PUBLICIDAD

Opinión

El talón de Aquiles de los tres niveles de gobierno

Ningún gobierno es perfecto, pero sí pueden ser perfectibles; es decir, que se debe trabajar desde el enfoque de la mejora continua siempre buscando el beneficio de la sociedad

Alejandro Núñez
Catedrático

sábado, 11 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

“No hace falta un buen gobierno, solo se necesita uno que sea práctico”. 

Aristóteles

PUBLICIDAD

Ningún gobierno es perfecto, pero sí pueden ser perfectibles; es decir, que se debe trabajar desde el enfoque de la mejora continua siempre buscando el beneficio de la sociedad.

Hoy en día, son pocos los gobernantes que tienen la madurez política para definir o redefinir el rumbo de sus administraciones cuando reconocen que las cosas no van bien.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del primer trimestre de 2022, dio a conocer que, en marzo, el 66.2 por ciento de la población de 18 años y más consideró que es inseguro vivir en su ciudad. En el caso de Ciudad Juárez, la comparativa de diciembre de 2021 a marzo de 2022 fue de 73.3 a 72.2 por ciento una variación mínima.

El Estado de Chihuahua y particularmente nuestra ciudad, siguen sufriendo los estragos de la violencia e inseguridad todos los días; en aumento se encuentran las estadísticas de los crímenes de alto impacto y los esfuerzos de las autoridades parecen no tener resultado; sin embargo, se debe de aclarar que el tema de seguridad le compete a los tres niveles de gobierno y no solo al Gobierno municipal, ya que la procuración de justicia es tarea primordial del Estado y de la Federación.

En días pasados se hizo el anuncio del arranque de operaciones en la frontera de la Secretaria de Seguridad Pública Estatal (SSPE), lo cual es factible, ya que el mayor número de delitos de alto impacto se encuentran en Ciudad Juárez, pero la realidad es que con el simple hecho de levantar un edificio que será la sede de la SSPE no se disminuirá el número de delitos, se requiere un esfuerzo mayor para realizar trabajo colaborativo entre los tres niveles de gobierno.

La relación entre organizaciones de la sociedad civil y gobierno es un tema estratégico para el desarrollo político, social, económico y cultural de cualquier país, y en el caso de México y particularmente de Juárez, es de vital importancia.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) la participación activa de la sociedad civil es indispensable para la adopción de decisiones, la planificación y la aplicación de políticas que fomenten el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe.

Las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) juegan un papel fundamental en la atención de diversas problemáticas sociales que se presentan a diario en nuestra comunidad y que el gobierno no alcanza a cubrir por falta de capacidad de personal y operativa. En la mayoría de los casos los empleados gubernamentales se limitan a “brindar atención” solo dentro de su horario de trabajo y por ende, no se alcanza a dar la cobertura idónea de servicios y programas que impacten de manera positiva en el bienestar de la sociedad.

La atención de problemáticas tales como inseguridad, falta de espacios idóneos para la recreación, adicciones, violencia familiar, menores infractores, falta de estancias infantiles y la ausencia de espacios dignos para adultos mayores, son solo un ejemplo de la cobertura incompleta que se da por parte de los gobiernos, sin referirnos a algún partido político en específico.

Nuestra ciudad es un ejemplo del trabajo que se ha realizado por diversas organizaciones sociales en atención a mujeres víctimas de violencia, prevención del bullying, prevención y atención de personas con cáncer y prevención de la violencia familiar y social; sin embargo, aún falta mucho trabajo por realizar, sobre todo con las nuevas generaciones.

Para generar un impacto real y duradero, se debe priorizar el trabajo directo en la comunidad, ya que el solo levantar edificios o trasladar jefes policiacos de un lugar a otro, no es la respuesta.

Es importante también, involucrar a los jóvenes y sus familias de las zonas marginadas de la ciudad, debido a que por la vulnerabilidad de servicios, educación, salud y protección se vuelven víctimas, pero también en generadores de violencia.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search