PUBLICIDAD

Opinión

El valor de una abstención

El ejercicio de votar, sea en una elección política, o en una decisión empresarial, de amigos o familiar, siempre conlleva el acto y los efectos de cualquier definición, de una decisión

Francisco Ortiz Bello
Analista

domingo, 11 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

El ejercicio de votar, sea en una elección política, o en una decisión empresarial, de amigos o familiar, siempre conlleva el acto y los efectos de cualquier definición, de una decisión, cuando uno se define en la vida, toma decisiones, toma partido, y eso siempre tendrá efectos directos sobre quien lo hace, a veces para bien a veces para mal, pero siempre tendrá efectos.

Aunque parezca un contrasentido, no siempre definirse significa optar por una u otra postura, como recientemente sucedió en el Senado de la República en la votación de la Ley que transfiere a la Guardia Nacional a la Sedena, y ante la que claramente estaba en juego la lealtad de los senadores de Morena al presidente López Obrador, para sacar adelante una decisión que requería forzosamente de una reforma constitucional.

PUBLICIDAD

El proyecto presidencial propone modificar cuatro normas: la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la Ley de la Guardia Nacional, la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y la Ley de Ascenso y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea.

Pero, ¿cuál es el contexto de todo el tema? La decisión del presidente para transferir la adscripción de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional, para lo que, en opinión de varios expertos juristas y constitucionalistas, se requiere forzosamente de una reforma a la Constitución General de la República, y, por lo tanto, requiere de una mayoría calificada que el presidente no tiene en ninguna de las dos cámaras.

¿Qué dice la constitución?  Artículo 21, párrafo 11: “Las instituciones de seguridad pública, incluyendo la Guardia Nacional, serán de carácter civil, disciplinado y profesional. El Ministerio Público y las instituciones policiales de los tres órdenes de gobierno deberán coordinarse entre sí para cumplir los fines de la seguridad pública y conformarán el Sistema Nacional de Seguridad Pública, que estará sujeto a las siguientes bases mínimas:” 

Artículo 21, Párrafo 12: “La Federación contará con una institución policial de carácter civil denominada Guardia Nacional, cuyos fines son los señalados en el párrafo noveno de este artículo, la coordinación y colaboración con las entidades federativas y Municipios, así como la salvaguarda de los bienes y recursos de la Nación. La ley determinará la estructura orgánica y de dirección de la Guardia Nacional, que estará adscrita a la secretaría del ramo de seguridad pública, que formulará la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, los respectivos programas, políticas y acciones”.

Cabe recordar que esos cambios al artículo 21 constitucional, los impulsó y logró en 2019 el propio presidente López Obrador, al desaparecer la extinta Policía Federal y crear la Guardia Nacional. Hoy, al no contar con una mayoría calificada en el Congreso de la Unión, para impulsar el cambio constitucional que requiere la situación, decide realizar dichos cambios a través de la modificación de leyes secundarias, lo cual es observado como enorme riesgo de ilegalidad e inconstitucionalidad.

No en vano, reconocidos liderazgos del partido del presidente, como Alejandro Rojas Díaz Durán, han expresado fuerte inconformidad por la forma en que se han realizado estos cambios.

Pero volviendo al tema del Senado, la votación alcanzada es por demás reveladora de las pugnas entre legisladores, y el enfrentamiento claro entre morenistas radicales y mesurados: 70 votos a favor, 51 votos en contra y 1 abstención. Pero adquiere una especial relevancia para chihuahuenses y, particularmente, para los juarenses, por los fuertes nexos y lazos que mantiene el senador Monreal con esta frontera. La única abstención fue de Ricardo Monreal.

De ahí que el destino político que tenga el zacatecano alcanzará a varios políticos juarenses. La ex diputada y ex funcionaria municipal, Martha Beatriz Córdova, mantiene una cercana relación política con Monreal desde que coincidieron en San Lázaro.

Otro en la línea directa de influencia es el actual presidente municipal, Cruz Pérez Cuéllar, quien formó parte del equipo cercano de Monreal en el Senado de la República, pero que ahora ante los deslindes y desplantes de su excoordinador, deberá replantear su estrategia de respaldos políticos.

Incluso hoy se sabe que Monreal vivió algún tiempo en esta frontera, por lo que mantiene estrechos lazos de comunicación con juarenses e incluso con familiares cercanos que radican aquí.

Por todos es sabido que Monreal no ha sido considerado como una de las corcholatas del presidente, con posibilidades para sucederlo y que ha seguido un camino de soterrada confrontación con AMLO, pero que cada vez él mismo se reafirma más como aspirante presidencial.

Es más que evidente la molestia que causó en el presidente la abstención de Monreal, porque significa también una definición en contra de su proyecto, mismo que el propio Monreal respondió hablando de libertad de conciencia, de paz y de no guardar odios ni rencores, “solo respeto y agradecimiento”, señaló el zacatecano en sus redes sociales.

El intercambio de epítetos entre Monreal y AMLO es clara evidencia de que la relación política entre ambos, al menos, está rota y se ve difícil un arreglo, pero eso no ha menguado en nada el ánimo del senador, y todavía coordinador de los senadores, que parece crecerse al castigo.

Ha publicado en redes sociales diversos eventos, multitudinarios, como demostrando que apoyos en las bases morenistas no le faltan, y retando a los líderes y dirigentes de su partido a terminar de descartarlo oficialmente, lo cual sería quizá lo que termine de detonar su estrategia.

Nada menos ayer sábado, alrededor del mediodía, publicó en su cuenta de Twitter cuatro imágenes en las que se aprecia bastante gente, con el texto: “La alta temperatura no impidió que nos reuniéramos en la plaza pública del Monumento a la Madre. Resistimos. Muchas gracias a las y los vecinos de esta gran Ciudad de México. Cuando llegue el tiempo legal, nos inscribiremos para estar en las boletas de la elección presidencial”.

Momentos antes escribió: “Gracias por acompañarme en la presentación de mi libro en el Monumento a la Madre. Sus muestras de cariño me alientan; resistiremos. Ni nos vamos a dejar ni nos vamos a rajar. Antes del evento pasé a saludar a mis amigas y amigos en el Monumento a la Revolución”.

Reafirmando una y otra vez su intención de contender por la presidencia de la República en 2024, aunque los caminos de su partido, al menos hasta hoy, no se ven abiertos para él.

Aquí la pregunta sería, ¿quiénes de sus antiguos aliados y hasta operadores juarenses estarán dispuestos a jugarle las contras al presidente y seguir apoyando a Ricardo Monreal?

De la respuesta a esa pregunta dependerán muchas definiciones futuras entre los políticos de esta frontera.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search