguridad y de Impacto Ambiental, con un 50 por ciento de descuento. 

Todas esas medidas desde luego que han aligerado la carga económica a personas físicas y empresas medianas, pequeñas y grandes, pero es insuficiente, sobre todo porque la reactivación que se espera para el 1 de junio no será mágica ni inmediata. Es por ello que para la siguiente sesión de Cabildo el alcalde Cabada pretende presentar un proyecto de ampliación de dichos beneficios. Se habla de cuando menos otros 60 días, es decir hasta finales de julio, a fin de potenciar el impacto favorable en inversiones privadas. 

*** 

Este miércoles al mediodía se realizará una teleconferencia entre la comunidad hispana y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a la que ha sido invitado a participar el doc Alejandro Díaz por su experiencia en temas de salud migratoria. 

En últimas fechas, Díaz ha estado muy activo en la conformación de un protocolo de salud y seguridad junto con la industria maquiladora, a fin de poder reanudar actividades de manera segura y en eso centrará su participación. 

El Departamento de Estado de la Unión Americana promueve estos diálogos a fin de conocer en voz de los expertos cómo avanzar en una reactivación económica segura frente a la pandemia del Covid-19. El doc, ya sabemos, a codazos diplomáticos trata de abrirse paso entre los precandidatos de Morena a la gubernatura.