PUBLICIDAD

Opinión

El Tren Maya y el desarrollo sustentable

Ciudad Juárez, como otras ciudades fronterizas, enfrenta un problema de migración que se agrava con el tiempo debido a la falta de oportunidades y al empobrecimiento en otras zonas del país

Baldemar Méndez Antonio
Analista

sábado, 14 mayo 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez, como otras ciudades fronterizas, enfrenta un problema de migración que se agrava con el tiempo debido a la falta de oportunidades y al empobrecimiento en otras zonas del país. La solución del problema pasa necesariamente por el desarrollo de estas zonas. 

México tiene regiones olvidadas históricamente, excluidas del desarrollo del país, sin oportunidades de empleo y de crecimiento, condenadas a la pobreza, donde la movilidad social no existe. Nacieron pobres, morirán pobres, ha sido su historia, su narrativa. 

PUBLICIDAD

Ante un gobierno nacionalista, que plantea la justa inclusión del sureste al desarrollo del país como solución también al problema de migración, surgen diversas voces en defensa… ¡del medio ambiente! ¿Cómo un problema de desarrollo social sustentable, de pobreza, de migración, se convirtió en un problema ambiental? 

La clase patronal, la élite que ha puesto e impuesto a presidentes, hasta antes de 2018, dueños también de medios informativos y de partidos políticos, impone esta narrativa. Quien más atención recibe son sus portavoces: la farándula ambientalista, no los expertos.

El tema del desarrollo sustentable en estas zonas, compatible con la conservación del medio ambiente y con la equidad social y de género no está en esta narrativa, no es importante. Sin embargo, éste es el tema, no es el ecológico, no nos desviemos. 

La narrativa que se pretende imponer plantea el tema ecológico con un discurso frívolo y pobre, de marketing. Las corporaciones transnacionales manejan también esta narrativa, que condena a los países subdesarrollados a ser proveedores de materias primas, a la pobreza. En el fondo, esto es lo que propone esta farándula ecológica. ¿Por qué impedir que el tren maya genere desarrollo sustentable en estas regiones olvidadas? ¿Quién se beneficia con esto? Para responder a esto hay que seguir la ruta del dinero. ¿Quién los patrocina? Éstos si son identificables. Es la misma clase patronal que no está interesada en el desarrollo del país, que se ha opuesto, y se opondrá, a todo tipo de obra que califique positivamente al actual gobierno nacionalista, les afecta electoralmente, ya que no hubo obras en sexenios anteriores. Sólo la barda de 500 millones de pesos construida por Calderón, un monumento a la corrupción. El saqueo a las arcas nacionales eran sus proyectos sexenales. 

Así, todas las obras iniciadas en este gobierno, pensadas en el desarrollo sustentable del país, se enfrentan a un ejército de abogados y al PRI-PAN-PRD-MC, empleados de esta clase patronal. Con esto pretenden impedir que la población se dé cuenta de que el desarrollo del país es posible, sin endeudarse, sin saqueo. Buscan impedir también que este gobierno nacionalista gane popularidad y eso les impida recuperar la presidencia a través de sus empleados del PRI-PAN-PRD-MC. Es decir, su objetivo es recuperar el poder para meterle mano a las arcas de la nación. 

La decisión de este gobierno nacionalista de separar el poder político del poder económico tiene como objetivo primordial impedir a la clase patronal meterle mano a las arcas de la nación. Éste es el trasfondo de su oposición al desarrollo del país. Por esta razón no hay propuesta, no existe, ni existirá, ni en el caso del tren maya ni en otras obras. Si no se les permite saquear las arcas de la nación, como lo hicieron hasta antes de 2018, van a luchar, se van a disfrazar de ecologistas, de izquierdistas, de feministas… de lo que sea necesario. 

El proyecto del tren maya, que no contamina, intenta pagar una deuda histórica. Es una obra con poder transformador que busca detonar el crecimiento y tener un efecto multiplicador en la región, beneficiando a cinco estados, donde existen 7.3 millones de pobres, 30 por ciento de ellos en pobreza extrema. Éstos no son visibles para la farándula ambientalista, sólo ven tigres inexistentes. 

El trazado usa el derecho de vía del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, de carreteras, autopistas y líneas de transmisión. El proyecto, que toma en cuenta la perspectiva de género, plantea la siembra de 500 millones de árboles, la deforestación de 144 hectáreas, la reforestación de 200 mil hectáreas, creación de reservas naturales protegidas (8.5 millones de hectáreas), como el Parque Nacional del Jaguar, y la construcción de pasos de fauna. 

Si la mano que mece la cuna de la farándula ambientalista y de los partidos de oposición PRI-PAN-PRD-MC, la clase patronal, se opone a su construcción, ¿qué propone? Si quieren conservar las selvas intactas, ¿cuál es la propuesta para sacar de la pobreza y el subdesarrollo a toda esta región? No hicieron nada al respecto durante el período neoliberal y oponerse por oponerse ahora es demencial y mezquino. 

En esta zona existen también dos proyectos empresariales, uno nacional y el otro extranjero, que han dañado de manera irreversible el medio ambiente: el del grupo Xcaret en Valladolid y el de la minera Calica, respectivamente. La farándula ambientalista y los medios no se han pronunciado al respecto. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search