Opinión

El calentamiento de Juárez

Una de las expectativas que tenemos los ciudadanos en cada cambio de gobierno es conocer las políticas que proponen los nuevos líderes para atender las necesidades de la ciudad

Francisco Llera
Académico

jueves, 02 septiembre 2021 | 06:00

Una de las expectativas que tenemos los ciudadanos en cada cambio de gobierno es conocer las políticas que proponen los nuevos líderes para atender las necesidades de la ciudad. Generalmente esperamos que las autoridades entrantes tengan visión para adelantarse a las problemáticas que se avecinan. Esto último implica saber leer las condiciones y procesos que se están generando en los contextos mundial, nacional y local.

En Ciudad Juárez existen diversos  problemas. Sobresalen seguridad, bacheo de calles, alumbrado público, obra pública y marginación territorial. Necesidades indudablemente importantes que deben atenderse para garantizar la paz y mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. Aunado a lo anterior, en tiempos recientes se han generado problemáticas de magnitud global con impacto local que se reflejan en la salud de la población, pero que esta aún no los identifica como amenaza. Dichas problemáticas demandan ser vanguardista en el diseño de política pública para su abordaje. Este es el caso del calentamiento de las ciudades.

El calentamiento de las ciudades es una problemática de tipo local escasamente abordado por la clase política del país. Existen iniciativas ambientalistas en gobiernos de diferentes niveles y regiones de México. Sin embargo, el calentamiento de las ciudades es una problemática que debe atenderse de manera separada y diferente. El fenómeno al que hago mención es resultado de la manipulación en la inversión y en las políticas públicas municipales. Ambas, combinadas con un fenómeno global como es el llamado cambio climático, se están traduciendo en la concentración de calor extremo en las áreas urbanas. 

El calentamiento de la ciudad es ya un tema de política pública en muchas localidades de los Estados Unidos. La razón de ello es que en ese país, el calor extremo constituye la principal causa de fallecimiento de personas por razones climáticas. En los últimos 20 años, hubo en el contexto estadounidense un promedio anual de 138 muertes asociadas con el calor extremo, por encima de fenómenos como inundaciones, tornados, huracanes e incendios. 

En nuestra región, la organización El Paso Matters señala que el 2020 fue el segundo año con el promedio de temperaturas más alto desde que se tiene registro de temperaturas hace 134 años. El calor extremo es un fenómeno relevante porque se traduce en el incremento de las desigualdades al interior de la ciudad por razones de edad, salud y nivel socioeconómico. Vivek Shandas, profesor en Portland State University, ha probado que algunos vecindarios dentro de una misma ciudad llegan a ser más cálidos que otros. Influyen los materiales usados en la construcción de las viviendas, el color, la cantidad de árboles y la orientación de las casas y edificios, entre otros. 

En tiempos recientes, la pandemia consolidó el trabajo desde casa y obligó a la gente a pasar mucho más tiempo al interior. Me preocupa que en Ciudad Juárez al menos 30 por ciento de las viviendas existentes fueron producto de la autoconstrucción, que en ellas habita un alto porcentaje de la población local y que los materiales con los que se edificaron esas viviendas, no garantizan protección térmica para las condiciones climatológicas que se experimentan y seguirán experimentándose. 

La ubicación geográfica y las características territoriales de la ciudad, demandan  que el Gobierno municipal entrante preste atención e incorpore las nuevas tendencias de política pública sobre manejo del calor (heat governance). Esta tarea implica más que delegar la responsabilidad a un área de protección civil. Demanda la instauración de dependencias especializadas en el diseño de políticas e instrumentación de acciones municipales para trabajar de manera conjunta con instancias de la salud pública, planificación urbana y la construcción con el propósito de afrontar localmente el manejo del calor. Sería conveniente imitar a ciudades como Miami o Phoenix y poner el ejemplo dentro del contexto mexicano. 

close
search