PUBLICIDAD

Opinión

Educación media superior en Ciudad Juárez

Hace muchos años los exámenes de admisión para educación media superior en Ciudad Juárez no eran vía digital, ni siquiera existían las computadoras

Laura Estela Ortiz Martínez
Doctora

viernes, 22 julio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Hace muchos años los exámenes de admisión para educación media superior en Ciudad Juárez no eran vía digital, ni siquiera existían las computadoras, utilizábamos lápices de cera o de madera HB o Faber-Castell, aunque los más codiciados eran los color turquesa de prismacolor que no tenían borrador y las plumas bic color negro, azul y rojo para subrayar respuestas y resaltar títulos.  Muchos de los que ahora leen estas líneas, quizás hayan contestado el examen cincelando en una piedra. 

Había pocas instituciones preparatorias acreditadas por la Secretaría de Educación Pública: la preparatoria de El Chamizal, la popular preparatoria Altavista de donde surgieron los grandes profesionistas y maestros que luego vinieron a formar y dar relevo a los actuales. El CBTIS 114, 128  y el CONALEP figuraban como los mejores en sus especialidades técnicas y de preparación para el trabajo. Las preparatorias particulares como la Francisco Villa, la Cultural, Ignacio Allende  y el Colegio Internacional eran las elegidas por muchos para prepararse y escalar hacia la universidad. Los colegios particulares como el Instituto Teresa de Ávila, el Colegio Teresiano y el glorioso Instituto México con un nivel académico ejemplar,  eran poco accesibles para la mayoría de las familias en las que los padres tenían que hacer un esfuerzo heroico para darnos educación media superior. 

PUBLICIDAD

Colegio de Bachilleres abre sus puertas, y se convierte en una nueva oportunidad para muchos estudiantes, creando un enlace de comunicación y de referencia para  una educación de calidad para las familias de pocos recursos económicos, estableciendo procedimientos que empezaron a facilitarnos el proceso educativo del bachillerato general, consiguiendo con esto mejorar la demanda educativa que los jóvenes de la ciudad estábamos necesitando.  

Pero no era tan fácil. Qué angustia llegar en ese verano de julio, después de habernos devorado días previos la guía de estudio que nos habían asignado en el momento de obtener la ficha de ingreso. Qué miedo ver al personal administrativo  y maestros de la institución con sus ojos fulminantes asignándonos el lugar donde nos sentaríamos a contestar por casi tres horas, como 20 hojas tamaño oficio escritas por ambos lados, con cientos de preguntas donde la mayoría eran ejercicios y preguntas abiertas, la opción múltiple no existía, era como un pecado. Armados con una calculadora, tabla periódica, tabla de trigononometría y unos nervios de punta con taquicardia incluida, nos disponíamos a contestar el temible examen,  transcurrían las horas, y así transcurrían los días hasta que llegaba la fecha en que    acompañados por nuestros padres que se pegaban a los ventanales de las oficinas de la dirección para leer junto a nosotros las listas con los resultados de los alumnos aceptados. Lo habíamos logrado, recibíamos oficialmente grupo y turno para el ingreso. ¡Ya éramos alumnos del Cobach! Ya podíamos acudir honrosamente a la tienda río bravo de El Paso, Texas a comprar la tela cuadrada gris con verde para confeccionar nuestra larga falda escolar de dos tablones, con bastilla tres dedos por debajo de la rodilla!, o bien hacer línea en Patsy uniformes para comprarla ya elaborada. Los caballeros su formal pantalón gris. Qué emoción recordar esa gran aventura en esa noble institución que vinieron a formar y dirigir  maestros jóvenes, de gran calidad educativa procedentes del centro y sur del estado y de Chihuahua capital.

Recién este lunes 18 de julio, miles de alumnos egresados de escuelas secundarias, recibieron resultados de sus exámenes de ingreso a la preparatoria. La oportunidad ha llegado. Después de la incertidumbre de dos años de encierro, de tareas asignadas por plataformas digitales impersonales, de no tocar, abrazar, y de desconocer a sus compañeros y maestros, empieza una nueva normalidad. La vida de los jóvenes bachilleres se desarrollará ahora en diferentes condiciones, atendiendo a los modelos educativos, la infraestructura escolar y las nuevas reglas y normas establecidas, los contextos sociales, culturales y regionales diferentes.

La institución ofrece un espacio bien establecido, la escuela se convierte ahora en un lugar de socialización  relevante. Aquí se prepararán para dar el paso a la universidad o al campo laboral; este será el medio para conseguir prestigio y reconocimiento, o para la movilidad económica y social. Estamos preparándonos para ubicarlos y entender su vida juvenil, distinta y variable dependiendo de su edad, sus experiencias personales, familiares, culturales y educativas por las que transitan. Sabemos que viven procesos de múltiples cambios y lo hacen con la intensidad de su presente y en la forma que vislumbran sus escenarios del futuro.  

Muchos, por diversas razones decidirán en el trayecto alejarse del camino, y después resolverán reincorporarse a las instituciones aprendiendo el ejercicio de  la libertad con responsabilidad, ahí está el sistema de enseñanza abierta SEA que ha sido testigo de triunfos y satisfacciones grandes e históricas. 

Les damos una bienvenida cordial, la ciencia, la racionalidad, la tecnología y la cultura serán parte del saber, pero también el sentido de la responsabilidad, disciplina y valores que puedan marcar su identidad propia, construyendo su espacio alternativo al grupo familiar, donde es posible el desahogo de problemas, la anulación de la soledad y la construcción de una relación de afecto, donde encuentren apoyo moral con su grupo de amigos. 

Gracias a los padres de familia por confiar en nuestras instituciones, pronto y juntos los veremos moviendo el mundo, ingresar a las Universidades y Tecnológicos, emerger de ellos dirigiendo pequeñas o grandes  empresas, generando espacios de oportunidades, innovando en tecnología, ayudando  a sus semejantes, enseñando a niños,  descubriendo nuevos tratamientos, nuevas vacunas. Estamos listos, generación 2022-2025. Bienvenidos.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search