Opinión

El presidente proxeneta de la justicia

La impartición de justicia en este país se hunde cada vez más en la inmundicia

Manuel Narváez
Analista

lunes, 26 julio 2021 | 06:00

La impartición de justicia en este país se hunde cada vez más en la inmundicia.

Sometido bajo los designios del Poder Ejecutivo en turno, federal o estatal, el Poder Judicial, si alguna vez estuvo cerca de pregonar un Estado de Derecho, hoy lo está más lejos que nunca.

Ministros de la suprema corte de justicia (en minúsculas bien ganadas) y magistrados de los tribunales estatales llegan a esos cargos palomeados por el presidente de la República y por los gobernadores.

A través del control del Senado y de los Congresos locales, que ejercen con sus legisladores de partido y prostituidos aliados, votan las ternas que negocian en lo oscurito con los dirigentes partidistas.

Las órdenes de aprehensión que muchos jueces de consigna obsequian provienen por presiones del presidente o del gobernador para poner tras las rejas a personajes públicos, ya sea como distractor, o bien para saciar el odio que se cargan contra alguien que les haya hecho pasar mal momento.

Lo anterior viene a colación por la detención de Andrés Valles, líder agrícola y defensor del agua en Chihuahua, detenido el jueves 22 por agentes de la FGR.

Valles, expresidente del Módulo 4 de usuarios del Distrito de Riego 005, fue aprehendido con relación a los hechos violentos ocurridos el año pasado en Delicias, donde se desató la violencia y dejó pérdidas millonarias en inmuebles del Gobierno federal.

Para muchos, la detención es una venganza política porque, precisamente este movimiento de defensa del agua, fundió a Morena en la región centro-sur del estado, causa probable para que perdiera estrepitosamente en las urnas.

Para el Judas estatal que reparte besos a diestra y siniestra como el politiquillo desesperado en que se ha convertido, el tema es judicial, no de causas, como la de sus bandidos protegidos del Barzón.

Para López, el presidente que abanderó causas del pueblo, la detención es legal. Hace tiempo que este ojete, si, ojete, olvidó los motivos por los que luchaba. Hoy es una ridícula caricatura del movimiento que inició en 1988.

En 2006 denuncié penalmente ante la PGR, hoy FGR (misma gata, más revolcada), al entonces ex candidato presidencial (AMLO) por sedición, por incitar a la violencia (destrozos en Av. Reforma y Cámara de Diputados) y provocar la pérdida de miles de empleos y millones de pesos al comercio.

Andrés, como los corruptos de cuello blanco, se fue impune porque nunca se dio curso a la denuncia.

Muchos Doritos después, el falso mesías ultraja una y otra vez a la dama justicia doblegando al Poder Judicial para satisfacer primitivos sentimientos.

En vez de contener el avance del crimen organizado y el baño de sangre en todo México, el presidente canaliza sus frustraciones en contra de quienes piensan distinto a él.

Los números rojos en tres años destrozando al país condenan a AMLO. 68 activistas de derechos humanos y ambientales, así como 45 periodistas, han perdido la vida, y casi 90 mil homicidios dolosos relacionados con el hampa.

Los que sí deberían estar tras las rejas son: Bartlet, la dupla perversa Mar y Mar (Marcelo y Mario), Claudita Sheinbaum, Eréndira Sandoval, los López Obrador, los López Beltrán, López-Gattel y Javier Corral, para empezar.

Qué terrible que la corrupción y la impunidad estén más arraigadas que nunca en este país.

Es cuanto.

P.D. Espero que no sea este el filo con el que Andrés va a tratar a la siguiente administración estatal.

close
search