PUBLICIDAD

Opinión

Ecos de AMLO en Washington

El presidente de México estuvo en la capital norteamericana la semana pasada

Juan Ramón Flores
Cónsul de Comunidades en la Embajada de México en EUA

martes, 19 julio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

El presidente de México estuvo en la capital norteamericana la semana pasada.

¿Qué sucedió aquí?

PUBLICIDAD

Más allá de las notas de color (más amarillas que rosas, por cierto) sobre largos discursos o las características de los vestidos de las damas, que desvían la atención de lo importante, el balance de la visita es positivo.

En materia migratoria, por ejemplo, la gestión del presidente López Obrador ante el gobierno del presidente Biden permitió la formación de un grupo de ambos gobiernos para atender este asunto, que rebasa jurisdicciones nacionales (desde luego) pero también nociones vetustas de imperialismos trasnochados. Nuevas oportunidades y ampliaciones en el número de visas temporales de trabajo seguramente saldrán de este mecanismo.

Juan González, quizá el más importante consejero de la Casa Blanca para temas de América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional, reconoció en entrevista que Estados Unidos necesita a México para controlar la migración y que la conversación de estos dos países ha evolucionado al respecto, para situarla como un tema de interés regional y hemisférico.

De las palabras de este importante funcionario de la Administración Biden de origen hispano, se desprende la conclusión de que las conversaciones que se tienen ahora no solamente pasan por la relación bilateral, sino que se ha reconocido a nuestro país como un interlocutor válido (y valioso) para atender la situación en Centroamérica.

Desde el gobierno del presidente Ernesto Zedillo, las conversaciones no habían alcanzado este nivel de entendimiento, pues en las desastrosas épocas de Fox y Calderón, México perdió calidad como interlocutor internacional pasando por la vergüenza del “comes y te vas” hasta el polémico capítulo del “Rápido y Furioso”.

La postura del presidente López Obrador de no acudir a la Cumbre de las Américas en Los Ángeles fue entendida en su justa dimensión: seguir tratando con un México de principios y discutir con madurez los problemas que nos son comunes. 

Se recordó que con la presencia de Marcelo Ebrard en dicha Cumbre, nuestro país estuvo representado y firmante de los acuerdos que ahí se tomaron cuando los temas lo requirieron.

En materia energética, México reiteró la importancia de la autosuficiencia, junto a una cooperación inteligente en el uso de excedentes; los norteamericanos podrían usar, por ejemplo, gasoductos mexicanos disponibles y combinar esfuerzos para el desarrollo de energías limpias, como el gran parque solar que se construye en Sonora.

En materia alimentaria, la autosuficiencia -de nuevo- se sostuvo como principio de acción, pero conservando la ayuda mutua, como lo fue ya el caso del abasto de fórmulas para el consumo de bebés en Estados Unidos con productos mexicanos y la compra de México de leche en polvo norteamericana para el consumo de adultos en zonas marginadas de nuestro país.

La diplomacia suave se hizo presente en la visita presidencial a Washington.

Se demostró, una vez más, que ni la presión ni el enfado, como tampoco la sumisión, son el camino para la solución de los asuntos comunes entre estas dos naciones.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search