PUBLICIDAD

Opinión

Día del Profesor

No basta solamente con querer ser maestro, es necesaria la vocación que viene acompañada de múltiples actitudes en pro de los incansables y neófitos educandos

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 15 mayo 2024 | 06:00

PUBLICIDAD

No es aquel que sabe más, sino aquel sabe infundir en sus alumnos el estudio y conocimiento.

Profesión con alto sentido de responsabilidad, se tiene en las manos a decenas de aprendices de la sabiduría, que ven un todo en su maestro y este no les debe decepcionar, sino todo lo contrario, debe ser artífice de la enseñanza y un ejemplo a seguir para sus pupilos.

No basta solamente con querer ser maestro, es necesaria la vocación que viene acompañada de múltiples actitudes en pro de los incansables y neófitos educandos.

Cada uno de los niveles de estudio en México, en el estado y, sobre todo, en Ciudad Juárez, tiene su papel preponderante y único de acuerdo a las edades y nivel de aprendizaje de los estudiantes. No es más o menos el que imparte universidad que el de kínder o viceversa, todos desarrollan un impacto de estudio en los aprendices y todos son necesarios para el desarrollo y construcción del saber.

Cada etapa de estudio tiene su nivel de complejidad, comenzando con preescolar, donde trabajar con niños de cuatro a seis años que aún dependen de los padres es muy riesgoso y los educadores deben ser ambos al mismo tiempo. Primaria, etapa de construcción y formación inicial con niños juguetones y vagos.

La secundaria con la conducta de los cuasi iniciados pubertos, con infinidad de problemas de conducta y con la hormona a tope. Los jóvenes preparatorianos con problemas existenciales y de enamoramiento temprano, llorando “estresadamente” por lo que sea. Y así cada etapa con un “encanto” diferente que los profesores deben sortear y solucionar. Ni que decir de los universitarios, independientes y autónomos, para lo que les conviene. 

Aunado a lo anterior, los problemas no se acaban, pues hay profesores impartiendo clases en lugares intransitables o espacios sin las condiciones necesarias, otros aún en contra de las leyes autóctonas que rigen determinada región y demás imprevistos que deben sortear para cumplir con sus estudiantes. Las mismas zonas citadinas, en algunos casos, no tienen las condiciones escolares necesarias, pero eso nunca ha sido un impedimento para que un profesional de la educación les falle a sus párvulos.

La actualización constante, en esta pandemia fue sí o sí, se tuvieron que renovar en la impartición de clases virtuales, no los rebasó la tecnología, todo lo contrario, innovaron, usaron las redes sociales de moda y encontraron en estas las condiciones necesarias para llegar a sus estudiantes. 

Aquellos que antes de elegir profesión preguntaron, ¿cuál es la carrera mejor pagada? Lo más seguro es que no sean profesores en este momento, pues, este noble trabajo es mal pagado, con un sueldo poco costeable en nuestro país. Aún con ello continúan con pie firme y frente en alto, pues saben de la responsabilidad que se han echado a cuestas.

Es necesario darles el valor que se merecen, la nación es instruida por estos docentes que deben ser reconocidos como parte indispensable del desarrollo del país. Los cuales necesitan poseer las mejores prestaciones para que se desarrollen con mayor entusiasmo y no con la preocupación si serán ocupados el nuevo ciclo escolar.

Por hoy basta de constructivismo, conductismo, mapas mentales, análisis, Piaget, planes de estudio, ensayos y demás conceptos de escuela. Felicidades a todos las y los maestros de Ciudad Juárez en su día, enhorabuena por su excelente labor de educadores de varias generaciones y las que faltan.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search