PUBLICIDAD

Opinión

‘El Chueco’ y los viajes internacionales

Algunas y algunos optan por formatos de gobierno discretos y austeros; otros, por mediáticos y ruidosos, y unos más, por ausentes e indiferentes. Pareciera que este último es el que tenemos hoy en Chihuahua

Deirdré Bazán Mayagoitia
Académica

martes, 19 julio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Todos los dirigentes establecen su estilo de gobierno antes del inicio formal de su gestión; el análisis de sus campañas políticas, de los discursos pronunciados y del contenido lingüístico y argumentaciones utilizados antes de asumir el poder nos dicen mucho más de lo que ellos aparentan decir. 

Algunas y algunos optan por formatos de gobierno discretos y austeros; otros, por mediáticos y ruidosos, y unos más, por ausentes e indiferentes. Pareciera que este último es el que tenemos hoy en Chihuahua.

PUBLICIDAD

Hace solo unas semanas el homicidio de los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora en Cerocahui conmocionó al mundo entero. La noticia ocupó las primeras planas de los principales diarios y portales informativos a nivel internacional como el New York Times de Estados Unidos, El País de España, o la BBC de Londres. Hubo condolencias y mensajes de múltiples líderes políticos y sociales, e incluso el Papa Francisco emitió su opinión al respecto, condenando el nivel de violencia que se ha alcanzado en el país.

Como respuesta al suceso, la Fiscalía General del Estado ofreció una recompensa de cinco millones de pesos por información que lleve a la captura de la persona a la que se le atribuye no solo el homicidio de los jesuitas, sino el control criminal de la Sierra Tarahumara: José Noriel Portillo Gil, alias “El Chueco”. Tuvieron que morir los sacerdotes para que llegara la reacción oficial en contra del delincuente, considerado desde hace años como objetivo prioritario por la Secretaría de Seguridad Pública.

A menos de un mes de lo ocurrido y con el nivel de violencia desbordado no solo en la Sierra, sino en el resto de la entidad, la gobernadora se fue nuevamente de viaje. Antes de cumplir el primer año de gobierno, ella ha asistido a “diálogos internacionales para intercambiar experiencias” a Washington, ha visitado España y esta vez viaja a Francia e Inglaterra, para asistir a un evento y como parte de una misión comercial para atraer inversión a la entidad. 

Mientras eso ocurre, las y los chihuahuenses enfrentamos diariamente extorsiones, secuestros, robos, desaparición de personas, violaciones y homicidios; contamos con un transporte público deficiente e insuficiente; con carreteras inseguras e intransitables en algunos casos, y con un modelo económico que favorece los empleos mal pagados y la mano de obra no especializada, entre otras tantas problemáticas más. Ah, y “El Chueco” sigue libre y haciendo de las suyas no solo con el cultivo, transporte y comercialización de drogas, sino con la tala ilegal de cientos de hectáreas de bosque y otros ilícitos más.

Ojalá haya resultados reales de la visita; la inversión económica es necesaria y sirve como motor de transformación social. Sin embargo, cuesta creer que así será, pues seguramente los inversionistas extranjeros estarán al tanto de los indicadores de violencia e inseguridad en Chihuahua. Bastaría con que analicen qué ocurre en las carreteras estatales a Parral o a El Sauz; que viajen de noche a la Sierra y pasen por San Juanito; que volteen a ver la tierra sin ley en que se han convertido Janos y Buenaventura; que cuenten la cantidad de familias desplazadas en Guadalupe y Calvo y otras localidades, o que contabilicen los homicidios y feminicidios en la capital, o en Ciudad Juárez.

Además, Chihuahua tiene en contra las alertas emitidas por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, o por el gobierno del Reino Unido, y que sirven como base para tomar decisiones de inversión o turismo; la opinión sobre lo que sucede en la entidad es todo menos positiva.

Los gobernantes tienen derecho al descanso y a la recreación, y a hacer viajes oficiales cuando lo consideren. Lo importante es que tengan la sensibilidad y prudencia para saber cuándo y cómo hacerlos; en este caso, a solo 10 meses de gobierno, con una aprobación social mermada, y un contexto de violencia tan complicado, se han priorizado los viajes oficiales internacionales, así que resulta imposible no preguntarse, y los chihuahuenses, ¿cuándo vamos a importar?

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search