Opinión

El aprendizaje dialógico y sus principios (2/4)

La construcción del aprendizaje dialógico tiene su concepción en diversas teorías de las ciencias sociales, es decir, posee un enfoque multidisciplinario que se apoya en algunas teorías clásicas y otras más contemporáneas

Dora Margarita Trujillo Villanueva

lunes, 07 junio 2021 | 06:00

La construcción del aprendizaje dialógico tiene su concepción en diversas teorías de las ciencias sociales, es decir, posee un enfoque multidisciplinario que se apoya en algunas teorías clásicas y otras más contemporáneas. Estas aportaciones se centran en la capacidad que tenemos los seres humanos de aprender a través del lenguaje, así como los diversos contextos en los que se dan las interacciones.

Mencionaré algunos teóricos y sus aportes en los que se basa el aprendizaje dialógico. Uno de los pedagogos contemporáneos más importantes es Paulo Freire, quien a través de su teoría de la acción dialógica, dada a conocer en 1970, hacía hincapié en la naturaleza dialógica de la persona. En su obra rescata que el absoluto de los aprendizajes no se sitúa únicamente en el dominio de los profesores y estudiantes, él propone involucrar a las familias en los centros educativos, pues ellos gozan de una gran riqueza cultural que contribuye a la transformación del centro escolar y el desarrollo de los aprendizajes. 

Otro referente teórico del aprendizaje dialógico es Lev Vygotsky, quien a través de su teoría sociocultural del aprendizaje demostró que el desarrollo cognitivo tiene lugar mediante la interacción social, en la cual el lenguaje es la herramienta principal de intervención entre la mente y la cultura; además, desarrolla el concepto de la zona de desarrollo próximo, la cual se define como la distancia que existe entre un aprendizaje de un menor y lo que se puede desarrollar en la interacción con otras personas adultas.

Gordon Wells, psicólogo de la teoría sociocultural del aprendizaje, contribuye con el concepto de indagación dialógica. Propone que las aulas de clases se conviertan en espacios en donde los estudiantes se inquieten por saber, preguntar e indagar más y en la medida que se dé esta indagación y curiosidad se desarrollarán más aprendizajes; para ello también considera una diversidad de personas en el aula. 

Finalmente, aunque quedarán otros estudiosos fuera de esta lista, mencionaré a Jerome Bruner, psicólogo que hizo grandes aportaciones a nivel cognitivo y de las teorías del aprendizaje; afirma que el reto de la psicología del siglo XXI debe ser el estudio de la intersubjetividad. 

Las prácticas educativas que están orientadas al diálogo y la calidad de las interacciones en ambientes escolares, apoyadas en estas teorías, están favoreciendo tanto el aceleramiento de los aprendizajes en todo el alumnado al ser prácticas inclusivas como la creación de sentido y mejorando los ambientes para una sana convivencia. El aprendizaje dialógico se centra en las características de la actual sociedad de la información, aplicándose ya desde varios años en diferentes niveles educativos, desde preescolar hasta la formación de personas adultas en diversos contextos socioculturales. El aprendizaje dialógico a su vez lo configuran siete principios, que son: 

a) Diálogo igualitario: que se da entre las diferentes personas que participan en el diálogo y cuyas aportaciones son valoradas en función de la validez de los argumentos y no en función de las relaciones de poder o jerarquías sociales establecidas; 

b) Inteligencia cultural: que incluye la inteligencia académica y la práctica, así como la inteligencia comunicativa, que permite llegar a acuerdos a través del lenguaje en diferentes ámbitos sociales; 

c) Transformación: desde la que se posibilitan los cambios en las propias personas y su contexto (la educación ha de basarse en el cambio, superando así tanto las teorías reproduccionistas que abogan por la adaptación al contexto, como la visión posmoderna de que no es posible cambiar las cosas); 

d) Dimensión instrumental: el aprendizaje dialógico incluye el aprendizaje instrumental de todos los conocimientos imprescindibles para vivir en la actual sociedad sin por eso oponerse al diálogo y a una educación democrática; 

e) Creación de sentido: significa posibilitar un tipo de aprendizaje que parte de la interacción y de las demandas y necesidades de las propias personas, siendo éstas las que guíen su proceso de aprendizaje, superando la pérdida de sentido que una parte del alumnado está teniendo en los centros; 

f) Solidaridad: en la que se han de basar las prácticas educativas democráticas que tienen como objetivo la superación del fracaso escolar y la exclusión social que comporta; 

g) Igualdad de diferencias: es decir, valorar la diversidad de personas como un elemento de riqueza cultural, identificando la diferencia como positiva, pero siempre junto con el valor de la igualdad

Estos principios se operativizan mediante las interacciones que se promueven cuando un centro escolar transita por las cinco fases de transformación y en la implementación de las actuaciones educativas de éxito (AEE), en las cuales profundizaré en la siguiente entrega.