OPINIÓN

El compadre, la esposa... y el hermano a la nómina

En un ejercicio pleno de buena fe, e incluso hasta de imperdonable 'ingenuidad', podríamos creer en el discurso reivindicador y progresista de la Cuarta Transformación, pero lo que no podemos hacer es cerrar los ojos a la cruda y lastimosa realidad

LA COLUMNA
de El Diario
miércoles, 15 mayo 2019 | 06:00

• El compadre, la esposa... y el hermano a la nómina


• Desconoce don Pablo –nos dicen-, negocio con Juanga


• Mano panista en sueldazo de asesora del PRI


• La iguala que pretende pagar el gobernador


En un ejercicio pleno de buena fe, e incluso hasta de imperdonable “ingenuidad”, podríamos creer en el discurso reivindicador y progresista de la Cuarta Transformación, pero lo que no podemos hacer es cerrar los ojos a la cruda y lastimosa realidad: hay personajes de ese movimiento a los que ni el Padre Nuestro o el Himno Nacional les podemos creer.

Luis Fernando Duarte González es uno de esos personajes, entre varios más, que ha jurado y perjurado con la mano izquierda sobre su biblia (el disminuido Manifiesto de Marx), no haber hecho nada indebido y ha afirmado una y otra vez que las acusaciones de nepotismo que pesan sobre él son falsas. Lamentablemente tenemos más evidencias que prueban lo contrario, además de las que ya hemos publicado en páginas de El Diario.

En la versión digital de esta columna incluimos hoy la imagen de la búsqueda de funcionarios del Gobierno federal –en su versión de transparencia del directorio–, y vemos claramente cómo en la búsqueda por apellidos, aparece el nombre de Andrés Alberto Duarte González, hermano de Luis Fernando, ambos asignados a la Secretaría de Bienestar del Gobierno federal.

La misma gente de Morena, en Parral, es quien nos ha confirmado una y otra vez, que Luis Fernando, usando su influencia ha hecho contratar a su esposa, su cuñada, su hermano y su papá.

Y es que los mismos morenos saben del daño que eso les hace como partido, como corriente político-ideológica basada en la honestidad, ética y altos principios de la moralidad. Lo curioso de todo esto, es que hasta el propio superdelegado, Juan Carlos Loera, emitió sendo comunicado oficial negando esa situación de Duarte y otras similares. Las pruebas los evidencian.

Pero hay algo adicional que hace aún más interesante este caso. Duarte era el principal opositor de Loera al interior del partido, incluso llegó a reventar sesiones del Consejo Estatal de Morena por el coraje que le tenía a Juan Carlos. ¿Qué fue lo que ocurrió que, de pronto, se convirtió en su fiel escudero y hasta compadre? Cosas de la política. Foto del compadrazgo en digital también.


***

Dejaríamos el tema de Juanga y el uso de una de sus casas en Juárez para la pluma de nuestros compañeros de la sección de Espectáculos pero este caso que nos trae de nueva cuenta a La Columna tiene poco de artístico-diversión y mucho de sórdida pelea lucrativa con implicaciones muy lejanas al arte y la genialidad compositora del familiar divo juarense por adopción incondicional plena.

Escribimos ayer que el 31 de mayo habrá cantada en la famosa casa de Juanga ubicada en la Perú y 16 pero el evento no será de a grapa; costará en promedio tres mil pesos y el objetivo de los organizadores es meter unas 300 gentes. Amenizará el evento la folclórica de soberbia voz, Aída Cuevas.

No es de manera alguna un evento filantrópico como acostumbraba el divo nacido en Michoacán. Ayer comentamos desconocer para quién o para quiénes será el negocio pero está organizado en parte por la directora de Atención Ciudadana del Municipio, Laura Domínguez Esquivel, ahora sabemos de la mano de uno de los hijos de Juanga, Iván.

No son los beneficiarios tampoco los otros hijos de Juan Gabriel, menos su fraterna representante en vida, Silvia Urquidi, sólo Iván, quien de alguna manera ha venido explotando la casa y derechos de su padre constituidos en la compañía Aguival, propiedad de Juan Gabriel y sus hermanos, de los cuales únicamente queda Pablo en precarias condiciones de salud.

Para nada nos sorprenda que el 31 de mayo pueda presentarse algo de relajo si quienes arman la fiesta con cena, bebidas y todo el kit correspondiente, no informan adecuadamente a don Pablo y a los nietos de sus hermanos los objetivos de la recaudación.

Todo un lío pues... nada artístico.


***

El amor y la amistad se demuestran con el presupuesto, marca el axioma político. Éste queda evidenciado con la división de la disminuida bancada del PRI en el Congreso del Estado, que para fines prácticos sólo conforman la coordinadora Rosa Isela Gaytán y el dirigente estatal del tricolor, Omar Bazán Flores.

La exdiputada Imelda Beltrán Amaya, asesora de Rosy Gaytán, pasó de ganar en bruto 42 mil 755 pesos a sólo 18 mil pesos. Los meses antes de febrero la asesora tricolor tenía 18 mil de sueldo y más de 24 mil de compensación, pero en la actualidad le bajaron ambos conceptos.

En cambio, Stephanie Rocío Chávez Pinedo, secretaria particular de la diputada Betty Chávez, pasó de ganar 10 mil 250 pesos en noviembre, a 13 mil pesos en enero y a 50 mil 700 pesos en febrero, ingreso bruto que aparece en la sección de Transparencia del Congreso.

Antes la auxiliar de la legisladora disidente tenía un sueldo de 7 mil 500 pesos y una compensación de 2 mil 700 pesos. Ahora 18 mil 300 y 32 mil 300 pesos, respectivamente.

¿Quién tiene un aumento de sueldo tan generoso en unos cuantos meses? ¿Y por qué?

Para algunos es la prueba de la mano del panista secretario de Administración del Legislativo, Jorge Issa, que se nota en los salarios y compensaciones otorgadas a las asesoras de las diputadas del tricolor.

Es la prueba de que hay diferentes varas para medir y mucho margen para jugar con los recursos, cuando se trata de dividir a la bancada de la que se han escindido Betty Chávez y Jesús Velázquez.

Hay otros casos donde el personal de la coordinadora de la bancada tricolor es castigado, mientras que los colaboradores de los priistas que reniegan del PRI y van contra todo proyecto tricolor, son premiados con el presupuesto del Legislativo.

El favoritismo de Issa con ciertos diputados presumiblemente es parte de los pagos por sus votos a favor de la deuda y la planta tratadora de agua que busca el PAN.

Ni modo que sea mera casualidad.


***

Con todo el desparpajo del mundo informó ayer el gobernador del estado, Javier Corral Jurado, que el ahora exsecretario general de Gobierno, César Jáuregui Robles, seguirá en la nómina estatal bajo el esquema de pago “por iguala” como “asesor jurídico”.

El gobernador anunció el lunes la separación de Jáuregui por razones personales. Forma parte el exfuncionario de un reconocido despacho de abogados de la Ciudad de México integrado por un exprocurador general de la República y un exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; el mismo Jáuregui es también exconsejero de la Judicatura del Poder Judicial Federal.

Sólo ese contexto habla del tamaño del negocio que es, pero además del imponente conflicto de intereses que existirá. Jáuregui será “asesor” pero es exfuncionario estatal y además litigando conflictos en los que el Estado es parte, como la deuda por más de 200 millones que Hacienda tiene con una de las empresas que construyó la Ciudad Judicial en la capital del estado.

No dimensiona Corral Jurado sus acciones ni en eso; mejor dicho, le importa menos que un comino.