Opinión

El pueblo sabio

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro ha impulsado una consulta pública en internet para determinar si Brasil debe vacunar o no a los niños de cinco a 11 años

Sergio Sarmiento
Periodista

martes, 04 enero 2022 | 06:00

"El mejor argumento contra la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante promedio".

Winston Churchill

Ciudad de México.- Podría parecer un gran triunfo de la democracia. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro (quien ayer fue hospitalizado por una aparente obstrucción intestinal), ha impulsado una consulta pública en internet para determinar si Brasil debe vacunar o no a los niños de cinco a 11 años. Además, Bolsonaro, que no es florero como para no decir siempre lo que piensa, ha buscado impulsar la consulta expresando su rechazo a la vacunación de los niños. Lo mismo ha hecho el "Bolsonaro Army", el ejército de seguidores que tiene el presidente en redes sociales y que se encarga de multiplicar los mensajes del líder. Entre las informaciones falsas que esta red ha difundido se encuentra la afirmación de que las vacunas son experimentales y que causan más daño que el que podría generar una infección.

No sorprende que Bolsonaro haya recurrido a una consulta pública para rechazar una vacunación que la mayoría de los médicos y científicos del mundo recomiendan sin asomo de duda. Los gobernantes populistas son por naturaleza autoritarios, pero siempre dicen representar el interés del pueblo frente a las élites. Así justifican medidas irracionales que echan por la borda el consejo de los especialistas.

Lo peor es que siempre hay grupos numerosos que están dispuestos a creer cualquier cosa que venga del líder. Es el caso, por ejemplo, de los republicanos estadounidenses, convencidos por el expresidente Donald Trump que su derrota electoral de 2020 fue un fraude, a pesar de que no hay una sola prueba de ello, o el de los fundamentalistas turcos que han aceptado la posición del presidente Recep Tayip Erdogan de que las altas tasas de interés provocan inflación, por lo que su gobierno ha bajado artificialmente las tasas, provocando un desplome de la lira turca y, paradójicamente, una oleada inflacionaria.

No, no creo que el pueblo sabio deba tomar decisiones sobre temas técnicos, como la conveniencia o no de aplicar vacunas a menores de edad. La democracia participativa puede tener virtudes, pero genera también problemas enormes, incluso en países como Suiza o entidades como California, que tienen un alto nivel educativo. Ciertas decisiones en una sociedad deben ser tomadas por especialistas, para el bien de toda la comunidad. Un gobernante responsable debe aceptarlas y aplicarlas, aun cuando no sean populares. Lo dijo en una ocasión el expresidente del gobierno español, Felipe González: cuando se gobierna hay que asumir una "ética de las responsabilidades".

Los populistas, en cambio, gobiernan con la idea de conseguir una popularidad cada vez mayor o incluso un lugar en la historia. Utilizan las consultas como instrumento para justificar sus caprichos y ocurrencias. Bombardean a la población con propaganda y al final obtienen los resultados que desean de esas consultas, sin importar el daño.

La experiencia obliga a desconfiar de la llamada democracia participativa. Las consultas y asambleas son, en la mayoría de los casos, simples formas de justificar lo que la razón no puede defender. Negarse a vacunar a los menores porque esto lo decidió una consulta pública, no es más que justificar una acción equivocada que tendrá un costo muy importante para los niños y para toda la sociedad.

Los populistas buscan siempre enmascarar sus decisiones con el mito de la voluntad popular. Una sociedad democrática no debe ni puede permitirlo.

Casetas

De nada ha servido que el gobierno amenace con imponer sanciones más severas. En estas vacaciones de fin de año, las casetas de peaje de la autopista México-Acapulco fueron tomadas cotidianamente por normalistas de Ayotzinapa para cobrar cuotas a los conductores. En 2020 las pérdidas solo de Capufe fueron de 4 mil millones de pesos. ¿Quién se está enriqueciendo con este negocio?

Twitter: @SergioSarmiento

close
search