PUBLICIDAD

Opinión

El Prestigio de la UNAM | Por mi raza hablará el espíritu

Lo que hoy es la Universidad Nacional Autónoma de México es herencia de la Real Universidad de México creada por el Rey Carlos V en 1551

Rafael Soto Baylón
Analista

sábado, 21 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- Lo que hoy es la Universidad Nacional Autónoma de México es herencia de la Real Universidad de México creada por el Rey Carlos V en 1551. En ese entonces los monarcas se habían otorgado el privilegio de crear universidades. En 1595 el Papa Clemente VIII, mediante una bula, la “reconoce” y se le agregó la denominación de Pontificia.

La Real y Pontificia Universidad de México fue una copia fiel de la Universidad de Salamanca. Con sus atributos y defectos, entre éstos la censura a las nuevas ideas. Si bien cumplió su función de propagar el saber –el oficial, claro está- también arrastró consigo el brazo de la intolerancia. De hecho los libros que llegaban –sobre todo por Veracruz- eran revisados minuciosamente y lo que era dañino para la oficialidad o lo borraban o arrancaban la hoja o quemaban el texto.

PUBLICIDAD

El México Independiente provocó cierres y reaperturas de las universidades. Unos las consideraban resabios de los colonialistas (especialmente de la iglesia) y otros todo lo contrario. Cuando las universidades comienzan a desaparecer, surge la enseñanza por profesiones y los primeros colegios. En Puebla se empieza a utilizar la palabra “Carrera” y en otras la de “Profesión”.

En el gobierno de Porfirio Díaz en 1910, se dio la oportunidad de la reapertura de la Universidad de México (gracias al maestro Justo Sierra) y aglutinó colegios y se le consideró un centro de cultura. En 1929 el presidente Emilio Portes Gil le concedió la autonomía y a partir de entonces se llama Universidad Nacional Autónoma de México. Luego la UNAM se convirtió en el modelo de casi todas las demás universidades del país fuesen éstas autónomas o no.

En 1974 nació la Escuela Nacional de Estudios Profesionales con el propósito de incrementar el número de estudiantes ya que Ciudad Universitaria pronto sería insuficiente para albergar tantos estudiantes.

Y es que la UNAM en sí misma es un monstruo. Son casi 370 mil estudiantes, de ellas 115 mil son de preparatoria, un poco más de 200 mil en licenciatura y más de 30 mil en los posgrados. Son atendidos por una plantilla de 40 mil catedráticos. De ellos más de cuatro mil pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores, más de mil vienen del extranjero y más de 12 mil son catedráticos de tiempo completo. Agregue usted que cuenta con 33 institutos, 14 centros de investigación y 11 programas universitarios. Entre la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Autónoma Metropolitana producen la investigación científica, tecnológica y humanística de todo el país.

Por si fuera poco en 1991 se creó el Programa de Alta Exigencia Académica en la licenciatura de Médico Cirujano para contribuir con el estudiante hábitos y estrategias de aprendizaje. Los catedráticos son del mayor reconocimiento profesional. Es muy difícil ingresar y aún más conservarse en este centro para unos y para otros.

En el caso del plagio el principal error de los administrativos fue el de no haber notado que una profesora asesorara tal número de tesis. Se dice que ésta en un solo año fue asesora de más de 25 tesistas, pero es que todo se puede hacer trampa.

Ahora bien, dado este breve esbozo de la Universidad Nacional Autónoma de México, su larga historia, su importancia en cumplir cabalmente las funciones sustantivas de la Instituciones de educación superior (difusión, conservación y renovación de la cultura) pregunto ¿pueden un par de señoras tramposas y desvergonzadas afectar el prestigio de la UNAM? No. Nuestra máxima casa de estudios es más vigorosa e importante en la vida de la sociedad mexicana. Se ha ganado un prestigio internacional incuestionable. ¡Larga y fructífera vida a nuestra Alma Mater!

Mi álter ego está conforme con las restricciones para fumar por aquí y por allá porque desde que prohibieron los narco corridos ya ven, se acabó la violencia.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search