PUBLICIDAD

Opinión

El juicio de García y su relación con Juárez

Esta semana empezó un juicio histórico, lamentablemente para mal, de un mexicano, en Estados Unidos

José Luis Contreras Cruz
Abogado

viernes, 20 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

Esta semana empezó un juicio histórico, lamentablemente para mal, de un mexicano, en Estados Unidos. También el más importante para México, aunque sea en aquél país, por las revelaciones que habrá en el mismo y que impactará en México, a la clase política mexicana, sobre todo panista: el juicio de Genaro García Luna, quien fuera el servidor público más poderoso con Calderón, incluso más poderoso que Calderón. Dicho juicio es seguido por la prensa mexicana, por obvias razones, pero también prensa de Estados Unidos por ser muy importante para ellos, ya que dicho hombre, en su carácter de jefe máximo de la Policía Federal, no sólo colaboraba con EU, sino que tenía reuniones al más alto nivel con las agencias de seguridad de dicho país y por lo mismo, acceso a información privilegiada.

El 9 de septiembre de 2022 me referí al procesamiento en Estados Unidos de este hombre, quien gozaba de todas las confianzas de Calderón, en el artículo “El cambio de opinión de AMLO sobre las FA”, señalé “Cambió de opinión (AMLO) después de la detención por EU del máximo Jefe de la policía Federal con Calderón, su Secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna en diciembre de 2019 por colaborar con el cártel de Sinaloa y conspirar para traficar cocaína actualmente bajo juicio y que también fue acusado por lo mismo el titular de la Unidad de Investigaciones Especiales en el sexenio de Felipe Calderón. Por esta razón el Presidente desapareció a la policía Federal en 2019, después de que se dio cuenta que la delincuencia organizada estaba entre sus filas”.

PUBLICIDAD

Y es que el juicio será relevante para conocer a detalle cómo operaba la seguridad pública en México al servicio del narcotráfico, al más alto nivel y cómo entonces, la famosa llamada “Guerra contra el Narcotráfico” en realidad fue una simulación y fue una bandera política para justificar en realidad, una guerra de grupos rivales del narcotráfico donde el gobierno de Calderón tomó partida por un grupo, por intereses económicos y oscuros. Y es que este juicio revelará el poder del narcotráfico que fue capaz de infiltrar, o peor aún, imponer, al jefe máximo de la seguridad en México. No por nada un General del Ejército fue encarcelado por denunciar esto ante Calderón (Tomás Ángeles Duahare). Revelará también el infierno en el que México estaba metido, donde los mismos criminales eran los encargados de brindarnos seguridad al más alto nivel del Gobierno de Calderón, ese infierno que los chihuahuenses, pero sobre todo juarenses, conocimos y padecimos.

Y aunque ya hace diez años que terminó el sexenio de Calderón, lo que se revele tendrá implicaciones para el futuro aún de ese grupo que sigue de opositor queriendo volver al poder, ya que la población sabrá el daño que ese grupo de políticos le hizo a México. Y es que, aunque Calderón diga que no sabía, hay suficiente evidencia de que sí lo sabía, pues los hechos lo revelan, e incluso el testimonio de dicho general encarcelado por ir a decirle a Calderón de los nexos de García Luna con el narcotráfico.

Por eso el Gobierno de Calderón fue una tragedia, porque con su Gobierno no sólo desató una guerra como él la llamó, innecesaria, también porque simuló darnos seguridad cuando hacía todo lo contrario. Por eso ahora, más que nunca, tienen vigencia las valientes palabras que Luz María Dávila, madre de dos muchachos inocentes asesinados en la conocida masacre de Villa de Salvárcar, cuando le dijo a Calderón en su cara y a lado de Margarita Zavala y Genaro García Luna “Usted no es bienvenido” (cuando vino a Ciudad Juárez) por la declaración que Calderón hizo de que eran delincuentes dichos jóvenes, cuando en realidad eran estudiantes. Calderón no sólo no debería de ser bienvenido en ninguna parte de México, debería también estar siendo enjuiciado, por eso es tan importante el juicio de Genaro García Luna, porque quizá abra la puerta a más funcionarios de Calderón encarcelados, incluso el mismo Calderón, que es lo mínimo que se merecerían las familias de las víctimas inocentes de su guerra, que al igual que Luz María Dávila, exigieron justicia, que nunca encontraron. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search