OPINIÓN

Disfrutan en Juárez tras perdón a líder corrupto

Ahora son políticos retirados; uno con fama de buena fortuna en metal; el otro con reputación de sensacional patrimonio por decenas de millones de dólares

LA COLUMNA
de El Diario
viernes, 18 octubre 2019 | 06:00

• Disfrutan en Juárez tras perdón a líder corrupto


• Hizo que lo esperara el helicóptero casi una hora


• ‘Me molestan los líderes... pero dicen la verdad...’


• Padrón de Morena puede reventar elección nacional


Ahora son políticos retirados, uno con fama de buena fortuna en metal, el otro con reputación de sensacional patrimonio por decenas de millones de dólares. Radican ambos en Juárez desde hace décadas. Su vida antes de convertirse en ricos era menos que modesta, más próxima a la indigencia.

Son los primeros que beneficiaron con perdón la colosal corrupción que este miércoles colocó de bruces al ahora exdirigente nacional del sindicato de Petróleos Mexicanos (Pemex) Carlos Romero Deschamps.

Andrés Manuel López Obrador soltó antier durante su mañanera conferencia de prensa que Romero tiene dos denuncias que integra la Fiscalía General de la República (FGR). 

Por la tarde renunció el líder petrolero a su cargo como dirigente nacional sindical. Duró ahí 26 años, casi lo mismo que su antecesor, Joaquín Hernández Galicia, quien sufrió destino similar en la cárcel por las mismas razones, corrupción a raudales.

Tenemos en Juárez cada semana en alguno u otro restaurante eventos sociales y excepcionales actos políticos a Francisco Barrio Terrazas y a Eduardo Romero Ramos. Ambos fueron secretarios de la Contraloría federal –luego Secretaría de la Función Pública–. 

Era presidente de la república Vicente Fox Quesada. Año 2000. En 1998 había entregado Barrio la gubernatura de Chihuahua nuevamente al PRI. Su secretario de Gobierno fue Romero, amigazo de su hermano Federico (q.e.p.d.).

Barrio y Romero llegaron a la Presidencia de la República haciendo eco de su jefe Fox sobre los “peces gordos” que atraparían. Antes que nada se hallaron con mil 500 millones de pesos desviados por Pemex al sindicato de Romero y del sindicato a la campaña presidencial previa del tricolor, Francisco Labastida Ochoa.

Fue escándalo mundial pero de los medios informativos no pasó. Romero y su familia vivieron como jeques árabes casi 20 años más (hasta que han topado con AMLO). Todo gracias a Fox y a los radicados juarenses que también disfrutan de sus respectivos caudales engordados coincidentemente en su paso por Gobierno.


***

Los vecinos del parque El Reliz en la ciudad de Chihuahua se han familiarizado con los frecuentes aterrizajes y despegues de los helicópteros del Gobierno del Estado pero tampoco dejan de asombrarse por el uso excesivo que hace de las aeronaves el gobernador Javier Corral Jurado.

Esa zona es de clase media y alta. Es área residencial pero también comercial y escolar. Ahí tienen sedes el Instituto La Salle, la Libre de Psicología y hasta sus instalaciones la Cámara local de Comercio. Reflectores de todos lados hacia el parque con helipuerto.

Ayer El Diario publicó fotos sobre el momento que Corral abordaba el lujoso Bell 429 perteneciente a la flotilla estatal para dirigirse al informe de un diputado local panista en la ciudad de Camargo, ubicada a menos de 200 kilómetros de la ciudad de Chihuahua.

El enojo mayor ahora fue porque el helicóptero estuvo en el lugar casi una hora antes que fuera abordado por el gobernador (las fotos en la versión digital de La Columna) con el gasto tremendo que implica ese tipo de maniobras.

Evidentemente el qué dirán es lo que menos le importa ahora el gobernador, pues con ese tipo de acciones se quedó sin calidad moral para seguir hablando de austeridad.


***

“Claro que me ha molestado la actitud de los líderes sindicales, pero la verdad es... que sólo están diciendo la verdad”, fue la lastimosa respuesta del secretario de Salud, Jesús Enrique Grajeda, a su cuadro directivo y enviados del gobernador Javier Corral al comienzo de la semana.

La reunión fue el martes en la capital del estado para ver por enésima ocasión la falta de medicamentos, de personal, de insumos y hasta de camionetas para llevar la obligatoria vacunación a todo el estado.

A Grajeda lo cuestionaron por la mala imagen que le dan las mantas instaladas en clínicas y hospitales por parte de la Sección 52 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud. Son por demás conocidos los reclamos sin necesidad de ser publicitados por los líderes sindicales regionales que encabeza Pablo Serna Molina.

La respuesta pasmosa de Grajeda mostró también su incapacidad como secretario de Salud. Resulta increíble que vaya un mes de protesta de este tipo sin siquiera buscar una alternativa de solución.

Vaya, no ha sido para cuando menos una promesa, una respuesta esperanzadora, un ofrecimiento de atención a los reclamos que sostienen cerca de cinco mil trabajadores de la salud de toda la entidad, desde Juárez hasta Guadalupe y Calvo.

El reconocimiento de las deficiencias no le ha de servir de mucho a Grajeda o a cualquier funcionario. Si el titular de Salud toma como su función esa deplorable actitud de reconocer las fallas y permanecer cruzado de brazos, está muy equivocado de profesión.

El reporte de su dolorosa y lacónica respuesta, sin mayor interés de atender la realidad frente a su nariz, fue llevado de inmediato al Palacio de Gobierno. Algunos ingenuos creen que eso tendrá consecuencias.


***

Hizo escala rápida en Chihuahua y Juárez el senador suplente Alejandro Rojas Díaz-Durán para venir a impulsar un pacto entre los candidatos a la dirigencia nacional de Morena.

Aterrizó desde el pasado miércoles y se fue ayer por la tarde, luego de encuentros sin muy buenos resultados con operadores locales de los grupos en disputa.

El aspirante es pieza del coordinador de los senadores morenistas, Ricardo Monreal Ávila, en la pelea por la silla de Yeidckol Polevnsky, para la cual tienen boleto además la chihuahuense exiliada en la CDMX, Bertha Luján Uranga, y el coordinador de los diputados federales, Mario Delgado.

En la gira nacional de Díaz-Durán ha resaltado la oferta de un pacto de unidad para cancelar o posponer el proceso de elección de dirigente. Es otra opción que hasta ayer parecía algo seria en los grupos morenistas locales.

Polevnsky pide aplazar la elección interna para organizar mejor el proceso; Bertha sugiere continuar como va, sin tomar en cuenta los desfiguros que fue la elección de consejeros estatales; por otra parte Delgado se ha pronunciado por que en vez de votación directa para dirigente se haga una encuesta.

Ahora el más rezagado de todos lanzó una nueva opción desde Chihuahua: tres debates y tres encuestas, como método de elección del nuevo dirigente.

Difícil anticipar una decisión final en Morena hasta que no diga la última palabra el primer morenista del país.

Lo que resalta de todo esto es la coincidencia en que el padrón de Morena es un verdadero caos producto de la simulación, el triunfalismo, las traiciones, la falta de trabajo y el exceso de confianza.

Los líderes morenistas que hoy están en puestos directivos o son flamantes funcionarios de la 4T tienen su responsabilidad en esto, como para seguir con los intentos de controlar el partido y mantenerlo en las actuales condiciones. Su padrón puede reventar la elección nacional. ésta es la antesala de ello.