Opinión
OPINIÓN

Disfruta a Bravos y desatiende feminicidios

Desde el pasado 20 de enero la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres pidió un informe al Gobierno del Estado sobre las medidas emergentes adoptadas para combatir los feminicidios

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 11 febrero 2020 | 06:00

• Disfruta a Bravos y desatiende feminicidios

• 56 jueces sufren hoy por mantener su cargo

• No hay cómo puedan cerrar filas

Desde el pasado 20 de enero la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres pidió un informe al Gobierno del Estado sobre las medidas emergentes adoptadas para combatir los feminicidios.

Parece que la petición se traspapeló en la Secretaría General de Gobierno porque no se ha enviado siquiera una señal de humo de que se trabaja en ese reporte.

El titular de esa área, Luis Fernando Mesta, saca por los poros su falta de interés en todos los sentidos. Éste no podría ser la excepción. Hay foto –en versión digital– en la que presume encantado de la vida su asistencia al juego de Bravos el domingo al lado de su jefe, el gobernador Javier Corral; el jefe de escoltas, Jesús Manuel Escamilla, y otros (as).

En medio de la discusión del término feminicidio –que comodinamente el Ministerio Público estatal y federal cambiaría por homicidio agravado– y del prolongado estudio de la Alerta de Violencia de Género, la desatención a la petición de una instancia nacional se suma a la lista de agravios en los que caen las autoridades locales a la hora de dar respuestas concretas sobre un tema así de grave.

De no brindarse el reporte que pide la Comisión Nacional, seguramente seguirá un extrañamiento público a la autoridad estatal. Lo mismo si el reporte se integra a la ligera, con mera palabrería y supuestas buenas intenciones.

Además se fortalecerá el expediente que sigue armándose para la declaratoria de la Alerta de Género, que está por concluir en las siguientes semanas.

De cualquier forma se manda un mensaje negativo que sólo agrava el peligro reinante en el que viven las mujeres, debido al elevado nivel de impunidad en cada agresión registrada.

*** 

El Pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado tiene sesión hoy con el tema que ha sido la perdición del Poder Judicial desde la era de “Lucha” Castro. Y no acaba de concluir.

El magistrado presidente, Pablo Héctor González convocó a sus compañeros a reunión para discutir la conocida resolución del magistrado Marco Emiliano Anchondo, que ordena invalidar todo el proceso de selección de 56 jueces realizado en 2018.

Los grupos políticos que operan al interior del Poder Judicial no tenían acuerdo hasta ayer al mediodía sobre cómo van a resolver el proyecto de sentencia de Anchondo Paredes, archivado desde julio de 2019 y que en términos simples descalifica por completo el método de selección de juzgadores, así como sus efectos.

Es más, hay dudas hasta ahora de cómo van a votar el mismo presidente y los magistrados Gabriel Ruiz y Roberto Siqueiros, los tres integrantes del Consejo de la Judicatura del Estado, instancia que organizó el proceso de selección; también hay dudas de si habrán de participar o no los siete magistrados que hoy son parte del Pleno pero que fueron designados dentro del mismo procedimiento impugnado.

Al menos 10 de los 32 magistrados tendrían que excusarse por el evidente conflicto de interés. Si no lo hacen, Anchondo o algún otro podría recusarlos, lo que entramparía la decisión. 

Si deciden votar sería una discusión sin fin, pues indudablemente fueron parte actuante o consecuencia de esas designaciones que doña “Lucha” dejó de herencia al cuestionado Poder Judicial.

De los 22 magistrados restantes no hay que perder de vista los intereses de quienes son considerados obra del duartismo y los del corralismo. Si en ellos recae la decisión, los que voten contra el proyecto de Anchondo deberán justificar muy bien el sentido de su voto, a la luz de todas las evidencias de irregularidades dejadas en el camino.

La determinación final se antoja complicada, pues si pasa la sentencia como tal tendrá efectos políticos sobre buena parte de la estructura de la Judicatura estatal. Ciertamente dejaría sin materia el cúmulo de amparos que ya están en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero ese argumento aún no convence a todos los magistrados de doblar las manos. 

***

Es imposible cerrar filas en ambientes de intolerancia y arbitrariedad. Afirmarlo es simulación muy cercana a la mentira.

Joob Quintín Flores, presidente del Comité Directivo Municipal del PAN en Juárez, convocó a la clase blanquiazul fronteriza para una encerrona que se llevó a cabo el viernes por la mañana en las instalaciones del propio partido.

El encuentro fue llevado a cabo pero con poca gente. Fue boicoteado por el regidor Enrique “Quique” Torres y la vicegobernadora Leticia Corral Jurado. Salvo el secretario de Obras Públicas, Gustavo Elizondo, ningún otro funcionario estatal acudió a la convocatoria.

Desde la ciudad de Chihuahua fue saboteado también el evento por la dirigencia estatal blanquiazul. La presidenta, Rocío Reza, mostró ante sus colaboradores su molestia por la reunión de Quintín. Consideró que ese tipo de acciones no está dentro de sus atribuciones.

El gobernador Javier Corral, la presidenta Rocío, el regidor Torres y la vicegobernadora Lety fueron derrotados por Joob en la competencia por la presidencia del comité municipal. Se suponía salvado ese coraje pero el viernes fue demostrado que permanece la bilis en el mismo nivel.

El sábado fue convocado de último minuto Joob a un encuentro similar al que le boicotearon aunque de otro nivel. Esta otra encerrona sería presidida el domingo por el gobernador Javier Corral Jurado.

Con Joob rechazaron cerrar filas pero sí le pidieron asistir el domingo al hotel María Bonita para respaldar a Corral. 

Y nomás fue convocado el líder juarense por estricta conveniencia. Aun siendo presidente del PAN no lo dejaron hablar. Sólo aventó su choro el gobernador y, la verdad sea dicha, un buen discurso de Reza Gallegos. 

Quién sabe quién será el vocero del partido en el estado, pero ella aventó muchas flores al vocero del Gobierno estatal ahí presente, Manuel del Castillo.

Quedó claro al final del encuentro que ningún interés genuino existe del “primer panista del estado” Corral por recomponer las diferencias entre los distintos liderazgos blanquiazules juarenses ni porque vaya concluyendo él su administración ni menos por el reto electoral que Acción Nacional enfrentará el año próximo.

Es obvia la inexistencia de un interés institucional partidista por parte del mandatario, sólo el privilegio del interés personal.