Opinión

El fin justifica los medios

La frase se le atribuye –erróneamente– a Nicolás Maquiavelo

Óscar David Hidalgo Ávalos
Analista

martes, 27 abril 2021 | 06:00

La frase “El fin justifica los medios”, se le atribuye –erróneamente– a Nicolás Maquiavelo por la expresión que éste realizó en su obra “El Príncipe”, en la que mencionó “… el vulgo se deja engañar por las apariencias y por el éxito…”; lo que se ajusta a la expresión “las apariencias engañan”.

Lo anterior es traído a colación, en virtud de que el pasado 4 de abril, dieron inicio las campañas electorales para la gubernatura del estado, y por primera vez en la historia de esta gran entidad, se encuentran registrados ante el Instituto Estatal Electoral 8 candidatos, disputándose el cargo público antes referido, denotándose una participación hegemónica y un derroche de recurso público, a pesar del terrible y pandémico virus que provoca la enfermedad Covid-19, que en Chihuahua parece ir acrecentando.

Utilizo el verbo “disputar”, en virtud de los hechos que, hasta el día de hoy han enmarcado y ensuciado este proceso electoral, siendo uno de ellos la intervención del actual gobernador del Estado, quien, con sus actos, demuestra ser parte o estar inmerso en las campañas electorales, creando un cuadro de oposición hacia el mismo partido político que lo llevó a la gubernatura, mostrando a la ciudadanía una supuesta actitud de combate a la corrupción “sólo aparentando”, buscando desviar la atención de su pésima administración.

Por otro lado, el próximo 29 de abril, será el arranque de las campañas para los cargos del H. Ayuntamiento, encontrándose 7 diferentes registros; y a pesar de que el período de campaña para las elecciones dará inicio en la fecha señalada, ya vemos en Juárez una gran cantidad de bardas atiborradas de propaganda política; mensajes en redes sociales y una labor de convencimiento por parte de los actores políticos, que buscan aprovechar, ganar tiempo antes de que sea momento de iniciar legalmente con las campañas.

Nos encontramos frente a diversas acciones en las que se ha privilegiado el desprestigio como un factor preponderante para ganar el favor social, o incluso, como lo dijo Sócrates “cuando el debate se ha perdido, la calumnia es la herramienta del perdedor”. Asimismo, vemos dentro de estos actos anticipados de campaña el uso del dolor y la problemática social que actualmente impera en nuestra comunidad, tal vez, para lavar un poco su conciencia frente al proceso que se avecina e ir ganando adeptos a su causa; a fin de cuentas, aplica eso de que “el vulgo se deja engañar”. 

Debido a lo anterior, los juarenses debemos despertar, y en esta ocasión, asumir un papel trascendente, atendiendo a que la mayoría de los candidatos han ocupado diversos cargos públicos, lo que nos permitiría razonar nuestro sufragio; en otras palabras, debemos analizar la labor que desempeñaron, sentando un precedente –tal vez– histórico en el proceso electoral del estado de Chihuahua.

Siendo objetivo, toca a los ciudadanos analizar propuestas factibles que esperemos en algún momento de la campaña puedan llegar a realizarse, haciendo de lado la sucia y embustera forma de hacer política; asimismo, debemos ser analíticos e investigar la labor que los actores políticos realizaron dentro de los diferentes cargos que han ostentado, pues recordemos que algunos diputados buscan reelegirse (con independencia que algunos solicitaron licencia dentro de su período, olvidándose de la representación conferida); en el mismo supuesto se encuentran senadores con licencia, y diferentes exservidores públicos.

El poder está en nuestras manos. Analiza, participa y recuerda que los políticos utilizan la filosofía de Maquiavelo para ganar el favor de la comunidad, pues al final del día, somos los ciudadanos quienes debemos atender la política; ya lo dijo Platón: “El precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres”.