PUBLICIDAD

Opinión

El pueblo se harta de tanta farsa

Es más fácil que un animal entienda los modales de los humanos, que un imbécil por convicción entre en razón

Manuel Narváez
Analista

lunes, 20 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Es más fácil que un animal entienda los modales de los humanos, que un imbécil por convicción entre en razón.

Ante los condenables hechos de la múltiple ejecución de cuatro personas en el restaurant Denny’s de la Tecnológico de Juárez, el pueblo repudia las mentiras de su Gobierno.

PUBLICIDAD

A través del miedo, la frustración, el coraje y la tristeza los chihuahuenses claman por que se detenga la barbarie en el país, porque lo sucedido el jueves 16 de junio en la popular plaza Galerías Tec representa la octogésima o nonagésima masacre en lo que va del Gobierno de la 4T.

Es terrible que hechos sangrientos como éste mantengan a Ciudad Juárez en luto permanente. 

Desde los feminicidios ocurridos en los tiempos de Pancho Barrio, que no cesan, pasando por la mal planeada guerra de Felipe Calderón contra el crimen organizado, hasta el consentimiento de López Obrador para que los cárteles de las drogas operen impunemente en el territorio nacional, los juarenses siguen pagando las consecuencias de gobernantes indolentes.

Los escasos resultados que se habían obtenido en los últimos meses por la detención de unos cuantos cabecillas generadores de violencia quedaron en el olvido frente al vertiginoso incremento de ejecuciones al por mayor y masacres en gran parte del territorio chihuahuense.

A diferencia de la administración estatal anterior, que se mantuvo intercambiando guamazos con el Gobierno de Andrés Manuel, la actual se sentó a coordinarse con las fuerzas federales para implementar operativos de prevención contra la delincuencia organizada.

Ahora vemos que las mentadas Mesas por la Paz son eso, una mentada de madre al intelecto porque han resultado un soberano fra-ca-so aquí en Chihuahua y en todo México.

Todo el esfuerzo que el ayuntamiento de Juárez, el de Chihuahua, Cuauhtémoc, Parral o de municipios más pequeños realizan con presupuestos limitados para recuperar espacios ganados por el crimen, se van por la borda por culpa del Gobierno federal, sí, del Gobierno federal.

Por más que eluda el problema, distraiga con denuncias penales a las armerías norteamericanas y responsabilice a un expresidente que dejó el Gobierno hace 10 años, andrees Manuel López Obrador es el único responsable de la violencia en México.

Si el éxito que tiene electoralmente, la testosterona para atacar a los adversarios políticos y los “destos” para desafiar a Biden, AMLO lo tuviera para recuperar al país del crimen organizado, sería un estadista. Pero se olvidó del candidato que fue por doce años.

Lamentablemente el macuspano sólo tiene malicia para ganar en las urnas, odio y desprecio para quienes piensan distinto a él, entrañas para liderar a los enemigos de la democracia y las libertades y compasión por los narcotraficantes.

Y frente a la presunta complicidad gubernamental federal con el crimen organizado, por lo cual se consolida la tesis de que nuestro país es un narcoestado, a la administración estatal y a los ayuntamientos sólo les queda nadar de muertitos.

A los ciudadanos del estado nos queda encomendarnos a Dios para que estemos a salvo los dos últimos años que le quedan al sexenio más violento en la historia de México.

Es triste y paradójico que las fuerzas federales sólo sirven para desfilar por las calles como si todos los días fuese 20 de noviembre, y la FGR actuar políticamente y por consigna.

Es cuanto.

P.D. Las fuerzas armadas de México ya no cumplen funciones como tal, ni siquiera están a la altura de una conflagración moderna. Lo que sí es que se transformaron en empresarios-socios de un régimen similar al de Cuba, Nicaragua, Venezuela, Rusia, Irán y Corea del Norte.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search