Opinión

El caso ‘Fermín Ordóñez’

En septiembre del 2014, promoví un JDC en contra de la omisión del Congreso del Estado de legislar en materia de candidaturas independientes

Gerardo Cortinas Murra
Analista

lunes, 15 febrero 2021 | 06:00

En septiembre del 2014, promoví un JDC en contra de la omisión del Congreso del Estado de legislar en materia de candidaturas independientes. La impugnación fue para que la Sala Superior del TEPJF (SALA) “precisara un plazo perentorio para que el legislador chihuahuense culmine la adecuación constitucional y legal en lo concerniente a las candidaturas independientes…”

Al resolver la controversia electoral planteada, la SALA ordenó a la Legislatura del Congreso de Chihuahua para “que, de inmediato, expidiera la legislación sobre candidaturas independientes...” En cumplimiento a esta sentencia, en el año 2015 el Constituyente local aprobó la reforma del Art. 21 de la Constitución local, en los términos siguientes: 

ART. 21… “El derecho de solicitar el registro de candidatos ante la autoridad electoral corresponde a los partidos políticos, así como a los ciudadanos que soliciten su registro de manera independiente y que acrediten no ser ni haber sido dirigente, militante afiliado o su equivalente, de un partido político, en los tres años anteriores al día del proceso electivo en el que pretendan postularse, ni haber participado como candidato a cualquier cargo de elección popular postulado por cualquier partido político en el proceso electoral inmediato anterior…”

La aprobación de esta aberrante restricción a los derechos políticos de los exmilitantes y excandidatos, fue aprobada por los diputados, so pretexto de que “la candidatura de ciudadanos ajenos a un partido político es una reforma dirigida a aquellas personas que no militan ni simpatizan con partidos políticos…”

“Debemos impedir que se manipule esta nueva figura, al amparo de diferendos que pudieran suceder entre militantes de partidos políticos, pues qué fácil resultaría que después de un proceso interno de cualquier instituto político, aquel militante que no resultara triunfador, se pudiera postular como candidato independiente”. 

La postura del entonces senador Javier Corral, fue que “no queremos políticos resentidos con sus partidos, disfrazados de candidatos ciudadanos o independientes… estas restricciones marcan con toda claridad la profunda etapa de simulación política que vive México… Es una auténtica vergüenza”.

En el caso del expriista Fermín Ordóñez, el TEE confirmó la negativa del IEE de registrar la planilla municipal independiente en el municipio de Chihuahua (por haber sido candidato en los comicios locales del 2018), con sustento en las siguientes afirmaciones dogmáticas:

“Lo anterior porque desde la perspectiva de la Corte, dicho plazo corresponde a la duración de una Legislatura; el período de gobierno que generalmente dura un ayuntamiento, de tal forma que en ese período no es posible favorecerse de los correligionarios a los que promovió para ocupar un cargo público o partidista durante su dirección, o la elección interna para una candidatura, garantizando la pérdida de vinculación con el partido político”.

Hace uno días, la SALA ratificó la sentencia del TEE, so pretexto de que “no se cumple el requisito para la procedencia del recurso de reconsideración y, por tanto, se debe desechar. Lo anterior, porque de un análisis de los planteamientos del recurrente no se advierte que en esta instancia se plantee una cuestión propiamente de constitucionalidad”.

La corrupción de los magistrados del TEE, de la Sala Regional de Guadalajara y de la SALA es notoria y evidente. No es posible que sigan considerando como ‘constitucional’ el candado ‘Anti-Bronco’ relativo al haber sido candidato en los comicios anteriores, cuando la propia Constitución federal establece el principio de reelección consecutiva.

En efecto, si es factible que un miembro de ayuntamiento puede reelegirse, cuanto más un candidato que ni siquiera obtuvo el triunfo electoral, sin importar si es o no militante de un partido político. 

De lo contrario, debería de prohibirse la postulación de los candidatos tránsfugas que tanto pululan en México.