OPINIÓN

Discriminar a mexicanos en albergue mexicano...

Ese centro está administrado por el Gobierno de la República. Específicamente es operado por el subsecretario del Bienestar, Horacio Duarte

LA COLUMNA
de El Diario
martes, 20 agosto 2019 | 06:00
|

• Discriminar a mexicanos en albergue mexicano...


• Maru quedó con los dedos en la puerta


• Arma escándalo con su asistencia a Morena


• Más show que resultados en seguridad


Era previsible que ocurriría. Ahora se están acumulando los migrantes que buscan cruzar a los Estados Unidos en búsqueda de asilo político pero el grueso de ellos no son hondureños, ni salvadoreños, ni guatemaltecos, ni cubanos... son mexicanos, principalmente de Zacatecas, Guerrero y Michoacán.

Pero tenemos que, oh contraste y paradoja desafortunada, son mexicanos los únicos que están siendo discriminados en el nuevo albergue de migrantes llamado ‘Leona Vicario’.

Ese centro está administrado por el Gobierno de la República. Específicamente es operado por el subsecretario del Bienestar, Horacio Duarte, ése que viene seguido a Ciudad Juárez y a Chihuahua pero a operar asuntos políticos que benefician al PAN, como aquel de la aprobación de la reestructura de la deuda pública del estado. Obligó a los diputados locales de Morena a que la votaran a favor.

El albergue susodicho tiene capacidad integral para mil 200 migrantes. Actualmente tiene cerca de 450. Les brindan alojo y alimentos. El número para únicamente alimentación se puede extender hasta dos mil 500.

Ese número de 450 es fundamental porque hemos sabido que los administradores del centro están rechazando exclusivamente a los migrantes mexicanos a pesar de la diferencia que les resta de capacidad en el edificio.

Las razones extraoficiales son infantiles: como mexicanos tienen mayor posibilidad de conseguir recursos para seguir su camino hacia los Estados Unidos... o regresar “sin dificultades” a sus lugares de origen. Oficialmente aceptan ahí a puros retornados con fecha hasta el infinito para cita.

Tenemos la certeza que la decisión no es institucional pero es claro que el criterio de algún funcionario con bastante poder de decisión está fallando terriblemente.

Hoy son oleadas de migrantes centroamericanos los que han provocado una severa crisis en la región porque llegaron en caravanas a tratar de ingresar ilegalmente hacia el “sueño americano” pero en realidad son muchos más mexicanos lo que han conseguido ese objetivo. Legal y humanitariamente merecen el mismo respaldo.


***

Tenemos más sobre la forma en que se desarrolló el proceso interno del Partido Acción Nacional (PAN) que desembocó en una clara derrota para los operadores afines al gobernador Javier Corral y para él mismo.

Quedó comprobado que Rubén Trejo, candidato de la “vicegobernadora” Lety Corral y del propio mandatario, apenas le alcanzó la operatividad de todo el Gobierno estatal en Juárez para sacar la cantidad de 210 votos. Una derrota más al hilo. 

Tenemos que otro candidato, Sergio Acosta, fue apoyado por la dupla de funcionarios municipales de la ciudad de Chihuahua, Daniela Álvarez y Mario Vázquez, quienes vendieron la idea de que el bueno era Sergio Acosta. Y perdieron.

Trataron de hacer creer que atrás de Acosta estaba el apoyo de la capital, Maru Campos, pero otros operadores de esta en realidad apoyaron al final ganador Joob Quintín.

El problema para la alcaldesa es que los ganadores se quedaron con la sensación de que el respaldo para ellos no fue suficiente ni del todo claro.

Ahora Maru tendrá que recomponer las relaciones antes de que Gustavo Madero o Carlos Borruel amarren el apoyo del nuevo comité. 

Lo dijimos ayer: otros perdedores de esta contienda son Ramón Galindo y Rogelio Loya por apoyar al exsecretario general de Jorge Espinoza, aunque ahí también quedó la sensación de que hubo traición en el paso del coyote, por decirlo de alguna manera.

Loya mantiene riendas inimaginables que Corral conoce a la perfección pero que no cuidó por seguir en la pachanga, en el fut, en el tenis… en el hurra hurra...

Pepe Márquez logró rescatar 29 votos, muy buenos para la campaña que hizo. 

Joob Quintín salió ganador de esta contienda dominical con 252 votos; es la segunda vez en menos de un año en que el equipo de los ahora llamados “golden boys” le gana a los grupos que están en el poder. 


***

En otros tiempos no tan lejanos el priismo chihuahuense daba para columnas y hasta para amplias crónicas de su presencia en los eventos relevantes nacionales del Revolucionario Institucional.

El sábado que tomó protesta Alejandro “Alito” Moreno como nuevo presidente de ese instituto político en la Ciudad de México, únicamente Omar Bazán y Graciela “Chela” Ortiz mantuvieron allá la presencia.

Se nota la derrota general del 2016, e inclusive se nota la derrota de los chihuahuenses que le apostaron tres a uno a la yucateca Ivonne Ortega contra Moreno. Ni duartistas ni baecistas ni nadie que apareciera en su nombre.

Bazán se apersonó con su compañera diputada Rosy Gaytán, algunos otros consejeros nacionales, el diputado federal deliciense José “Pepe” Carreón, y varios operadores más con los que se anda haciendo fuerte para ir por la travesura 2021, regresar al PRI al primer plano electoral estatal.


***

Hizo presencia en el Consejo Nacional de Morena el superdelegado de Programas Federales, Juan Carlos Loera de la Rosa, hecho que desató un escándalo al interior del partido en el poder.

Cuestionan sus opositores que el funcionario no debería descuidar su función por andar en ese tipo de reuniones porque sencillamente ya no es consejero nacional.

Él dejó de tener posición allá en el momento en que terminó su tarea de secretario general del partido, según los conocedores de los estatutos. 

Los chairos de Morena critican que enfrenta graves y sensibles problemas como el de los rarámuris, la entrega de apoyos a adultos mayores a quienes les están haciendo de humo el dinero o los priistas incrustados en puestos públicos, pero anda en reuniones partidistas en las que nada tiene que hacer. 

En el estado tiene otras broncas que le generan operadores tricolores del tipo de Héctor Bafidis o Víctor Juárez; el maltrato a beneficiarios por parte del personal de la subdelegada Elizabeth Guzmán, el gatopardismo en los casos de influyentismo de familiares del delegado y sus subdelegados y un larguísimo etcétera.

Pero prefiere acudir al Consejo Nacional del pasado domingo, donde se sentaron las bases para el relevo en las dirigencias morenistas del país.

El asunto es interesante porque de acuerdo con las reglas de Morena, un militante llega a ser consejero nacional por dos vías.

La primera es por ser parte del Comité Ejecutivo en los puestos de presidente, secretario general y secretario de Organización. La segunda vía es por elección en una reunión de Congreso Nacional. Quien obtiene el puesto de consejero nacional por la primera vía, en el momento en que deja su puesto, automáticamente deja de ser consejero nacional, mientras que en el segundo caso, es decir, por elección, su nombramiento termina con el período para el cual fue electo.

En el caso del juarense perdió su calidad de consejero al dejar de ser secretario del partido en Chihuahua, así que nada tenía que hacer en la reunión que encabezó Yeidckol Polevsnky, según sus severos críticos internos.


***

Detrás de la "ideota" de traer a Chihuahua al hijo del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria, se encuentra la mano del comisionado estatal de Seguridad, Óscar Alberto Aparicio.

Tenía que ser él. Si hay alguien a quien le gusta el show-business y la industria de la farándula es al policía federal convertido en jefe de las fuerzas estatales.

En la CES y la Fiscalía General del Estado bien conocen que le habla al oído al gobernador Javier Corral y lo convence de lo que sea.

De hecho aseguran que hasta presume que la idea de traer a Escobar junior y pasearlo por el estado, con lo que seguramente se acabará la violencia y la delincuencia, será una de sus próximas grandes acciones mediáticas en la que ya logró montar al mandatario estatal.

Ya sólo está a la espera de que el anuncio se haga oficial, pues las negociaciones ya fructificaron y está listo el cheque con varios ceros a la derecha a favor de Escobar, quien da conferencias por el mundo para desmitificar al legendario narco de Colombia.

Habrá que ver cómo se justifica el gasto y qué le aporta a la entidad la visita del también vendedor de libros sobre su padre. 

Es magnífico que Pablito no haya seguido los pasos de su padre y por el contrario tenga como misión de vida presentar la verdadera realidad de las familias de los narcos, pero de eso a que tenga una utilidad práctica en los resultados de la casi inexistente lucha contra el crimen, hay mucha diferencia.