PUBLICIDAD

Opinión

Destrozaron el estado, pero siguen gozando de impunidad

Ciudad Juárez sigue sin reponerse de las absurdas, incompletas y carísimas obras que la administración de Javier Corral Jurado dejó en esta frontera

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 16 noviembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

A pesar de que el estado de Chihuahua ha tenido un fuerte retroceso y muchas afectaciones en su desarrollo en los últimos tres semestres debido en gran parte a lo dañado que quedaron las finanzas públicas por la pésima gestión realizada por el gobierno corralista, no hay consecuencias. Ni siquiera denuncias formales. Además, Ciudad Juárez sigue sin reponerse de las absurdas, incompletas y carísimas obras que la administración de Javier Corral Jurado dejó en esta frontera. 

La herencia maldita dejada a los juarenses en materia de transporte público sigue constituyendo un lastre eterno para los fronterizos. Destrozada la movilidad de los juarenses en sus principales arterias, camiones demasiado viejos circulando por las congestionadas avenidas de esta ciudad y un centro histórico devastado por proyectos corralistas totalmente desfasados e incongruentes. Demasiadas afectaciones durante prolongado tiempo han venido soportado los juarenses. 

PUBLICIDAD

Pero con todo y eso, la impunidad sigue reinando en este estado de la República, así como ocurre en muchas partes del país. No se ven indicios de que los daños a los chihuahuenses por parte de anteriores autoridades estatales vayan a ser castigados en el corto plazo. No, parece que a nadie en el Gobierno del Estado de Chihuahua le interesa iniciar juicios o demandas en contra de funcionarios de la administración corralista. No importan los daños y perjuicios que tenga que seguir soportando la sociedad chihuahuense. Todos siguen impunes. La evidente molestia de la entonces candidata y ahora gobernadora Maru Campos, por las actitudes y los actos del exmandatario chihuahuense, al parecer se ha desvanecido.

Atrás quedaron las frases lapidarias en contra de quien se empeñó hasta el cansancio en sacarla de la contienda electoral. Muy atrás quedó el rencor acumulado por tantas piedras que le pusieron en el camino a la entonces candidata María Eugenia Campos. Hoy, a lo más que se llega es a acusarlo, sólo mediáticamente, de ser el orquestador de la campaña en contra de la controvertida obra de teatro que se presenta en la capital del estado.

En puras quejas en los medios de comunicación han quedado las promesas de llevar ante la justicia a quienes faltaron a la ley en tiempos de Corral. En eso han quedado las denuncias, y las investigaciones por presuntos malos manejos financieros realizados en el gobierno estatal anterior. En palabras al aire y lamentos que no llegan a ningún lado. Pero de actos jurídicos que lleven ante las autoridades a quienes provocaron que Ciudad Juárez se encuentre en el caos y con una grave afectación a la movilidad de los ciudadanos, de eso nada. De eso no hay nada en concreto, nada en tribunales. Mientras, el exgobernador, aburrido de sus anteriores actividades como el golf, el tenis o trotar,  ahora estrena nuevos hobbies o pasatiempos. Ahora Corral "nada", algo a lo que ya está acostumbrado. Eso de tener mucho dinero y tiempo le da oportunidad de experimentar los placeres mundanos a su máximo esplendor. Total, ya acostumbrados los ciudadanos a la impunidad, una más qué más da.  No importa el retroceso para la vida de los chihuahuenses. 

Parece que los culpables de la grave situación que se enfrenta en materia de finanzas estatales, seguirán viviendo en la impunidad, intocables. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search