Opinión
OPINIÓN

El siniestro truco de las cifras

No hay ninguna proporción entre la ocupación hospitalaria, el número de contagiados y el número de muertos por Covid-19 al menos en los últimos siete días

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 30 abril 2021 | 06:00

-El siniestro truco de las cifras

-Le quedan a Corral nomás ‘El Higadito’ y Arturo

-No le prestaron el micrófono a Rocío

-Ahora hasta Juárez se colaron los vividores

No hay ninguna proporción entre la ocupación hospitalaria, el número de contagiados y el número de muertos por Covid-19 al menos en los últimos siete días. Lo que hay es un truco oceánico a cargo de la autoridad estatal y posiblemente involucradas algunas instancias del gobierno federal.

Solo el Hospital General anda casi al tope de camas ocupadas, el 97 por ciento según el último reporte oficial de las autoridades sanitarias, pero de ahí en fuera el Hospital 6 del Seguro Social es del 28 por ciento, el del ISSSTE es del 22; el Infantil de Especialidades, del 11 por ciento; el Hospital 35 y el 66 del Seguro Social, del cero por ciento, e igual el de la Mujer.

No se puede entender, entonces, que en promedio tengamos algo así como 50 contagiados y 25 muertos cada día durante los últimos siete días. Eso significaría que los hospitales lucirían casi al tope todos.

No hay respuesta clara de las autoridades al respecto aunque sí toman medidas restrictivas prácticamente de semáforo rojo que golpean con severidad la economía de las familias juarenses, de los comercios y la industria en general. Las multas son por cientos y ofensivamente caras para quienes hasta por desconocimiento infringen los “decretos sanitarios”.

No hay explicación oficial en reportes sobre la falta de información, sobre los números que no cuadran, solo aventuran a señalar los funcionarios voceros del Covid que las actualizaciones reales de las estadísticas pueden llevar hasta un mes debido a la tardanza en las periciales correspondientes que definen la causa de muerte.

Significaría entonces que el actual semáforo casi rojo debió ser implementado hace un mes, pero luego se nos presenta la realidad aplastante de la transmisión del virus hacia arriba.

Eso nos lleva a concluir que las autoridades de Salud no dan una ni con los números estadísticos menos con las urgentes pero objetivas medidas de prevención que conduzcan a frenar el virus. (Tenemos en versión digital la última gráfica oficial sobre ocupación hospitalaria).

La realidad es inapelable.

***

Aquella clásica frase de exquisito sabor campirano que usaba el desgrane de la mazorca como metáfora para describir el rumbo hacia la nada tomado por una persona que antes fue exitosa y/o gozaba de mil afectos en su entorno es la que podemos aplicar a lo que ocurre hoy en Palacio de Gobierno con Javier Corral Jurado.

El último de sus mohicanos, Roberto “Betito” Fuentes, acaba de ser nombrado enlace entre el equipo de Maru Campos, candidata del PAN a la gubernatura, y los funcionarios estatales de corazón blanquiazul.

Todos ellos han vivido durante los últimos cuatro años y medio con algo de buena vida por el acompañamiento de salarios gordos y generosos viáticos con dinero público. Solo a ellos no ha perjudicado la pandemia.

Esa buena vida ha transcurrido salpicada de hiel y de amargura por el fraude que ha sido Corral como gobernador producto de enormes defectos en su personalidad. Así que en el paquete del grave fracaso del régimen aparecen todos incluidos.

Pero el patrón no es el abanderado a gobernador; y peor todavía, quiso imponer como su candidato a Gustavo Madero y este terminó varios metros bajo tierra sepultado en votos panistas por la Maru.

Corral pretendió enviar a varios de sus funcionarios a operar por el Movimiento Ciudadano pero todos se fueron decantando por Maru hasta que la candidata optó por nombrar a “Beto” como enlace

De las centenas de jefes, directores de departamento y, y por supuesto, secretarios del gabinete, solo dos han rechazado trabajar con el nuevo equipo deslindado del gobernador, el Secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez (consejero estatal de Acción Nacional) y Eduardo “El Higadito” Fernández,  el no médico Secretario de Salud.

Salvo esas dos excepciones que en realidad han sido figurines a la izquierda para el panismo chihuahuense, todo el resto se le ha desgranado a Corral; obviamente no por amor al servicio público, sino por la esperanza de que Maru se toque el corazón y los conserve en la nómina si obtiene el triunfo.

Amor sin interés, como que tampoco ¿eh?

***

El delegado nacional del PAN, Luis Serrato, la dirigente estatal Rocío Reza y la candidata a la gubernatura, Maru Campos, entre otros liderazgos azules y perredistas, acompañaron a Javier González Mocken en su arranque de campaña por la alcaldía juarense, ayer en una madrugada bastante fresca; diría la poeta Austria Galindo, de las robadas al verano.

La prioridad del panismo es la frontera, quedó claro. Es la ciudad más grande del estado donde le urge crecer al albiazul y ganar si no la Presidencia Municipal y todos los distritos, sí los votos suficientes para la gubernatura.

La tarde previa a la concentración en Juárez, el delegado del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, trató de dejar superado un intento por forzar la renuncia de la dirigente Reza Gallegos.

No fueron del todo fructíferos los esfuerzos de Serrato para zanjar el problema. Evidencia de ello es que a Reza Gallegos no le prestaron el micrófono para dirigir un mensaje en el arranque de campaña; únicamente participaron Maru, González Mocken y el enviado del Comité Ejecutivo Nacional.

Reza ha terminado confrontada con Palacio de Gobierno a causa de ejercer como dirigente y apoyar públicamente la candidatura de Maru.

Pero igual enfrenta los vientos en contra de un ala fuerte que maneja el cuarto de guerra de la candidata a la gubernatura, que considera indispensable tener el control del partido. O cuando menos que lo dirija alguien de plena confianza del proyecto azul que crece a contracorriente de Javier Corral.

Sin embargo, legalmente la dirigencia tiene vigencia hasta noviembre y si Reza no renuncia por su decisión, no hay forma de que la quiten.

***

No le dieron la candidatura pero sí mucho trabajo en Morena a Gabriel, el “Gabo” Flores Viramontes.

Fue convocado a las oficinas nacionales de Morena por su presidente Mario Delgado. De allá le avisaron que recibiría varios encargos para fortalecer los proyectos hacia la gubernatura, diputaciones y alcaldía de Juárez.

El planteamiento fue en términos generales. Ya en corto Juan Carlos Loera le pidió encargarse de la vocería de la campaña electoral en Juárez y del enlace con la campaña a la Presidencia Municipal encabezada por Cruz Pérez Cuéllar.

Necesitará desplegar bastante chamba en ambos objetivos, y también como enlace de ambos con  los candidatos a diputados federales y locales.

No es el Gabo maneado ni simulador, de ahí el formalismo de la dirigencia nacional guinda para convocarlo y contemplarlo como uno de sus principales operadores en las campañas juarenses. Arriba de él, por supuesto, su padrino el candidato a diputado pluri, Armando Cabada.

***

Aunque su vida ha transcurrido entre la capital del estado y la Ciudad de México, la petista Lilia Aguilar fue designada candidata a diputada federal de la alianza Morena-Verde-PT por el tercer distrito de Juárez.

De un plumazo fue bajada Andrea Barragán Ortiz y, como ya se decía desde hace alrededor de un mes, la heredera del dueño del Partido del Trabajo, el mil veces diputado Rubén Aguilar, logró quedarse con la candidatura. Es el gran regalo de la coalición “Juntos Haremos Historia”.

Así arribaron los vividores petistas a la frontera, con una candidatura que ya tenían en manos de la diputada federal Claudia Elena Lastra, quien terminó por irse a la bancada del PAN. Ahora en vez de poner la candidatura en alguna otra juarense, le pagaron al PT con la hija más avezada del clan.

La proletaria graduada de maestría en Harvard irá contra Rocío Sáenz, expriista postulada por Movimiento Ciudadano y Alfredo Benítez Hernández de la coalición formada por el PRI, Acción Nacional y el PRD. Ellos tres son en realidad los que pueden estar en la competencia.

Pero la designación prácticamente en lo oscurito, pactada desde hace semanas por lo visto, es considerada por morenistas y hasta por los verdes como un pago en exceso al parasitario Partido del Trabajo.

Además de la candidatura por Juárez, el distrito 17 local, con cabecera en la capital, se lo dieron a otra hija de Rubén, América Victoria Aguilar Gil, quien lleva como suplente a su hermana Tania Matilde. Ambas han pasado cada legislatura siendo diputadas o asesoras.

Por si fuera poco, cuestionablemente Tania como titular y América como suplente, también son las primeras en la lista de plurinominales locales del PT. O sea que si no ganan en tierra, como es de suponerse, de todos modos ya pueden considerarse diputadas... otra vez.

El pilón para los Aguilar es la regiduría de la tercera posición que le colaron al candidato a alcalde por Chihuahua, Marco Quezada, en la persona de otra Aguilar, Nadia Hanoi. ¡Qué tanto era una más!

¿De dónde sacarán que Morena le pagó en exceso al PT por la alianza?