Opinión
OPINIÓN

El peligro de un perturbado en el gobierno

No tememos en El Diario por el trabajo profesional que desarrollamos, el ejercicio periodístico se asume con los riesgos que conlleva, pero sí responsabilizamos a Corral de nueva cuenta por cualquier atentado en nuestra contra

LA COLUMNA
de El Diario

lunes, 28 septiembre 2020 | 06:00

• El peligro de un perturbado en el gobierno

• Queja feminista ante la judicatura federal

• Su propio boletín delata al gobernador

• Maru gana primer round con 50 de 83 consejeros

El gobierno en manos de un individuo enfermo termina por convertirse en una desgracia para la sociedad.

Es el caso de Javier Corral Jurado. Paralelamente a su demostrada complicidad con grupos de la delincuencia organizada, a través de la agresión, la tiranía y las mentiras, busca acabar con sus opositores políticos, con la libertad de expresión, con el ejercicio periodístico...

Ayer El Diario reflejó en sus ediciones de Chihuahua y Juárez una realidad que no tiene lugar a interpretación ni conjetura alguna, la declaración reiterada de la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, sobre las agresiones de que es objeto por parte de Corral.

Ambos políticos pertenecen al Partido Acción Nacional (PAN), pero el gobernador ha decidido pelear contra su compañera de partido por múltiples razones que han sido expuestas por todos los medios de comunicación en Chihuahua y que tienen que ver básicamente con la negativa de ella a someterse en la carrera blanquiazul por la postulación a la gubernatura 2021.

Corral es el gobernador más rechazado en la historia política reciente del estado y aun así se ha empeñado en imponer a su sucesor. Su principal contrapeso al interior panista es Campos.

El Diario sólo ha traducido esa realidad tanto como ha expuesto los nexos y complicidades de Corral con la delincuencia, la corrupción tremenda durante su administración, la ineptitud sin comparación, la ausencia total de austeridad... el sonado fracaso en materia de seguridad, el quiebre inaudito de las finanzas estatales.

Sufre Corral de tanta perversidad y sangre enferma que ayer ordenó a su área de Comunicación Social enviar un comunicado con el siguiente encabezado: “Falso que gobernador ataque a la alcaldesa; los Diarios protegen los intereses de Duarte”...

La desmesura ni con semejante odio tenía asidero, así que ordenó modificar media hora después: “Mentira lo que afirma la alcaldesa; no nos extraña su acuerdo con los Diarios”. A la ineptitud, a la corrupción, se suma la torpeza. Presentamos las correspondientes imágenes en la versión digital.

Confrontado con Maru y el grueso de la sociedad chihuahuense, peleado con la Presidencia de la República, acorralado víctima de su propia conducta francamente loca, el tirano se vuelve cada vez de mayor riesgo y peligro en la medida que exhala sus últimas bocanadas de poder y pretender llevarlo más allá del fin de su quinquenio.

No tememos en El Diario por el trabajo profesional que desarrollamos, el ejercicio periodístico se asume con los riesgos que conlleva, pero sí responsabilizamos a Corral de nueva cuenta por cualquier atentado en nuestra contra. Es un político tan perturbado como peligroso.

***

Al grupo feminista “Hijas de su maquilera madre” le fue negada la admisión de demandas de amparo luego de las últimas protestas en Juárez. Sus integrantes tuvieron la desgracia de caer en el Juzgado Séptimo de Distrito, con cabecera en esta frontera, donde despacha el secretario en funciones de juez federal, Armando Guadarrama Bautista.

A raíz de ello el juzgador se ganó una queja formal ante el Consejo de la Judicatura Federal (CJF), pues salieron algunas linduras en una somera investigación de las afectadas. Una copia de la queja –a condición de reservar el nombre de las demandantes– puede verse en la edición digital de La Columna.

Dirigida al ministro presidente del CJF y de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la denuncia que hacen las afectadas asienta que Guadarrama Bautista, quien por jugada del destino se quedó como titular provisional del juzgado, tiene a su pareja, Isabel Gómez Briseño, como secretaria. Nepotismo claro y directo, sin cuidado alguno.

Lo más grave en este renglón es que la mujer aunque cobra no tiene qué trabajar, dado que dedica su tiempo completo a prepararse para el concurso de designación de jueces de Distrito. Para ello le ha destinado a más personal de apoyo, así descuide otras áreas del mismo juzgado.

Según la queja, el secretario en funciones de juez además ha hostigado a buena parte del personal a su cargo, como a personas vulnerables al Covid-19 por la edad, a fin de darles su lugar a otros que mantiene protegidos por los más diversos motivos.

Si le faltaran agravantes a la queja, Guadarrama también es señalado por la turbia actuación de otro de sus secretarios, René Martínez Ibarra, a quien acusan de estar presuntamente vinculado a grupos delincuenciales; además de que otros de sus colaboradores, Martha Vizcarra y Edmundo Aguirre, cobrarían a los litigantes si quieren que avancen sus asuntos.

La queja ofrece testimoniales del personal que labora en el Juzgado Séptimo y pide “que no intervengan en la investigación Sergio Javier Molina Martínez e Ileana Moreno Rodríguez, porque pueden alterar, distorsionar, ocultar información” en beneficio del señalado.

***

El tres de diciembre de 2019 se reunieron en la Ciudad de México la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y la directora de la Comisión Nacional del Agua, Blanca Jiménez, con los gobernadores de los estados involucrados en el pago del Tratado Binacional de Agua. Entre ellos estaba Javier Corral.

“Logran acuerdo gobernadores y Gobierno Federal acerca del Tratado de Aguas Internacionales entre México y Estados Unidos”, así lo consignó el propio Gobierno del Estado en un boletín oficial. “(Los funcionarios y gobernadores) establecieron el cumplimiento estricto y obligado del Tratado, que se hace en el reconocimiento de todos, de que obligaciones de carácter internacional deben ser cumplimentadas a cabalidad”.

La postura de Corral fue cambiando conforme pasaron los meses y se atravesaron otros intereses, unos más legítimos que otros. Hasta que tronó el compromiso asumido, se agudizó el conflicto, llegó la fatalidad a una familia campesina y el lesivo rompimiento con la Federación que no sólo perjudicará al gobernador en sus afanes políticos sino a toda la entidad.

Es este hecho en especial de diciembre pasado –del que también fue testigo el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo– el que lastimó de inicio la relación con Palacio Nacional. El doblez a las primeras de cambio, la traición, el decir una cosa y hacer otra fue lo que dolió y descalificó al mandatario estatal.

Su propio boletín (puede verse una imagen en la edición digital de La Columna) delata a Corral Jurado ahora que quiere sacudirse el hecho de que había un gran acuerdo que terminó por incumplir.

***

Con 83 consejeros presentes, 50 de ellos a favor de María Eugenia Campos, la alcaldesa de la capital ganó el primer round dentro del Consejo Estatal del PAN. El medio centenar de aliados a su proyecto logró bajar de la orden del día el proyecto que autorizaba a la dirigencia de Rocío Reza la búsqueda de alianzas electorales con otros partidos.

Era una falsedad, entonces, lo que presumían consejeros corralistas días antes de la sesión del Consejo que se realizó la mañana del sábado pasado en un salón del céntrico Quality Inn San Francisco de Chihuahua. Aseguraban que la presidenta tenía prácticamente todos los votos necesarios para sacar las alianzas y lo que fuera. No fue así.

Lo cierto es que los consejeros afines al proyecto de Campos Galván tampoco tenían todos los vientos a su favor, pues hubiera sido mejor sepultar esa posibilidad de alianzas en vez de sólo posponer su estudio. La búsqueda de coaliciones, como se sabe, sería la puerta de entrada a una designación directa dentro del PAN. Simple y llanamente dejaría en manos del gobernador Javier Corral el nombramiento de candidato.

Ahora bien, la gente de Campos Galván supo dónde presionar. A Reza Gallegos le urgían, además de las alianzas, la aprobación de sus presupuestos, los atrasados de 2019 y primer semestre de 2020, así como el corriente. En ello parece haber radicado la negociación para eliminar el polémico punto número 11 de la orden del día.

Así, las fotos de caras sonrientes de Maru y el senador Gustavo Madero que circularon por las redes panistas fueron sólo parte de la escenografía. Lo interesante estuvo tras bambalinas de la cerrada reunión del partido albiazul, donde la alcaldesa capitalina mantiene el dominio.