Opinión

El Museo de Historia de Ciudad Juárez

Con profunda tristeza he de confesar que nuestra querida ciudad carece de un espacio público en el que se presente y se preserve el pasado de la región y de sus habitantes

Iván González Ibarra
Historiador/Académico

jueves, 24 junio 2021 | 06:00

Con profunda tristeza he de confesar que nuestra querida ciudad carece de un espacio público en el que se presente y se preserve el pasado de la región y de sus habitantes. No existe un Museo de Historia de Ciudad Juárez, debo agregar que como historiador profesional me apena no estar haciendo lo suficiente para que mi sociedad conozca su pasado.

Aunque en las últimas décadas hemos sido testigos de esfuerzos para narrar y documentar nuestra Historia, esas acciones no han dejado de ser aisladas e insuficientes.

Contamos por un lado con un brillante Museo de Historia de la Revolución en la Frontera (MUREF) —que se concentra en un espacio temporal reducido— y de manera más reciente, tuvimos un cambio en el Museo de Arqueología e Historia de El Chamizal (MAHCH) —que integra la historia de la reintegración de dicho territorio a México— sin embargo, ninguno de los anteriores tienen como vocación la historia local.

Tal parece que conocer la Historia de la región solo puede ocurrir de una manera fragmentada e incompleta. Por eso cabe aquí preguntarnos ¿qué se requiere para que las y los juarenses accedamos a un espacio en el que conozcamos y descubramos nuestro pasado?

La propuesta es tan ardua como sencilla: nuestra ciudad requiere —con urgencia— un lugar en el que se concentren y se difundan los eventos ocurridos desde la fundación de la Misión de Guadalupe en 1659 hasta el final del programa Bracero ¿y por qué no?, quizá continuar hasta el registro de los trágicos feminicidios ocurridos durante la última década del siglo XX.

Es necesario un espacio que de manera integral preserve y difunda la memoria histórica del verdadero Paso del Norte, porque en nuestro pasado encontramos la razón de ser de nuestro presente. Mientras la vecina ciudad de El Paso cuenta con su Museo de Historia desde 1974, los juarenses debemos seguir conformándonos con la nada.

En el discurso oficial siempre se habla de que las niñas, los niños y los jóvenes son el futuro de Juárez, yo en cambio creo que ellos son el presente. Agregaría además que son un presente que desconoce su pasado y que por lo tanto carece de los antecedentes necesarios para plantear un futuro digno para la región.

Por eso necesitamos que nuestros hijos e hijas conozcan la Historia Regional y no solo la Historia Nacional que se les enseña en las escuelas, ¿cómo esperamos que valoren el espacio que habitan? Conocer el pasado es una parte indispensable para la formación de ciudadanas y ciudadanos de bien que habrán de amar y cuidar a su ciudad.

Hoy nuestros niños y niñas desconocen el valor histórico de la Misión de Guadalupe, de la Misión de San Antonio de Senecú o de la Misión de San José. Nuestra ciudad fue fundada sobre las misiones franciscanas del siglo XVII y ese antecedente nos une culturalmente con todo el actual suroeste norteamericano, desde Nuevo México  hasta llegar a California.

Actualmente muchos adultos ignoran el valor histórico de la imagen que se venera en el Santuario de San Lorenzo. Fundado en 1680 tras el incendio de las iglesias franciscanas apostadas en lo que hoy es el territorio de Nuevo México, los sobrevivientes se encomendaron al santo y formaron el presidio en las cercanías del Río Bravo.

Eventos como la conformación de la zona fronteriza a partir 1848 son ignorados, me atrevo a decir que muchos habitantes inclusive desconocen que nos llamamos Ciudad Juárez debido al refugio que esta ciudad le brindó al presidente Benito Juárez en agosto de 1865. Ya ni hablar de los cercos sanitarios de principios del siglo XX, la vida nocturna de 1920 a 1930, los braceros de 1945 a 1964 y la formación de artistas reconocidos como Tin Tan y Juan Gabriel.

Con tales omisiones pareciera que se niega el pasado, se le rehúye como si fuera innecesario para la construcción de una verdadera armonía social. Un museo de Historia de Ciudad Juárez ayudará a la formación de una conciencia colectiva y al reconocimiento de una identidad fronteriza que exalte nuestros valores, tradiciones y costumbres.

Ya es tiempo de contar la verdadera Historia de Juárez.

close
search