El patriarcado se va a caer

El pasado 4 de agosto en la alcaldía de Azcapotzalco en la Ciudad de México una joven de 17 años regresaba a su casa cuando fue interceptada por cuatro policías quienes violentamente la despojaron de sus ropas para violarla tumultuariamente en el interior de una patrulla

Daniela González Lara
Analista
jueves, 15 agosto 2019 | 06:00

El pasado 4 de agosto en la alcaldía de Azcapotzalco en la Ciudad de México una joven de 17 años regresaba a su casa cuando fue interceptada por cuatro policías quienes violentamente la despojaron de sus ropas para violarla tumultuariamente en el interior de una patrulla. 

Un hecho por demás indignante que ha desatado una ola de fuertes protestas en la capital del país, donde todavía toman con irritación y enojo hechos tan repulsivos como el recién descrito.  

En cambio, esta frontera que ha sido conocida en el mundo por las agresiones mortales contra mi género, a la fuerza del tiempo y la intensidad de la delincuencia que impera en ella, pareciera haber normalizado la violencia contra las féminas, de tal manera que el ciudadano promedio se conforma con leer en algún medio de comunicación el frío encabezado de una tímida nota escondida entre otras más, donde indican el hallazgo de una mujer muerta tirada en alguna calle polvorienta de Juárez o peor aun, una ciudad que vive su cotidianidad teniendo que soportar las carencias empáticas y humanas de algunos “opinólogos” que sin ninguna ética o moral, abiertamente defienden violadores en medios de comunicación o redes sociales. Ése, lamentablemente, es el presente que hemos construido como sociedad y el reflejo de los gobernantes de turno, quienes preocupados por brincar a nuevos puestos gubernamentales o vender espacios publicitarios, no se comprometen con proteger la integridad de las mujeres.

Las escandalosas cifras que arroja la realidad para las mujeres en el país según datos de la Organización de las Naciones Unidas y el Instituto Nacional de las Mujeres, es que en México cada cuatro minutos ocurre una violación sexual; 40 por ciento de la población total de mujeres ha sufrido algún tipo de abuso y 70 por ciento de las violaciones ocurre en el contexto familiar o social y si eres mexicana entre 15 y 45 años de edad, tienen mayores posibilidades de ser violada o asesinada, que de enfermar de cáncer o contraer VIH. Es decir, alrededor de 540 mil mexicanas al año son violadas sexualmente en nuestro país y aun así hay quien insiste en que el movimiento feminista es extremo y exagera cuando rompe puertas, pinta paredes o grita en las calles que nos están matando.

La única pretensión de su servidora de escribir periódicamente estas líneas y hacerlas públicas, ha sido siempre llevarle conmigo a la reflexión, pero también a la acción, invitarle a participar, atrevernos juntos a formar parte de los valientes y estar del lado del pensamiento responsable, verdaderamente independiente y a conciencia, no del pensamiento torpe que es polémico porque va lleno de mentiras premeditadas e ignorancia, aunque muchas veces, este último lamentablemente sea el que más periódicos venda.

Hablo esta vez por mis hermanas mexicanas, su dolor y el de las familias de todas las mujeres que día a día son agredidas por el único hecho de ser mujeres en este país, hablo fuerte y exijo para nosotras respeto, igualdad de derechos y castigo ejemplar para los asesinos y violadores, pido tambien compromiso de las autoridades investigadoras para encerrar en la cárcel a los responsables, demandó resultados de los gobernantes que deberían procurar seguridad pública de manera efectiva y reclamo profesionalismo de los medios de comunicación para no publicar sandeces que sólo contribuyen a la degradación social en la que de por si nos encontramos. 

También quiero usar este espacio para reconocer a quienes con sus actos y no solamente con sus palabras han trabajado por desestigmatizar a mi ciudad del tema de la violencia de género, hombres y mujeres valientes que incluso han dado su propia vida por que se esclarezcan los crímenes y desapariciones forzadas de mujeres en nuestra comunidad, a la estudiante que marcha, al ama de casa que cuida a su familia, a la maestra que educa en las aulas con perspectiva de género y respeto a los derechos humanos, al varón que conoce su valía como ser humano y no necesita demostrar nada a través del machismo, a esas personas, gracias, eso es Juárez.

Busquemos siempre ser mejores. Le recomiendo que estudie y comprenda al feminismo, pues ha surgido para quedarse hasta triunfar y su logro más grande será el reconocimiento de los derechos de la mujer como un ser digno de respeto, dueña de su vida y su cuerpo, el patriarcado caerá y será entonces que los hombres y las mujeres podremos ser libres y civilizados. Gracias por leer, yo soy Daniela González Lara.