PUBLICIDAD

Opinión

Día del padre y nuevas masculinidades

La idea de celebrar el Día del Padre surgió en 1910 por parte de la estadounidense Smart Dood, en la ciudad de Washington

Yesenia Hidalgo
Abogada

sábado, 18 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

La idea de celebrar el Día del Padre surgió en 1910 por parte de la estadounidense Smart Dood, en la ciudad de Washington. Smart pretendía que con esta celebración, cada 5 de junio, se destacara el papel que juegan los padres en la sociedad, especialmente de aquellos que, como su progenitor, cumplían el doble rol de padre y madre en la educación de sus hijos. Sin embargo, la propuesta de Smart no tuvo muchos adeptos en los primeros años y permaneció en el olvido. En 1915, Harris C. Meek, presidente del Club de Leones de Chicago, retomó la idea. En esta ocasión, el proyecto contó con mejores propuestas, aunque en un principio la sugerencia fue que cada familia eligiera celebrar o no el día 5 de junio como Día del Padre. En 1924, el presidente de los Estados Unidos de América, Calvin Coolidge, apoyó esta iniciativa y convirtió el Día del Padre en una celebración nacional. Finalmente, en 1966, el presidente Lyndon B. Jhonson firmó una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como Día del Padre. En México, esta celebración comenzó a generalizarse en los centros escolares hacia la década de 1950, aunque en los años posteriores se fue convirtiendo en una fiesta de consumo patrocinada por las grandes cadenas comerciales. Sin embargo, en muchos hogares de nuestro país y aquí en Ciudad Juárez la fiesta es una ocasión para la reunión familiar y para el reconocimiento a los papás.

 El ejercicio de la paternidad ha cambiado con el tiempo y es sobre lo que reflexionaremos aquí en esta opinión. Estamos dejando atrás los estereotipos asociados al hombre como: autoritarios, de asociarlos al rol de procreador, de descendencia numerosa, proveedor principal del hogar y considerados como ajenos o desobligados del cuidado de nuestras hijas e hijos. Actualmente, se están desarrollando visiones más democráticas y equitativas. Cada vez más hombres consideran el número de hijas e hijos que desean tener, participan de manera más activa en su responsabilidad en la crianza de sus hijas e hijos, dejando de ser únicamente proveedores, y reflexionan su papel como modelo a seguir de esta nueva generación que se va moviendo, que va reflexionando y que va aprendiendo. Sin embargo, aún hay un largo trecho para alcanzar la igualdad de participación y la eliminación de los papeles tradicionales asignados dentro la familia como lo he venido anunciando en artículos anteriores. Como figura de masculinidad es necesario que cada padre tome conciencia del importante papel que juega en la vida y desarrollo de sus hijas e hijos, se responsabilice de cómo educan y del ejemplo que dan. Es necesario liberarse de ideas preconcebidas sobre el ser hombre y el ser padre, mostrando igualdad en el hogar y siendo capaz de mostrar emociones y empatía.

PUBLICIDAD

Hagamos del día del padre una celebración del cambio de la paternidad, de manera tal que los hombres puedan disfrutar de los beneficios de este ejercicio al compartir la crianza y disfrutando el desarrollo de sus hijas e hijos.

¡Feliz día del padre! En especial al padre de mi hija.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search